Enlaces accesibilidad

La compleja senda que afronta España para cumplir el objetivo de déficit público en 2015

  • El Gobierno, convencido de que se cumplirá con el 4,2% impuesto por Bruselas
  • La Comisión Europea y el Banco de España prevén un desvío de tres décimas
  • La autoridad fiscal independiente duda de las autonomías y la Seguridad Social

Por
Billetes de euro
Billetes de euro. Getty Images/iStockphoto Getty Images

España ha cumplido con lo marcado por Bruselas al situar el déficit público -sin ayudas a la banca- en el 5,7%una décima menos del 5,8% establecido por la Comisión Europea. Los datos que el Gobierno ha enviado aún deben ser validados por Eurostat, la oficina estadística europea, y son provisionales: se actualizarán en septiembre.

Mientras, toca cumplir con el objetivo de déficit para 2015, que es del 4,2%. El Ejecutivo está seguro de que lo logrará gracias a la mayor actividad económica. No lo creen así la Comisión Europea, el Banco de España -ambos estiman que se superará en tres décimas-, y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que habla de que un objetivo "muy exigente".

¿Cuál fue el déficit de 2014?

En 2014, el desfase en las cuentas públicas fue de 60.537 millones de euros, lo que supone el 5,72% del PIB, si no contamos las ayudas al sistema financiero. Con ellas (1.204 millones), el déficit público se eleva al 5,83%.

A cumplir con el déficit este año también ha ayudado el crecimiento económico registrado en 2014 del 1,4% y, sobre todo, la nueva metodología del PIB, que elevó el tamaño de la economía en más de 26.000 millones en 2013. La explicación, que al elevarse el denominador, la ratio de déficit baja.

¿Qué administraciones han cumplido con sus objetivos?

En realidad solo las corporaciones locales (ayuntamientos, diputaciones, cabildos insulares...) Tendrían que haber acabado el año en equilibrio presupuestario, pero tuvieron un superávit de 5.622 millones de euros, lo que supone el 0,53% del PIB.

Según destaca Hacienda, estas instituciones lograron aumentar sus ingresos (0,6%) más que los gastos (0,4%). Los ayuntamientos agradecieron que se mantuviera la subida del IBI aprobada en 2011, un impuesto por el que siempre se recauda más.

Más ingresos para la Administración Central

La Administración Central mejoró sus cifras respecto al año anterior. En 2014, el desfase entre ingresos y gastos fue de 37.468 millones, el 3,54% del PIB, prácticamente dentro del objetivo del 3,50%, excluídas las ayudas financieras.

Dentro de la Administración Central, el déficit del Estado fue de 40.068 millones (3,79% del PIB), cifra mitigada por la de los Organismos de la Administración Central (que incluyen las empresas públicas y el Fondo de Garantía de Depósitos), que tuvieron un superávit de 2.600 millones.

Además, el Estado logró contener el déficit fundamentalmente por el incremento de la recaudación tributaria, sobre todo gracias al IRPF y el IVA. De hecho nunca se había recaudado tanto por estas dos figuras impositivas como en 2014.

Fue gracias, según la Agencia Tributaria, al aumento de las bases imponibles. Pero también al incremento de tipos. Hay que recordar que el año pasado se mantuvo la subida temporal del IRPF aprobada en diciembre de 2011.

En el caso del IVA tuvo mucho que ver el aumento del consumo de las familias. Esto, unido a que los tipos son significativamente más altos desde septiembre de 2012, eleva la recaudación.

La Seguridad Social, a punto de cumplir

La Seguridad Social se pasó por muy poco. Pero su caso es diferente. Registró un déficit de 11.202 millones de euros, el equivalente al 1,06% del PIB, en línea con su objetivo del 1%.

Creció, por ejemplo, lo recaudado por cotizaciones sociales casi un 1%, pero no lo suficiente como para compensar el aumento del gasto de, entre otras partidas, pensiones, prestaciones por maternidad y paternidad e incapacidad temporal.

De esta forma, las cuentas del Sistema de la Seguridad Social, Mutuas colaboradoras y Entidades Gestoras y Servicios Comunes presentan un saldo negativo de 13.953,85 millones de euros (siempre de acuerdo al balance provisional), superior al déficit de 8.725,35 millones de 2013. Es decir, que tuvieron un déficit equivalente al 1,42% del PIB, a lo que hay que unir el déficit del 0,07% del FOGASA.

Ambos fueron compensados en parte porque el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) acabó con un superávit de 0,43% del PIB debido, fundamentalmente, al fuerte descenso de las prestaciones por desempleo (5.235,1 millones menos) que cayeron por el menor número de beneficiarios (un 11,85%), la menor cuantía de la prestación y a la creación de empleo.

¿Y las comunidades autónomas?

Fueron las únicas administraciones que empeoraron su déficit respecto al año anterior: gastaron 17.529 millones más de lo que ingresaron. Eso equivale al 1,66% del PIB, cuando el objetivo global era del 1%. En 2014, lo cierto es que solo Navarra, Canarias y País Vasco cumplieron con ese límite.

CC.AA.
Déficit 2014 en millones
Déficit 2014 en % de PIB
Déficit 2013 en millones
Déficit 2013 en % de PIB
Andalucía
-1.645
-1,16%
-2.151
-1,52%
Aragón
-551
-1,66%
-718
-2,18%
Asturias
-278
-1,30%
-224
-1,05%
Baleares
-458
-1,71%
-324
-1,23%
Canarias
-379
-0,91%
-412
-1,01%
Cantabria
-179
-1,46%
-151
-1,24%
Castilla-La Mancha
-666
-1,76%
-770
-2,02%
Castilla y León
-601
-1,11%
-633
-1,18%
Cataluña
-5.152
-2,58%
-3.860
-1,96%
Extremadura
-421
-2,44%
-147
-0,86%
Galicia
-557
-1,02%
-626
-1,14%
Madrid
-2.648
-1,34%
-1.838
-0,94%
Murcia
-766
-2,82%
-851
-3,17%
Navarra
-121
-0,68%
-257
-1,45%
La Rioja
-95
-1,21%
-81
-1,05%
C. Valenciana
-2.370
-2,39%
-2.150
-2,20%
País Vasco
-642
-1,00%
-739
-1,16%

PIB utilizado: 1.058.469 millones de euros en 2015 | 1.049.181 millones de euros en 2014. En negrita, las comunidades autónomas que han cumplido.

El Gobierno resta importancia al desvío de las cuentas autonómicas, recalca que contaban con menos ingresos del sistema de financiación que en 2013 y asegura que su situación mejorará en 2015 por un aumento de los recursos gracias a la recuperación económica y al descenso de los costes de financiación por la facilidad financiera aprobada.

¿Cuál es el objetivo para 2015?

España tiene que cerrar el año con un déficit público del 4,2% del PIB (sin contar las ayudas de la banca). La Administración Central no puede superar un desfase del 2,9%, el objetivo de las comunidades autónomas es del 0,7%, la Seguridad Social no puede superar el 0,6% del PIB y las corporaciones locales deben tener equilibrio.

El reparto ha muy criticado por las comunidades autónomas. Tanto que incluso la Generalitat de Cataluña ha demandado al Ejecutivo central ante el Tribunal Supremo por considerarlo "desigual y desproporcionado" y por vulnerar la ley de estabilidad presupuestaria.

¿Se cumplirá?

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) no lo da por seguro. En un informe publicado esta semana califica el objetivo global de "muy exigente" y alerta de la posibilidad de que la Seguridad Social y las comunidades autónomas se desvíen de sus objetivos de déficit en 2015.

Al mismo tiempo, la AIReF observa una mayor holgura en las entidades locales y un cierto margen para que la Administración Central alcance su objetivo. Esto se debe, asegura, a que el escenario macroeconómico de recuperación cíclica evoluciona "sensiblemente mejor" de lo previsto con anterioridad.

"El entorno nacional e internacional es de mayor confianza. Todo ello está posibilitando un comportamiento mejor de lo esperado de la demanda interna, del sector exterior y del mercado de trabajo, lo que facilitará el cumplimiento del exigente escenario de ingresos de los Presupuestos 2015", señala el organismo.

No obstante, la AIReF advierte que no se están cumpliendo las expectativas de unos mayores ingresos de la Seguridad Social obtenidos con el nuevo sistema de liquidación directa y la inclusión de las retribuciones en especie en la base de cotización. Y avisa de la incertidumbre en la recaudación impositiva por la reforma fiscal.

¿Por qué dudan otros organismos de España?

En su último boletín económico, el Banco de España estima que el déficit público para 2015 será del 4,5% del PIB, tres décimas más del límite fijado por Bruselas. La desviación del déficit se justificaría, según el supervisor, "por una proyección algo menos dinámica de la evolución de los ingresos". Y eso que su estimación de crecimiento para este año es del 2,8%.

Con una previsión menor -el 2,3% en 2015-, Bruselas coincide con el organismo presidido por Luis María Linde en señalar que este año no se cumplirá con el déficit, que será del 4,5%.

Los riesgos para que continúe la reducción del déficit proceden, según la Comisión Europea, "de la incertidumbre sobre el impacto en los ingresos de la reforma fiscal, las posibles deudas comprometidas con las autopistas de peaje y los riesgos en la ejecución de las políticas en un año electoral".

El Fondo Monetario Internacional es más pesimista aún y cree que el país cerrará 2015 con un déficit del 4,7%.

¿Qué dice el Gobierno?

Que cumplirá porque España crecerá más de lo que estiman, ahora, todos los organismos internacionales. Además, el Ejecutivo ha descartado realizar más ajustes, tal y como le pide Bruselas, porque cree que lo recogido en los presupuestos es "suficiente".

El presidente Mariano Rajoy aprovechó su intervención inicial en el debate sobre el estado de la nación para anunciar una revisión al alza del crecimiento económico previsto para 2015 hasta el 2,4% -cuatro décimas más que lo fijado actualmente-.

Un mes después, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguraba que es "prudente" decir que en el conjunto del año 2015 la economía española podría crecer "entre el 2,5% y el 3%", previsión que se concretará a finales de abril, cuando el Gobierno envíe a Bruselas el Programa de Estabilidad con las estimaciones oficiales.

Noticias

anterior siguiente