Enlaces accesibilidad
Cuba

El régimen cubano afronta una de sus mayores crisis cinco años después de la muerte de Fidel Castro

  • El líder e icono de la Revolución Cubana murió el 25 de noviembre de 2016
  • La crisis por la pandemia ha provocado movilizaciones nunca vistas en décadas
  • Los jóvenes son los más críticos con el régimen

Por
Dos mujeres caminan frente a pinturas en una calle con consignas e imágenes de líderes de la revolución cubana en La Habana (Cuba). EFE/ Ernesto Mastrascusa
Dos mujeres caminan frente a pinturas en una calle con consignas e imágenes de líderes de la revolución cubana en La Habana (Cuba). EFE/ Ernesto Mastrascusa

El 25 de noviembre de 2016 murió, a los 90 años, Fidel Castro. Castro fue el líder de la revolución cubana de 1959 y el hombre que la encarnó durante más de medio siglo, y se mantuvo en el poder en la isla durante toda la Guerra Fría y aún después. El régimen que creó aún pervive, pero ha experimentado recientemente las mayores protestas populares en décadas. 

Fidel había renunciado al poder, por motivos de salud, en 2008, y lo había traspasado a su hermano Raúl. A su muerte, Raúl Castro decidió dejar paso, al menos formalmente, a una generación más joven. En 2018 el Consejo de Estado eligió a Miguel Díaz Canel como nuevo presidente del Consejo, y en 2019, tras la ratificación de la nueva Constitución (con alta abstención y voto en contra) asumió el cargo de presidente de la República.

El pasado abril, Díaz Canel sustituyó a Raúl Castro al frente del Partido Comunista, culminando así la transición interna. Raúl Castro, sin embargo, sigue actuando como "asesor" y se le consultan las decisiones más importantes. 

Pandemia, crisis y protestas

Díaz Canel forma parte de una generación que no protagonizó la Revolución, por lo que su legitimidad, incluso dentro del régimen, no es absoluta. En 2019, el nuevo presidente se tuvo que enfrentar a una crisis múltiple. La pandemia de coronavirus supuso el cierre del país al turismo, una de las principales fuentes de ingresos. Al desabastecimiento crónico, que La Habana achaca siempre al embargo de Estados Unidos, se unieron las consecuencias económicas del virus. Se multiplicaron las colas para conseguir alimentos y medicinas y los apagones eléctricos. 

La situación provocó una ola de protestas en julio, las mayores en décadas, reprimidas violentamente pero amplificadas en un ámbito que el régimen tiene dificultad para controlar: internet y las redes sociales

Un nuevo intento de manifestarse, el pasado 15 de noviembre, fue abortado por la presión policial y ha terminado, de momento, con la huida a España de uno de sus organizadores, Yunior García

Human Rights Watch denuncia que en la isla se llevan a cabo, "de forma sistemática, detenciones arbitrarias, maltratos contra detenidos y procesos penales abusivos". Amnistía Internacional alertó de que, a raíz de las manifestaciones de julio, "las autoridades cubanas han utilizado la misma maquinaria de control que usan desde hace décadas para actuar contra quienes piensan de otra manera, aunque esta vez en una escala que no habíamos visto en casi 20 años". 

La "latinoamericanización" de Cuba

El programa En Portada de TVE recabó la opinión de dos periodistas cubanos sobre la Cuba post-Fidel: Waldo Fernández, exiliado en España, y Cristina Escobar, informadora de la televisión cubana. "Su muerte no conllevó un cambio hacia más democracia y libertad como hubiéramos querido muchas personas", explicaba Fernández. "Creíamos que iba a ser un cambio muy drástico, porque su personalidad era un imán para el mundo entero". 

"Hay mucha gente que lo extraña, y que extraña su liderazgo y su legitimidad, porque nadie en este país la tiene", expresaba por su parte Escobar. 

Para todos los públicos En portada - Después de Fidel - Ver ahora
Transcripción completa

(Música y cañonazos)

"Cinco años después de la muerte de Fidel Castro,

Cuba vive un momento crucial.

La pandemia y el cierre del país al turismo han disparado las colas

y la escasez."

¡Libertad!

"Y la población ha perdido el miedo a salir a la calle."

Estamos vivos por la represión que hay con el pueblo,

que nos tienen matándonos de hambre.

¡Libertad! ¡Libertad!

"La generación post-Fidel está dividida."

Lamentablemente, la muerte de él no conllevó a ningún cambio

hacia más libertad y democracia en el país,

como hubiéramos querido muchas personas.

Yo creo que la obra perdura,

pero yo creo que la revolución está terminada.

"Hoy, 'En portada', después de Fidel."

(Música)

Querido pueblo de Cuba,

con profundo dolor os hablo

para informar a nuestro pueblo.

A los amigos de nuestra América y del mundo que hoy,

25 de noviembre

del 2016,

a las 22:29 hora de la noche,

Estaré en la primera línea para morir combatiendo en defensa

de mi patria.

¡Fidel, Fidel, Fidel!

Lo primero que me pasó por la cabeza

era que desde el punto de vista...

Periodístico, no estábamos preparados para esto.

¡Fidel, Fidel, que viene Fidel!

Desde el primer momento que lo supe,

sabía que era una noticia

muy importante para la realidad de este país.

Y me puse disponible de inmediato para unirme a la transmisión

de la televisión.

Declara nueve días de duelo nacional.

Soy Cristina Escobar,

estudié Periodismo en la universidad de La Habana.

Desde que me gradué,

estoy trabajando en la televisión cubana.

Y fui una de las primeras periodistas

que apareció en televisión diciendo que Fidel Castro había muerto.

Anunciando, recuerdo un vídeo, que había hecho Raúl Castro.

Falleció el comandante en jefe de la revolución cubana,

Fidel Castro Ruz.

(Música)

(Campanas)

La muerte de Fidel Castro es algo que muchos esperaban

desde hacía muchísimo tiempo.

Y todos pensaban y todos creían, o la mayoría,

que iba a ser un cambio muy drástico en la sociedad cubana

el hecho de su muerte,

porque su personalidad era un imán para el mundo entero.

Yo me llamo Waldo Fernández Cuenca,

soy periodista independiente cubano,

principalmente, colaboro con una página web,

un periódico digital, que se llaman Diario de Cuba.

(Gritos)

¡Fidel, Fidel, Fidel, Fidel!

¡Fidel, militante, eterno comandante!

Lamentablemente, la muerte de él no conllevó a ningún cambio

hacia más libertad ni democracia en el país

como hubiéramos querido muchísimas personas.

(Gritos)

En el momento ese de la muerte de Fidel, fue...

Un momento de luto colectivo.

De silencio, de pesar, de...

De pensar que hemos perdido a una persona

que ha sido fundamental para la historia de este país.

(Música)

Durante la vigencia del duelo nacional,

no cesarán las actividades y espectáculos públicos,

ondeará la enseña nacional a media asta

en los edificios públicos y establecimientos militares.

Él nos lo ha dado todo. Todo, todo. Todo.

Ojalá me hubiese ido yo.

No importa cuán largo sea el camino,

no importa cuán dura sea la lucha.

Nuestros enemigos son poderosos. Pero más poderosos son los pueblos.

¿Cómo está Cuba hoy, cinco años después de la muerte de Fidel?

Está en una situación... Situación económica muy difícil.

Hay una gran escasez de todo tipo.

De medicamentos, de alimentos, de todo.

¿Cómo está Cuba hoy?

Después del entierro de Fidel.

Yo creo que hay mucha gente que lo extraña.

Y yo creo que hay mucha gente que extraña su liderazgo.

Y que extraña su legitimidad.

Porque nadie en este país la tiene.

¿Qué significa el país sin Fidel Castro?

Bueno, pues yo me sentiría realmente muy desgraciado

y todos mis compañeros de la dirección del partido

si pensáramos a estas horas

que cualquiera de nosotros es indispensable.

# Con tinta del corazón

# quedó grabada la historia.

# Que Castro Ruz con su voz

# nos dio la vida y la gloria.

# La gente que lo seguía

# pintaba con valentía

# viva Fidel Castro Ruz

# y mueran las tiranías.

(Música)

El 8 de enero de 1959,

el comandante Fidel Castro entraba triunfante en La Habana

después de una guerra revolucionaria

contra el régimen dictatorial de Fulgencio Batista.

Y la Cuba de hoy, ¿hay mucha diferencia?

¿Hay muchas cosas que se quedaron en el camino?

Yo no podría decir así.

Se proponían unas elecciones.

Y dentro de ese control,

el Gobierno estaría en una situación muy embarazosa.

La tiranía ha sido derrocada.

La libertad es inmensa.

Fidel era una persona impresionante.

O sea, estás delante de un gigante de casi dos metros.

Con aquel uniforme verde olivo, con la gorra,

con el puro mientras fumaba...

Lo veías y te impresionaba, ¿no?

Lo mirabas como una figura ya histórica,

un líder mundial, ¿no?

Te seducía, era un seductor. Fundamentalmente, un seductor.

(Música)

¡Ahora sí!

Fidel ya llegó.

Que animemos los cubanos...

"El mito de Fidel ha perseguido a Waldo Fernández toda su vida.

Waldo creció escuchando al líder de la revolución,

pero su generación no ha vivido momentos de gloria.

Al contrario,

la infancia de Waldo vino marcada por el periodo especial.

Fueron años de escasez y penurias tras el colapso

de la Unión Soviética y el fin de los subsidios a Cuba."

¿Qué es lo que diferencia a tu generación, por ejemplo,

de la generación de tus padres?

Que pensamos totalmente distinto, que queremos más...

Mayor apertura. Que ya no estamos atados.

No tenemos... No estamos atados a ninguna...

Digamos prejuicio ideológico

de que la revolución ha logrado

las conquistas de la educación, la salud, el deporte, etc.

Ya no creemos en nada de eso.

Es decir, es una generación que quiere cambios

y quiere cambios profundos para su país.

No sé vosotros. El problema es...

Mis padres crecieron en una idea de que el colectivo,

de que la lucha colectiva, de que la entrega por el país

era todo lo que...

Era lo mejor que se podía esperar.

Mi generación es muy diferente

porque yo crecí en un país mucho más desigual,

en un país mucho más injusto, en un país mucho más pobre.

Pero al mismo tiempo, tuve la oportunidad de estudiar

y tuve la oportunidad de emanciparme

por mis propios medios.

"Cristina Escobar es fidelista y revolucionaria.

Compartió aula con Waldo en la facultad de Periodismo

de la Universidad de La Habana.

Luego, cada uno siguió

su camino profesional e ideológico.

Como Waldo, apenas supera los 30.

Como Waldo, Cristina estaba en La Habana

el 11 de julio de 2021,

un día que nadie en Cuba podrá olvidar."

¡Libertad, libertad, libertad!

(Barullo)

Ese día, el pueblo despertó.

Fue un día muy histórico para Cuba,

porque ni siguiera ningún gobierno en la historia de Cuba

había tenido ese nivel de protestas tan masivas.

Estamos vivos por la represión que hay con el pueblo,

que nos tiene matándonos de hambre.

Toda La Habana entera se está derrumbando

y estamos sin casa y nada se tiene...

Se tiene dinero para construir hoteles,

para construir de todo.

A nosotros no, nos tienen pasando hambre y tremendo trabajo.

¡Libertad, libertad!

Fueron más de 40 ciudades del país

donde las personas se lanzaron a las calles a pedir libertad,

a pedir que Díaz-Canel se fuera del poder,

a decir que no tenían miedo.

(PROTESTAN)

¡Abajo la dictadura! ¡Abajo Castro!

-Como lo han perdido todo, también habían perdido el miedo.

¡Abajo los perros comunistas!

Sí, efectivamente, había razones para salir a la calle.

Sí, efectivamente, hay mucho hartazgo

con respecto a la situación, a la carestía de la vida,

con respecto a la situación de la salud, de los medicamentos,

es decir, cosas que estaban aseguradas.

Pero que la pandemia ha puesto en una crisis

absolutamente inesperada.

(Barullo)

Y también hay un nivel de empuje por parte de las redes sociales

en un país cada vez más conectado.

Y hay una apuesta definitiva, porque ahora que se está en crisis,

este es el momento

para tirar a la gente contra su propio gobierno.

La respuesta fue represión, todo el tiempo represión.

El pueblo salió a expresarse libremente

y están reprimiendo y están dando golpes.

Esto es inadmisible.

Estamos aquí y no permitimos que den golpes.

No somos nadie, pero estams aquí para apoyar y que no den golpes.

Acordonaron policiales,

sacaron la tropa élite

del gobierno a la calle.

Movilizaron a todo su sistema represivo

para contener esas protestas

Díaz-Canel salió a las 16:00 de la tarde ese día, hora de Cuba,

dónde dio una locución donde dijo que la orden de combate estaba dada,

que los revolucionarios salieran a las calles a defender al régimen.

Estamos convocando a todos los revolucionarios del país,

a todos los comunistas

a que salgan a las calles en cualquiera de los lugares

donde se vayan a producir estas provocaciones.

"Las marchas del 11 de julio sacarona la calle

a decenas de miles de personas.

Fue la mayor protesta contra el gobierno cubano

desde el inicio de la revolución.

Hubo más de mil detenidos.

Todavía hoy, unas 500 personas siguen presas.

Todavía hoy sigue el debate sobre quién fue el organizador."

Esto estuvo batizado por organizaciones,

por medios de comunicación y por operadores políticos

que quieren, en esta oportunidad específica de crisis,

de asfixia económica,

de la pesadilla que se está viviendo en muchos hogares en Cuba,

utilizarlo para dar una estocada final al gobierno

y cambiar el orden de cosas en Cuba.

Fue algo muy espontáneo

porque hay un hartajo total en la sociedad cubana

de muchísimos años de escaseces,

de privaciones, de faltas de todo tipo de libertades

que se ha agudizado muchísimo con la pandemia del Covid-19.

"Las colas interminables

para comprar alimentos y medicinas,

y el hartazgo de la población vienen de lejos.

Pero todo se agrabó en los dos últimos años

con una tormenta perfecta:

la pandemia

y el cierre del país al turismo."

El turismo era la segunda fuente de ingresos más importante de Cuba

después de la exportación de servicios médicos.

El hecho de que no haya turismo

ha llevado a Cuba a una de sus peores crísis económicas

después de la caída del bloque comunista en los años 90.

Eso ha tenido consecuencias muy relevantes

tanto en la economía del gobierno

como la economía de las familias porque había dos ecosistemas

de empleados, de trabajo informal alrededor del turismo

desde el visitante en el crucero,

desde el que trabaja en un restaurante,

todas esas personas se quedaron sin empleo

por la ausencia del turismo.

"En 2020 el PIB de Cuba decreció un 11 por ciento.

Este año no crecerá más de un dos.

A la pandemia, a la falta de turistas,

el gobierno cubano suma otro factor conocido,

el embargo estadounidense,

el bloqueo.

Un argumento repetido hasta la sociedad."

El bloqueo, la agresión y el terror. -Que levanten el bloqueo primero.

El más cruel y prolongado bloqueo.

El bloqueo de las 243 medidas de Trump.

El embargo ha sido el gran chivo expiatorio del gobierno.

Cualquier ineficiencia del gobierno cubano

o cualquier problema, en seguida se lo achacan al embargo,

pero, realmente, no es creíble

y está muy lejos l embargo de ser el principal causante

del desastre económico de Cuba.

Las sanciones no son solamente excusas,

es una realidad que afecta a este país

y que impide que opere de una manera normal en la economía internacional.

Es una realidad y eso afecta la vida del cubano.

La vida desde todos los puntos de vista,

de la tecnología a la que tienes acceso,

hasta el tractor que tienes en el campo,

hasta el fertilizante que no pudiste comprar,

hasta el precio del pollo en todos los sentidos.

"Sin embargo marca una distancia insalvable

entre dos países cercanos

separados únicamente por 150 kilómetros.

Lo hace ahora, pero, en realidad,

el bloqueo ha marcado las relaciones de Estados Unidos

y Cuba casi desde el inicio de la revolución.

Fantásticos.

Me alegro mucho de estar aquí de nuevo

porque estoy cumpliendo con mi promesa de venir

después de una revolución victoriosa.

Fidel tenía esa fascinación por los Estados Unidos.

Él siempre admiró a Lincoln

y a los padres de la patria estadounidenses.

Estados Unidos ha sido el gran Satán y por otro lado ha sido,

como dicen los griegos, los farmacón nepente,

el el remedio para todos los males.

SinEstados Unidos Fidel Castro no hubiera llegado a ser lo que era.

Ese vecino de ese norte revuelto y brutal,

nunca jamás se podrá esperar nada.

Quien intente apoderarse de Cuba,

rechazará a su pueblo anegado en sangre,

y vencerás en la lucha.

¡Patria o muerte!

Yo estaría dispuesto a aceptar la crítica

de que cometimos algunos errores de idealismo,

quizá que sin ir demasiado rápido.

Quizás subestimamos fuerzas de los hábitos,

pero ningún país se ha enfrentado a un adversario tan poderoso.

"Fidel Castro sobrevivió a diez presidentes estadounidenses.

Raúl Castro

y Miguel Díaz-Canel han tenido que lidiar con otros tres."

(HABLA EN INGLÉS)

Hemos acordado el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

Coronel López.

Obama era un hombre que estaba construyendo un legado perdurable

en el tiempo,

porque fue un presidente joven

y creo que tuvo requirió mucho valor hacer lo que hizo

y mucha inteligencia comprender

que el Partido Demócrata no tenía que estar conducido

por la política a la Florida.

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

Recuerdo que uno se siente decepcionado,

frustrado porque pensaron que Biden iba a adoptar la política de Obama,

porque fue el vicepresidente de la época de Obama.

Pero el hecho,

las protestas el 11 de julio y la presión tan fuerte

que tienen de los políticos cubanoamericanos

ha hecho repensar y lo ha hecho mantener esas medidas.

Y yo pienso que en su primer mandato las va a mantener.

Y por supuesto, En este momento,

ejerce su derecho al voto el general del ejército.

"Tras la muerte de Fidel Castro,

Cristina Waldo y 11 millones de cubanos asisten

a otra transición."

Miguel Mario Díaz-Canel se mude

desde este instante,

usted es el nuevo presidente de los Consejos de Estado

y de ministro de la República de Cuba.

"Poco a poco Raúl fue cediendo el poder a su delfín,

el ingeniero Miguel Díaz-Canel, primero como presidente,

luego, como el líder del Partido Comunista de Cuba."

Primero Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

"Y en todos los casos como presidente

y como primer secretario del partido,

el primer civil que dirige la isla desde la Revolución,

el primer dirigente que no luchó en la Sierra Maestra,

deja claro que Raúl no se marcha del todo."

Será consultado sobre las decisiones estratégicas de mayor peso

para el destino de la nación.

¿Raúl Castro sigue ejerciendo el poder en la sombra?

Sí, es la persona a la que le consultan

las decisiones más importantes,

más trascendentales, de mayor calado.

Él sigue siendo como el padrino,

la persona a la que hay que consultarle.

Díaz-Canel se debe a la Junta Militar,

se debe al poder tras el poder, a Raúl Castro.

Todo el mundo sabe que él es una persona

que no tiene ningún carisma, ninguna legitimidad

y que está ahí puesto por la Junta Militar,

pero no creo que logre calar en la población cubana

porque es porque no tiene ese carisma

ni ni pertenece a la generación histórica

que hizo, que construyó ese régimen.

Fidel Castro era una persona excepcional.

Entonces, cualquier comparación que uno haga

contra Fidel es insuficiente e injusta,

porque obviamente, por ejemplo,

Fidel era un showman,

era un hombre que no necesitaba gabinete de comunicación,

porque él era un hombre

que todo el rato estaba haciendo comunicación, haciendo discursos.

Al él no estar, eso cambia.

Necesitas un gabinete de comunicación

porque las personas que no son tan excepcionales

como Fidel necesitan también de otros equipos

que ayuden a conformar su imagen.

Creo que le dimos un cheque en blanco a Raúl Castro.

Creo que no va a ser la misma situación con Díaz-Canel,

por eso su presión es mucho, su desafío creo que es mucho mayor.

Creo que Díaz Canel tiene un desafío muy grande,

que es conectar con una serie de grupos sociales

que de alguna manera se sienten marginalizados, desconectados,

desarticulados de la sociedad, del país en el que viven.

"Waldo Fernandes podría ser uno de esos desconectados,

uno de esos cubanos que han tenido que hacer la maleta y marcharse,

pero por otras razones."

Estoy aquí en España,

invitado por la organización Reporteros sin Fronteras

y para un programa de estancia para descansar,

conocer la sociedad española

y descansar de la represión y del estrés de nuestro trabajo

como periodistas independientes en Cuba.

Una sociedad bastante represiva.

-¡Hola, gente! -¡Hola!

¿Hacemos café?

"Waldo empieza a conocer España.

De aquí, al menos, se llevará una buena amistad con Teresa

y con Óscar, otros dos periodistas con los que ahora comparte techo.

Vienen de Colombia y de México,

dos países donde el ejercicio del periodismo independiente

se paga muy caro."

¿Cómo es la vida de un periodista independiente en Cuba?

Es una vida muy difícil, una vida muy solitaria,

una vida donde constantemente estás expuesto

a que te pueda suceder cualquier cosa, que te detengan,

a que te decomisen tus equipos de trabajo.

He sido detenido por las fuerzas del régimen.

He sido amenazado con procesarme judicialmente

por hacer periodismo independiente

y estoy bajo la lupa constantemente del régimen

para impedir que haga mi trabajo profesional.

"¡Libertad, libertad!."

En mi caso personal, las ansias de libertad,

las ansias a hacer un periodismo libre, crítico,

un periodismo que constantemente cuestiona al poder

es lo que te lleva a eso porque, bueno,

realmente lo otro no es periodismo, lo otro es propaganda.

"Cristina Escobar ha trabajado toda su vida

en los medios públicos,

son los únicos legales en el país.

Pero Cristina ha viajado mucho Estados Unidos

y ha estudiado en Londres,

ha conocido realidades que le hacen tener otra visión."

Yo creo que hay que aprender a vivir con esto,

independientemente de que sean legales o no,

de acuerdo a los márgenes legales que existen en Cuba,

eso uno, no lo va a evitar porque existe Internet

y porque hay que aprender a vivir en un ecosistema de medios

donde la televisión cubana,

el diario "Granma" o sus espejos en Internet

no van a tener un monopolio de la información

y de la realidad del país.

Entonces, no podemos seguir pensando que porque los declaramos,

digamos, "non gratos" o no le damos determinado nivel

de reconocimiento no van a existir y no van a funcionar.

¡Viva Cuba! -¡Viva Cuba!

¡El pueblo unido jamás será vencido!

"El día de la mayor protesta

contra un gobierno cubano desde el inicio de la revolución,

decenas de manifestantes se plantan

ante el Instituto Cubano de Radio y Televisión.

Quieren que les escuchen,

que alguien grabe el por qué de su protesta,

pero no sale nadie.

La televisión cubana decide no cubrir aquellas manifestaciones."

¿Crees que la televisión estatal debió cubrir esas protestas?

-Sí, y se lo dije al presidente.

Gracias, presidente,

por esta oportunidad de hablar a camisa quitada

y decir muchas cosas,

en tiempos en que es más importante que nunca decir

lo que uno piensa por el bien de la revolución.

El 11 de julio hay un elemento

que yo creo que tenemos que lamentar,

uno, que la prensa cubana

no cubrió lo que sucedió en la calle, hicimos autopsia.

Entonces, hay que coger esas imágenes nefastas

de los celulares,

hay que coger lo que contaron otros,

que la orientación fue defender el edificio y no salir a la calle,

eso no nos puede volver a pasar,

que en frente del ICRT tengamos a un grupo de gente,

nuestras cámaras no salieron y el cuento lo hacen ellos

y la narrativa la ponen ellos.

¡Patria y vida, patria y vida!

¡Patria y vida, patria y vida!

"La narrativa viene de los propios manifestantes

y viene también de una herramienta cada vez más potente: Internet.

Las marchas se graban en directo

y miles de cubanos bajan a las calles animados

por lo que ven en las redes."

¡Libertad, libertad, libertad!

Se calentó.

¡Patria y vida, patria y vida!

En vivo...

Patria y vida, patria y vida.

Está compartiéndose por todas las redes,

15.000 personas en vivo viéndolo, está sucediendo.

Se calentó Cuba, mi hermano.

-La primera protesta sucede en San Antonio de los Baños

que es un pueblo cercano a la capital

y un joven la transmite por las redes, por Facebook,

y a partir de ahí, se enteran muchísimas personas.

Yo me entero así y también decido salir más

como ciudadano que como periodista,

porque para mí fue algo muy emocionante

participar como ciudadano

y ver cómo la gente reclamaba libertad,

reclamaba derechos que no tenemos en Cuba.

Obviamente, la conexión a Internet permitió

que se articularán iniciativas de este tipo

y Cuba es cada vez un país más conectado.

"Los datos móviles llegan a Cuba en 2018, son caros,

muy caros para el sueldo de un cubano,

pero parecen un fenómeno imparable.

El gobierno lo sabe y lo teme."

Como las redes sociales

es un mecanismo de dominación colonial,

es un instrumento de colonización.

"El miedo a las redes tiene que ver, por ejemplo, con esto,

la difusión de vídeos críticos con el gobierno

y con la revolución como el de estos raperos cubanos."

"'Patria y vida' surge como contraposición

al gran lema de la revolución: patria o muerte.

Y se convierte en un himno

para todos los críticos del gobierno cubano.

Uno de los autores está detenido

en una cárcel cubana desde el 11 de julio,

los otros exiliados en Miami,

el gran feudo del exilio cubano y del anticastrismo."

Hay una industria anti-Castro, una industria anti-Cuba,

antigobierno cubano y cuando tú eres parte de ella,

automáticamente adquieres un nivel de popularidad, además de fondos,

atención, invitaciones, premios, protagonismos,

esto ha sido así durante años.

"Hay una fecha que ha unido al sector crítico

de la industria cultural cubana: 26 de noviembre de 2020.

Esa noche la policía detiene a dos miembros del movimiento San Isidro,

un grupo de artistas e intelectuales de la disidencia.

Los artistas responden

con una sentada ante el Ministerio de Cultura

y logran iniciar un diálogo con las autoridades."

(Aplausos)

Y a pesar de que en todo obviamente no estamos de acuerdo,

lo que ha ocurrido hoy es histórico en este país.

"El diálogo no llega a más, pero desde ese día,

el dramaturgo Yunior García Aguilera

se convierte en la cara pública de las protestas.

El 11 de julio

es uno de los que se concentra frente a la televisión cubana.

La policía se lo lleva y pasa un día detenido,

pero él insiste en convocar

una nueva marcha pacífica en todo el país."

"Aunque claro que van a intentar detenerme y quizá me pongan

vigilancia frente a la casa para que no pueda salir."

Yunior García Aguilera es un dramaturgo cubano muy talentoso,

muy bueno y es una persona que también

tiene inquietudes sociales políticas

y decidió organizar una protesta

amparándose en las leyes del régimen

que reconocen el derecho a la manifestación pacífica.

-Manifestarse es un derecho,

nos dijeron que no van a respetar ese derecho,

a pesar de que es un derecho humano y de que está en la constitución.

Nos han dicho que es ilícita nuestra solicitud

porque ha sido respaldada por lo de siempre,

agentes que quieren un cambio en Cuba.

Yo sí sospecho de gente que se vincula con gente

que quiere abiertamente cambiar el orden de cosas en Cuba

por vías no legales,

de intervención, de sanciones,

de asfixia económica y de que entonces,

esa asfixia económica termine con un cambio de orden en Cuba.

Pero yo tengo la completa convicción

de que las futuras generaciones de nuestro país

e incluso de otros países reconocerán

lo que ha significado nuestra lucha

y la obra de la revolución perdurará.

-Yo pienso que no,

pienso que los cubanos tienen ansias de libertad,

ansias de cambio y entonces,

la revolución cubana hace rato está agotada,

hace rato está... Es un sistema totalmente disfuncional

y las nuevas generaciones

lo que quieren es un cambio, una transparencia mayor,

libertad económica, libertades políticas,

lamentablemente aquí no tenemos.

Yo creo que la obra perdura,

pero creo que la revolución no está terminada.

Yo creo que la revolución se bebe todos los días,

yo creo que la revolución hay que seguirla

haciendo todos los días porque no es lo mismo

lo que son mis desafíos, mis deudas como generación,

que las que tuvieron mis padres o los padres de mis padres.

Hacer unir la revolución en sus valores fundacionales

con el proyecto individual

y que eso contribuya a un proyecto de país mejor,

inclusivo en que la gente no tenga que pensar

que la única forma de ser feliz es emigrar,

ese es el gran desafío de este país.

-Uno, dos, tres.

¡Arriba!

¿Cómo ves el futuro de la isla?

Va a seguir la atención,

va a seguir la puja entre la sociedad civil,

entre el pueblo cubano que quiere mayores libertades, cambio,

y el gobierno que está dispuesto a no ceder en nada,

va a mantener su maquinaria represiva.

El futuro es bastante impredecible,

pero no se avizora halagüeño a corto plazo.

(Música)

La policía plantada en todos los lugares,

no va a haber manifestación porque el pueblo tiene miedo.

En estos momentos, voy a salir a aplaudir,

aquí está la puerta de mi casa.

Ninguna de estas personas son vecinos,

todas estas personas que están aquí

están aquí desde las 5:30 de la mañana.

-¿Cómo voy a dejar el teléfono si estoy en mi casa?

-¡Oye, oye, oye!

-¡Viva la revolución!

(TODOS) ¡Viva!

-¡Viva Fidel! -(TODOS) ¡Viva!

¡Patria y vida!

¡Patria y vida!

Atiéndeme, no te resistas.

-No, no me puedo resistir. -Tranquilo.

-Tranquilo, no te resistas. -Yo no he hecho nada.

Somos cubanos y no somos delincuentes.

Todo el pueblo sabe quiénes son los delincuentes en este país.

Déjame tranquilo, no hay ningún problema.

Sí, pero sin violencia y sin nada.

(Música)

-Es mi derecho humano y constitucional caminar

como un ciudadano libre por una de las calles

llevando solamente una rosa blanca,

pero al parecer, ni siquiera eso están dispuestos a permitir.

Hoy mi casa amaneció sitiada,

está rodeado todo el edificio de agentes

de la seguridad del Estado vestidos de civil,

haciéndose pasar por pueblo como suelen hacer,

eso no se prende ningún cubano.

Hay carros en todas las esquinas y grupos

incluso debajo de mi edificio en el paso de escalera.

-Usted está al servicio de los enemigos de nuestro pueblo.

-Eso no es cierto. -Es cierto.

-Usted está al servicio de ellos, y esta comunidad,

este pueblo no le vamos a permitir ningún show mediático.

Estoy defendiendo, la historia mía, la de mis hijos,

la de la revolución, la de mis nietos.

-Pero lo está haciendo delante de mi casa.

Todos tenemos derecho a pensar distinto y a expresarnos,

se tiene que acabar un país con tanta división y odio

porque ellos no pueden ser los dueños de este país,

nadie puede ser el dueño de un país

que le pertenece a cada uno de sus ciudadanos.

(Música)

En portada - Después de Fidel - Ver ahora

"La sociedad es muy diferente. Ya no está el líder carismático, temido por unos pero querido por otros", explica a RTVE.es Susanne Gratius, profesora de la Universidad Autónoma de Madrid e investigadora asociada del CIDOB

Gratius señala algunos de los cambios de los últimos cinco años: un relevo generacional en el Partido Comunista de Cuba (PCC), la incorporación de más mujeres en puestos de responsabilidad y más implicación de los militares en la vida política y económica (Raúl Castro dirigía las Fuerzas Armadas). 

También algunos gestos de apertura, como permitir el acceso a internet desde 2018 (interrumpido por las protestas de julio y recuperado parcialmente); la libertad para viajar fuera del país; y mayor apertura económica, con más pequeños propietarios.

Pese a estos cambios, señala Gratius, "es el mismo régimen" y el PCC "siempre está por encima". 

También hay una sociedad civil "más abierta, conectada con el mundo, salvo cuando se cierra internet, con una sociedad más desigual", y una "nueva oposición, más digital y joven".

Gratius considera que puede hablarse de una "latinoamericanización" de Cuba, un acercamiento a las dinámicas de otros países de la región. "La legitimación de este gobierno es satisfacer las necesidades de la población, y no han podido. Cuba se acerca a otros países con unas protestas que no son solo políticas, sino sociales". "Por ejemplo, se supone que el Estado garantizaba la salud, pero con la pandemia se ha visto que eso es relativo", añade. 

Cuba se acerca a otros países con unas protestas que no son solo políticas, sino sociales

La investigadora del CIDOB compara la recesión económica causada por la pandemia con la del llamado "periodo especial" que vivió Cuba en los años 90 del pasado siglo tras la caída de la URSS, su principal sostén.

"Si el régimen tiene miedo de un joven dramaturgo es porque está bastante debilitado, económica, social y políticamente". Gratius destaca por ejemplo el enfrentamiento de Díaz Canel con los artistas, cuando Fidel siempre tuvo cuidado de dar más libertad en ese ámbito.

Los jóvenes, los más críticos

Atahualpa Amerise es periodista español y ha trabajado para Efe en Cuba desde mayo de 2018 hasta recientemente. Fue uno de los profesionales a los que las autoridades retiraron la acreditación antes de las marchas convocadas el 15 de noviembre.

Amerise constata que la figura de Fidel "permanece en el ideario colectivo, para bien o para mal". "Hay gente que tiene muy mal recuerdo, pero otra mucha tiene nostalgia y le venera", explica a RTVE.es desde La Habana. 

El periodista destaca que en la Cuba de hoy no hay una oposición "fuerte y articulada", pero sí "un descontento, sobre todo entre los jóvenes". "Ya no están para nada conectados con el sistema excepto una minoría vinculada a instituciones juveniles y del partido. En general su meta es irse del país porque consideran que esto no tiene arreglo", asegura. 

Las protestas de julio sacaron ese descontento a la calle, y las alarmas se encendieron en los centros de poder. "Están muy nerviosos desde el 11-J y con lo que se está diciendo de Cuba. No se les va a ir de las manos porque tienen las armas, el poder, y no hay oposición articulada. Pero están perdiendo el favor de la gente, en especial de la gente joven", considera Amerise. 

Susanne Gratius cree que la sociedad cubana actual está "más polarizada o dividida que antes, cuando había esas figuras, primero Fidel y luego Raúl". "Si no hay apertura mayor, no tendrán posibilidad de garantizar los bienes básicos, y la población no tiene ya lealtad a los gobernantes que no proveen lo que les han prometido (...) La represión no va a funcionar siempre, lo ideal sería mayor pluralidad, pero no parece que vaya a pasar", concluye. 

Giro y vuelta atrás en las relaciones con Estados Unidos 

Las relaciones con EE.UU, y en especial el embargo, marcan siempre la realidad de Cuba. Aunque Barack Obama y Raúl Castro descongelaron las relaciones con un encuentro histórico en 2015, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca supuso un paso atrás en la diplomacia, que Joe Biden no ha revertido por el momento. 

Tras las protestas de julio, la Casa Blanca impuso sanciones a dirigentes cubanos y anunció que era "solo el principio", pero después no ha tomado ninguna otra iniciativa de calado hacia la isla.

La profesora Gratius recuerda que los presidentes estadounidenses no suelen ocuparse de Cuba hasta su segundo mandato, por razones internas que tienen que ver con el apoyo del lobby cubano-americano de Miami. "En este momento a EE.UU. le importa poco Cuba, a no ser que haya un conflicto, o más gente que salga a la calle a protestar". 

La embajada de Washington funciona a medio gas, después de los problemas de salud de varios empleados, que se atribuyeron en principio a "ataques sónicos". 

"El gobierno cubano culpa de todos los problemas a EE.UU. - explica Atahualpa Amerise - y mi percepción desde aquí es que Estados Unidos ignora a Cuba".

Noticias

anterior siguiente