Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La mitad de las centrales térmicas de carbón de España se apagan hoy definitivamente. Compostilla, Andorra, Velilla, Meirama, La Robla, Narcea y Puente Nuevo tendrán que desconectarse de la red porque las eléctricas no han hecho las inversiones necesarias para cumplir con los requisitos medioambientales de Europa. Si en 2015 el 20% de la electricidad que consumimos procedía del carbón, en lo que llevamos de año, no llega al 3%.La razón es que el precio del CO2 que se paga al contaminar hace que producir electricidad con carbón sea mucho más caro y las plantas que usan gas las han expulsado del mercado eléctrico aprovechando su bajo coste. Una transición hacia otras fuentes de energía buena para el medio ambiente pero con mal pronóstico para el empleo, especialmente en zonas deprimidas y con poco tejido industrial. Una información de David Vidueiro.

La ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha anunciado este viernes que el Gobierno ha aprobado el Fondo de Reserva para Garantía de Entidades Electrointensivas, una herrmamienta con la que el Estado podrá cubrir los riesgos derivados de operaciones de compra de energía eléctrica a medio y largo plazo por consumidores certificados en España como electrointensivos a vendedores de energía eléctrica, en particular de fuentes renovables. Coronavirus: última hora.

Hoy el país está utilizando más electricidad que hace un año. En las cifras de Red Eléctrica, a primera hora de la mañana da demanda era un 1 por ciento mayor, una diferencia que ha aumentada hasta el 6 por ciento a la una del mediodía. Aunque el consumo es todavía algo inferior al del 16 de marzo, el primer lunes en estado de alarma. El primer día laboral de nueva normalidad la demanda de electricidad ha registrado un ligero repunte respecto al lunes pasado y ha recuperado niveles previos a la pandemia. Este aumento de la demanda es señal de que la actividad económica se reactiva. Informa David Vidueiro.

Con el impulso dado al sector de la automoción, el gobierno quiere darle apoyo en mayor medida a la movilidad eléctrica y llegar a 800.000 vehículos de este tipo en 10 años. Los expertos explican que, además de las ayudas a las compras, es necesario incentivar las infraestructuras de recarga rápida y ultrarrápida en gasolineras. Nos habla de ello Luisa Perez.

La crisis provocada por el coronavirus ha llegado en un momento decisivo para el sector del automóvil, que afronta, una vez más, la gran revolución del sector en sus más de cien años de historia: cómo impulsar el coche eléctrico.

Siempre en tendencia y siempre utópico. Década tras década el eléctrico ha sido un reto constante de la industria automovilística. Por ser rentable, viable y ecológico. En 120 años de historia, la industria del automóvil afronta su transformación más drástica en un momento especialmente incierto. Para el usuario las incógnitas se multiplican: ¿diesel, eléctrico, híbrido? Fiel a la costumbre, el coche eléctrico sigue en tendencia.

Los desafíos son tantos en estos momentos que el desarrollo del coche eléctrico es solo uno más. Primero tiene que superar el shock del confinamiento, la caída del 98 % en las ventas y el parón total de la producción. Y además cumplir con otros compromisos ineludibles, como son la descarbonización del parque, la conectividad y automatización de los vehículos o la digitalización.

Ahora bien, la crisis de la pandemia ha acelerado los plazos y el coche eléctrico ya no es una utopía. Es una tecnología emergente, una realidad, que ahora mismo es un complemento dentro de la cartera de productos a elegir.

La vicepresidenta cuarta y ministra de la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado este jueves que todos los bonos sociales que pudieran caducar próximamente se prorrogarán de manera automática hasta el 15 de septiembre, por la crisis del coronavirus, que ha dejado ya más de 17.300 contagiados y más de 800 fallecidos en nuestro país.

Además, Ribera ha explicado que el acceso al bono social está abierto y que tan solo se han de cumplir con los requisitos de vulnerabilidad que se pueden consultar en bonosocial.gob.es.

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha asegurado en rueda de prensa que es responsabilidad del Gobierno garantizar los suministros básicos esenciales de agua, electricidad y gas natural para que la ciudadanía pueda vivir con "total tranquilidad" estas semanas de confinamiento por el coronavirus.
 

Repsol, Galp, Total o BP aceleran para no perder comba en la carrera por la energía verde. Las petroleras están invirtiendo miles de millones de euros en proyectos eólicos y fotovoltaicos, conscientes de que la transición energética no tiene marcha atrás. David Vidueiro nos explica este fenómeno con la ayuda de Alberto Martín, socio responsable de Energía de KPMG en España. Los fondos son otros actores protagonistas del despegue de las energías renovables. ¿El sector corre el riesgo de acabar en pocas manos? Se lo preguntamos a José Donoso, director general de la patronal fotovoltaica UNEF y a Miguel Ángel Martínez-Aroca, presidente de Anpier, asociación que representa a los pequeños productores. Con ellos también nos preguntamos si es positivo que las plantas fotovoltaicas sean cada vez más grandes.

El presidente de Red Eléctrica, Jordi Sevilla, presenta este martes su dimisión ante el consejo de administración de la compañía, que podría decidir esta jornada su sustituto. Y aunque él alega motivos personales, fuentes cercanas apuntan a que el ex ministro renuncia al cargo por discrepancias con la vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

En la factura de la luz pagamos no sólo lo que cuesta producir la electricidad y llevarla a las fábricas o a los hogares. Nuestros recibos incluyen una 'hipoteca' que debemos devolver. Esto se debe a que durante muchos años la factura no cubrió todos los costes reconocidos del sistema eléctrico. Esta deuda pendiente (el conocido como 'déficit de tarifa') llegó a rozar los 30.000 millones de euros. Ahora, a cierre de 2019, ronda los 16.600 millones de euros sin intereses, según los datos de la CNMC. El organismo calcula que no terminaremos de pagar dicha deuda hasta 2028. Tan sólo este año deberemos abonar unos 2.700 millones en nuestros recibos de la luz (unos 90 euros por cliente).

Las subidas del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), del tren y de los carburantes, junto con la bajada del gas natural, serán las variaciones de los precios más significativas que tendrán que tener en cuenta los consumidores a partir de este Año Nuevo. Uno de los principales alivios de la cuesta de enero más de un millón y medio de hogares será la reducción de la Tarifa de Último Recurso (TUR) del gas natural, que bajará este trimestre un 4% de media.

Las renovables (principalmente por la energía del viento) y un gas barato explican que el precio de la electricidad en el mercado haya caído un 17% en 2019. Sin embargo, este precio de la electricidad apenas representa alrededor de un tercio de nuestro recibo de la luz. Según los cálculos del consultor energético Francisco Valverde, la factura de un consumidor medio se ha abaratado casi 60 euros respecto a 2018 (un 7,4% menos). Eso sí, solo para los hogares acogidos a la tarifa regulada. Con la ayuda de David Vidueiro, también repasamos los cambios que este 2019 nos ha dejado en el mercado eléctrico: el declive del carbón y el impulso al gas hasta convertir a los ciclos combinados en la mayor fuente de electricidad en España.

Milena Flórez ha tenido que huir de Colombia, junto con su familia, para instalarse en Barcelona. Su delito ha sido oponerse al proyecto de energía más grande de su país, Hidroituango, que se está construyendo a unos 170 kilómetros al norte de Medellín, sobre el río Cauca. "Es un proyecto de muerte y de desplazamiento que se ha llevado a cabo por encima de las comunidades, sin tenerlas en cuenta", manifiesta a RTVE.es.

El Gobierno aprobó el viernes el decreto-ley sobre la retribución a las energías renovables. El dinero que reciben se reducirá ligeramente, pero el ejecutivo mantendrá los ingresos para los afectados por los recortes de 2013. Incentivos que pagamos los consumidores en la factura (unos 7.000 millones de euros solo en 2018, incluida cogeneración). Un alivio para las 55.000 familias que hace una década invirtieron en las plantas fotovoltaicas, pero también un anzuelo para los fondos que demandaron a España ante foros de arbitraje internacionales. Si dan marcha atrás, tendrán garantizados los mismos ingresos que ahora durante doce años. Si no, recibirán menos dinero (a la espera de que los arbitrajes les concedan compensaciones millonarias). De momento, España ha perdido una decena de laudos y ha sido condenada a pagar más de 800 millones de euros.

La Fundación Renovables, nos presenta un nuevo informe; El Contrato Social de la Energía: Electrificar para Democratizar. En el se profundiza en la consideración de la energía como un bien básico cuyo acceso debe ser garantizado como servicio público. La electrificación de la demanda, con electricidad producida por fuentes renovables, se convierte en la única vía para lograr un futuro sostenible, teniendo en cuenta los criterios de sostenibilidad, eficiencia, equidad y respeto al medio ambiente. Hablamos con dos de los máximos responsables de la fundación.