Enlaces accesibilidad

La CNE pide a Industria que elimine el peaje al autoconsumo de electricidad por "discriminatorio"

  • La Comisión Nacional de la Energía lo califica de "disfunción grave"
  • Advierte de que va contra la eficiencia que imponen la legislación comunitaria
  • La CNE pide que los teléfonos de atención al consumidor eléctrico sean gratis
  • Pide que el nuevo modelo de factura electrica contemple la fecha de pago

Por
Un operario instala paneles solares en el tejado de una casa
Un operario instala paneles solares en el tejado de una casa. Getty Images/iStockphoto Thinkstock

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha pedido al Ministerio de Industria que elimine el nuevo 'peaje de respaldo' al autoconsumo de electricidad por ser discriminatorio y hacer inviables los proyectos, lo que va en el sentido contrario de las directivas comunitarias sobre eficiencia energética. Energía ha publicado este lunes un informe en el que analiza la propuesta de real decreto para el autoconsumo, aprobada por el Gobierno en julio como parte de la reforma eléctrica.

En su informe (ver. PDF), el regulador considera que "supondría un trato discriminatorio respecto a otros consumidores" obligar a los clientes con sistemas de autoconsumo a pagar por la energía ahorrada, algo que no sucede con otros mecanismos de eficiencia, como la mejora del aislamiento de la vivienda o el uso de lámparas de bajo consumo. Estos consumidores "no pagarían este peaje por la energía que pudieran ahorrar", señala la CNE.

También critica que tengan que pagar por los desvíos que supuestamente causan al sistema -dada la electricidad que dejan de consumir-, ya que la producción y la demanda tiene lugar en el mismo punto y, por lo tanto, no supone un coste. A esto añade que la propuesta obvia "beneficios sociales" como los ahorros por pérdidas de energía en la red, que no necesita ser transportada, o su contribución a reducir la dependencia energética.

"Imposibilita el desarrollo del autoconsumo"

En cuanto al importe del peaje, advierte de que hace "inaplicable" cualquier instalación de autoconsumo. "En la propuesta se incorporan de manera transitoria valores numéricos para el 'peaje de respaldo' muy elevados que harían económicamente inviables las modalidades de suministro y producción con autoconsumo", señala Energía.

La propuesta, indica, "adolece de una disfunción grave" al incluir el peaje e "imposibilita el desarrollo del autoconsumo en la práctica", con lo que no se alcanzarán los objetivos de la producción de electricidad para uso propio.

Otro de los aspectos de la propuesta de real decreto que critica el regulador es que en el 'peaje de resultado' no se deducen "los beneficios sociales que están asociados a la producción distribuida y al autoconsumo", entre ellos el ahorro por las pérdidas de energía en la red, que "incrementa la eficiencia del sistema en su conjunto".

Tampoco se tienen en cuenta otros beneficios sociales del autoconsumo "de más difícil cuantificación", como pueden ser "la reducción de las inversiones netas en el sistema (por las menores congestiones de la red y las menores necesidades de capacidad instalada en generación), la menor dependencia energética, así como el menor impacto medioambiental de las actividades eléctricas".

Es en este punto en el que el regulador considera que esta falta de reconocimiento de los beneficios sociales del autoconsumo va en dirección contraria a las directivas europeas. "En la normativa europea se promociona a la generación distribuida y el autoconsumo cuanto menos por todas estas razones", recuerda a Industria.

El autoconsumo no ha provocado costes

Además, según Energía, la propuesta de real decreto "sacrifica la eficiencia económica a medio y largo plazo en aras de la sostenibilidad económica a corto plazo", ya que tiene como objeto recuperar "costes en gran parte hundidos que preceden en el tiempo al autoconsumo y no son achacables a él".

Es decir, que niega que el autoconsumo tenga que financiar los pagos por capacidad (con los que se fomenta la instalación de nuevas plantas), ya que, por una parte, estas instalaciones son en sí mismas nueva potencia instalada y, por otra, el resto de centrales no gestionables (con las renovables) no pagan peajes por este concepto.

Además, el regulador discrepa de las fuertes multas que el Gobierno contempla para la falta de inscripción de instalaciones en el nuevo registro de autoconsumo y pide que, en vez de muy graves, se consideren "a lo sumo" graves. La no inscripción "difícilmente puede poner en riesgo la garantía de suministro o generar peligro manifiesto a las personas, bienes o medio ambiente", indica el organismo.

Junto a esto, la CNE aprovecha para señalar que con el trámite de urgencia con el que se plantea la propuesta, coincidente en el tiempo con el anteproyecto de Ley del Sector Eléctrico y varios reales decretos y órdenes, "no se garantiza la participación efectiva de los distintos agentes involucrados". Y detecta "una cierta incoherencia" entre la propuesta de real y el anteproyecto de Ley del Sector Eléctrico, aprobado el pasado 12 de julio, ya que en el segundo no se concreta el nuevo 'peaje de respaldo'. El anteproyecto sí define en cambio los peajes de acceso a las redes de transporte y de distribución.

Más datos en la factura de la luz

En otro informe (ver .PDF), la Comisión Nacional de Energía expone sus consideraciones sobre la propuesta de resolución enviada por Industria para establecer un nuevo modelo de factura de electricidad y ha pedido establecer por ley que los teléfonos de atención al consumidor de que disponen las eléctricas sean gratuitos, una medida que ya había sido rechazada por la patronal Unesa.

La CNE cree que esta resolución propuesta por Industria debería aclarar que "los teléfonos de atención al cliente sean gratuitos" y que la factura incorpore información sobre las distintas vías de reclamación de las que disponen los consumidores. Además, pide que la factura desglose los distintos conceptos del importe a pagar, como coste de la energía, "peajes de acceso" por transporte y distribución, impuestos y suplementos territoriales.

Con el objetivo de reducir el coste de la factura, la Comisión aboga por limitarla a una sola hoja de papel o, previo consentimiento del consumidor, enviarla en formato electrónico. La CNE también plantea incorporar más información en el nuevo modelo de factura, como la fecha de pago, las posibles actualizaciones de precios o detallar el mecanismo con el que se determina el periodo de consumo.

Noticias

anterior siguiente