Enlaces accesibilidad

El sistema judicial turco protege a los hombres que agreden y matan a las mujeres

Noticia Documentos TV 

  • Ipek Bozkurt es una abogada que lucha contra el misógino sistema judicial turco para encarcelar a los agresores
  • Este documental consiguió el Premio Especial del Jurado en la última edición del festival de Montecarlo

Por
Mujeres en acto de protesta en Turquía
Mujeres turcas protestan contra las agresiones y los feminicidios. DOCUMENTOS TV

Las brutales agresiones a las mujeres y los feminicidios van en aumento en Turquía. Sin embargo, algunas mujeres no se resignan y están luchando. Ipek Bozkurt es una de ellas. La abogada y sus compañeras de la plataforma Acabemos con el feminicidio trabajan para que se haga justicia con mujeres como Kübra o Arzu, que han sido brutalmente agredidas por sus maridos. Ipek y sus compañeras desafían a un Estado hostil con los derechos de las mujeres y, junto a las agredidas, arriesgan todo por su libertad.

No recomendado para menores de 12 años Documentos TV - Morir por divorciarse - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Justo aquí.

La acera estaba cubierta de sangre.

(SUSPIRA)

Oí correr a alguien detrás de mí.

Y entonces... me di la vuelta y era mi exmarido.

No dije nada.

No hice nada, no fui capaz.

Entonces, me empezó a disparar.

Me dijo: "Esto no se ha acabado, te voy a matar".

¿Cómo podía dejarlo una mujer? Eso era lo único que le importaba.

Era demasiado orgulloso para aceptarlo.

La hombría y el orgullo, esos fueron sus móviles.

(Música)

En este país se protege a los asesinos que castigan

a sus mujeres, hijas o novias

por buscar en la vida

algo diferente de lo que tienen.

Un grupo de activistas llamado Acabemos con el Feminicidio

se ha propuesto erradicar esas brutales agresiones.

Yo soy una de sus abogadas. Llevamos casos en Van,

en Ankara, en Eskiehir y por todo el país.

En esta lista figuran los nombres de cientos de mujeres

que han sido asesinadas por sus parejas sentimentales.

El primer caso es el de Munevver Kalabulut,

de hecho, al razón por la que se creó la plataforma.

Fue brutalmente asesinada por su novio,

después de matarla, la descuartizó.

Ayse Tokshu en Sivas fue asesinada por su marido

y él obtuvo una reducción de pena.

El tribunal alegó que le había insultado

y que por eso el marido la había matado,

apuñalándola nueve veces con dos cuchillos,

y le redujeron la condena.

Nuestro sistema legal debería trasladar

el mensaje correcto a los asesinos potenciales,

que si matan a alguien, si matan a una mujer,

pasarán el resto de su vida en la cárcel.

Esta lista creo que demuestra que los feminicidios

son homicidios políticos.

Hermanos, hermanas,

¿qué es lo que necesitan las mujeres?

No se puede poner a las mujeres y a los hombres

en pie de igualdad, es antinatural.

Nuestra religión ha asignado un papel a las mujeres.

¿Y cuál es ese papel? La maternidad.

Pero eso no se lo puedes explicar a las feministas.

porque rechazan la maternidad.

Deberíais besar los pies de vuestras madres.

(Aplausos)

(Gritos)

Estamos hartas de estar tristes.

No nos vamos a resignar a nuestro destino.

¡Asesinos de mujeres!

No queremos venganza, queremos justicia,

que es la palabra que está escrita en el edificio que tenemos detrás.

Nuestro grupo cuenta con muchas activistas

que organizan protestas y dan voz a todos estos casos.

Vamos a dar una rueda de prensa.

Hemos colocado una corona negra delante del edificio,

porque cuando no se hace justicia, se está asesinando

a todas las mujeres. Por desgracia, en nuestro país

han perdido la vida 52 mujeres

en septiembre y octubre.

Estamos aquí para comunicarle al Ministerio de Justicia

que la justicia ha muerto.

(Música)

Es muy difícil ser mujer en Turquía.

Desde el momento mismo en que naces,

tienes a alguien controlando tu vida.

Primero, tu padre; después, tu marido.

Se espera de ti que te cases.

Y si no te pasa ninguna de estas cosas,

el Estado no va a dejar nunca de controlarte de una forma u otra.

No lucho por esta causa porque me pueda ocurrir a mí,

lucho porque le puede ocurrir a cualquiera.

(Música)

Hola. -Bienvenida, Aysen.

¿Qué tal? -Bien, gracias. ¿Y tú?

Bien, gracias.

¿Te puedo dar un beso? -Claro que puedes.

¿Cómo te encuentras?

Haciendo todo lo posible por recuperarme.

No te preocupes, tienes muy buen aspecto.

Me encuentro bien,

pero fui al hospital y los médicos me dieron

una mala noticia. -¿Qué ha pasado?

Me han dicho que no voy a poder recuperar los brazos,

que se me ha necrosado todo el tejido hasta los hombros

y que ya no me quedan tendones. -Vivimos en una era

en la que se hacen hasta trasplantes de cara.

A ver, no soy médica, pero seguro que...

Ya he perdido las piernas, no quiero perder

los brazos también. Estoy muy decepcionada.

Normal que no quieras perder los brazos.

Me suplicó que no me divorciara de él,

pero yo me quería divorciar porque él tenía una amante.

El día que me hizo esto, íbamos a acudir al juzgado,

estaba muy sereno.

Me dijo: "Vamos a tramitar una solicitud de divorcio

de mutuo acuerdo".

Subí al tercer piso, dejé a los niños y volví.

Me estaba esperando en la puerta con una escopeta.

Me dijo: "Túmbate en el suelo

y abre las piernas, no te voy a matar,

solo te voy a obligar a arrastrarte".

Me senté en la cama y le dije: "No, no me voy a tumbar.

Ya sabía que harías algo así".

Me repitió tres veces que me tumbara y le dije que no,

pero él insistía en que me tumbara en el suelo.

Al final me disparó en la pierna izquierda.

Luego me disparó en la pierna derecha,

caí al suelo y empecé a revolverme.

Escondí los brazos para protegerlos.

Le supliqué que no me hiciera nada en los brazos.

No le supliqué que no me disparase,

le supliqué que no me hiciera nada en los brazos.

Si me quedaban los brazos,

por lo menos podría cuidar a mis hijos.

Le dije: "No me dispares en los brazos,

no voy a poder cuidar de mis hijos".

Le dije: "Si acabo en silla de ruedas,

podré acompañar a mis hijos,

¿pero qué voy a hacer si no tengo brazos?"

Me sacó los brazos de debajo del cuerpo con los pies,

apuntó a ellos con la escopeta y apretó el gatillo.

Apretó el gatillo.

De repente, tenía mucha sed.

Le supliqué que me diese un vaso de agua,

pero se negó, seguía enfadado.

Me volvió a disparar en el brazo izquierdo,

me disparó dos veces en este brazo.

Tenía los brazos y las piernas colgando del cuerpo.

Había renunciado por completo a toda esperanza de vivir,

le supliqué que me matara,

que no me hiciese sufrir más.

No voy a hacer lo que me ordenó, no me voy a arrastrar,

me voy a recuperar y le voy a plantar cara.

Es lo que deberían hacer todas las mujeres.

Ninguna mujer debería sufrir. -Ninguna mujer.

Todas tenemos que dar ejemplo.

Espero que ninguna mujer tenga que pasar por lo mismo que yo.

Esta es la foto de boda de Arzu.

Arzu tenía 14 años.

Al mes de prometerse, dijo que no se quería casar.

Se lo dijo a su madre y ella me lo contó a mí.

Pero le dije que no era posible,

que eso iba en contra de nuestras tradiciones

y que no había más que hablar.

Esta foto es del hospital, de cuando le operaron los brazos.

Es imposible ver esto y no volverse loco.

Esta es del hospital.

Cuando veo estas fotos, se me cae el mundo encima.

Esto era la pierna.

Me siento culpable por haberla casado tan joven.

¿Por qué me siento culpable?

Lo normal es esperar a que una chica tenga 18 años

antes de casarla,

pero no la casé a los 14 o a los 15.

Le he destrozado la vida a mis hijas

solo por respeto a la tradición.

¿Por qué lo hice? ¿Qué más da que sea una tradición?

Estoy devastado, perdón por emocionarme.

He tenido seis hijos, le he dado seis hijos.

Podrían haber sido nueve, pero algunos murieron.

Los echo mucho de menos. -No te preocupes,

están en buenas manos.

Además, vendrán de visita la semana que viene.

No es eso lo que me preocupa, es solo que los echo de menos.

Los echo mucho de menos.

Intenta no preocuparte.

Solo solicité la custodia de mis hijos,

quería tener a los seis.

Le dije que se fuera a vivir con esa mujer,

me contestó: "Me voy a vivir con ella,

pero no pienso renunciar a ti".

Me dijo que antes prefería hacerme daño.

Me ha destrozado la vida. -Lo sé.

Si me devolviera mi vida, me olvidaría del divorcio.

Si me devolviera los brazos y las piernas,

me olvidaría del divorcio.

Le han condenado a 15 años de cárcel

por lo de la otra mujer, 15 años por violación.

¿Ya se falló ese caso?

Sí, ya está.

Me dijo que estaba hundido,

que se esperaba una pena de dos años y me suplicó.

¿Pensaba que lo iban a condenar a dos años?

Y se cree que por esto también lo condenarán a dos años.

Tiene que pagar por lo que hizo. -Y lo hará.

Como sabes, hasta el momento en este tipo de casos

se han impuesto siempre penas reducidas,

pero vamos a tratar que a él

no se le apliquen. -Ojalá.

(Tono de llamada)

Quiero que difundáis lo que os voy a decir,

me da lo mismo, quiero que se sepa.

Quiero que se haga justicia y quiero un juicio justo.

Me van a procesar y me van a condenar.

Sé que lo que he hecho, ha sido...

Es inadmisible hacerle algo así a una mujer.

Mi madre se quedó viuda muy joven y crió ella solo a siete hijos.

Deberíamos besar los pies de una madre así,

eso es lo que dice nuestro presidente.

Dice que el Paraíso está bajo los pies de nuestras madres.

La madre de mis seis hijos nos engañó a ellos y a mí,

no se portó como una madre con sus hijos.

Yo quería a mi mujer, de verdad que la adoraba.

Ni siquiera me gustaba tanto la otra mujer.

Ese fue mi gran error. Solo quiero que se haga justicia,

quiero ir a juicio.

Deberían haber investigado lo que les dije,

pero no lo hicieron.

También les facilité un video de la otra mujer

para demostrar que yo no la obligué a hacer nada.

Yo no podría ni matar a un perro.

Mi mujer sabe lo íntegro que soy. Una vez murió un perro

delante de nuestra casa y lloré por él.

Yo jamás habría llegado a estos extremos,

pero insultó mi orgullo y mi honor, me engañó.

Me tendría que haber dicho que no me podía aguantar,

me tendría que haber dicho la verdad.

Habrá quien diga: "Le has destrozado los brazos

y las piernas a una mujer, ¿y ahora pides justicia?"

Pero tuve mis razones para llegar a ese extremo.

En realidad, son las leyes turcas las que nos ponen en esta tesitura,

han alentado a las mujeres a tener un comportamiento inmoral

en nombre de sus derechos. ¿Cómo lo iba a saber?

Yo voté a nuestro presidente muchas veces,

ahora quiero que se haga justicia.

Al final somos los hombres los que pagamos las consecuencias.

(Música)

Vamos a empezar con el euro y el dólar.

El euro está en máximos históricos. -Sí.

(IPEK) Kübra es otra mujer con la que estoy trabajando.

Era una periodista exitosa e independiente

de la cadena Bloomberg TV, que vivió en Londres

durante muchos años.

(KÜBRA) Muchas gracias por acompañarnos.

Gracia a ti.

(IPEK) A los 28 años conoció a un hombre

que trabajaba para Bloomberg en Turquía

y decidió regresar a vivir a Estambul y casarse con él.

Parecía una relación idílica,

pero la realidad resultó ser muy diferente.

Esta era Kübra antes

cuando trabajaba para Bloomberg.

Esa noche lo cambió todo, ahora lo veréis.

(Música)

¿Cómo te encuentras? -Voy tirando.

¿Sí? -Estamos de servicio

protegiendo a Kübra.

Hola. Hemos tardado por culpa del tráfico.

Sí, hay mucho.

¿Qué tal? -Bien.

Tienes muy buen aspecto.

¡No me lo puedo creer! La última vez estabas acostada allí

y hoy puedes incorporarte. -Sí.

¡Sí! Tienes un aspecto fabuloso.

Gracias.

Dicen que gracias. -Sí.

Tiene dificultades para hablar. -¿Cómo te encuentras?

Bien. ¿Qué tal estás tú? -Bien también.

Estoy bien, estoy trabajando.

Vale, vamos a empezar. -Genial.

Omer, ¿te importa poner esto en el medio?

Te lo va a contar en inglés. -Vale.

De momento, solo habla en inglés.

Kübra, ¿te acuerdas de tu declaración?

En ese momento era incapaz de hablar.

Ya.

Me golpeó la cabeza cuatro veces.

Cuatro veces.

Me acuerdo.

¿Quién te golpeó?

Neptün, mi marido.

¿Tuvisteis una pelea?

Porque fue solo a los dos días de dar a luz a tu hija.

Discutimos por nuestra hija.

Tuvieron una pelea por su hija. -Por nuestra hija.

¿Y por qué más discutisteis?

Hablé con su médico al día siguiente de la agresión,

me dijo que pudo haberse dado un golpe. Leí la declaración

y decía que pudo haberse dado un golpe

o que alguien pudo haberla golpeado.

Esto es Turquía. -Ya.

En este país se masacra a las mujeres.

En el primer informe pericial figuraba la palabra "agresión",

es el término que utilizó el fiscal que preparó

el escrito de acusación. Es lo que dijeron que ocurrió.

Recibió un golpe en la cabeza, fue una agresión.

No fue una hemorragia interna, fue un impacto externo.

Presentaba hematomas y retención de líquidos.

Quiero que confiese, él nos tiene que contar lo que pasó.

Hay hombres capaces de acuchillar a alguien ocho veces en público

y, aun así, no reconocerlo.

Estoy agotada. Nos tiene que contar de una vez lo que ocurrió,

pero solo lo hará si así le reducen la condena.

¿Si confiesa, se la rebajarán?

Pero es que no hay nada que confesar. ¿Qué va a decir?

Podría decir: "Me enfadé, hice esto".

Así pasaríamos página.

Le encantaba hablar, es lo que más desea.

Volverás a hablar, ya lo verás.

Las mujeres hablamos mucho, Kübra, tú no te preocupes.

Le encanta escribir y hablar. -Eres una heroína.

Has luchado tanto, así que estoy segura

de que puedes conseguir todo lo que quieras

y nosotras te vamos a ayudar a lograrlo, además.

Eres una superviviente, literalmente, una superviviente.

Eres capaz de conseguir todo lo que quieras.

¿Sí? -Sí.

Kübra lleva dos años y medio sin poder ver a su hija.

Hace dos años, el tribunal le concedió a Kübra

el derecho a ver a su hija tres días a la semana,

pero la familia de él no le deja.

Cada vez que Kübra ve a una madre y una hija en la tele,

llora desconsoladamente. "¿Por qué no viene a verme?"

Siempre dicen que se la van a traer,

pero luego no lo hacen y a Kübra se le rompe el corazón.

Pero le vamos a devolver a su hija.

Su madre la va a rescatar de la familia del padre.

Estos son los juguetes de Alara.

(Voz en inglés)

¿A que es increíble? A Kübra le encantaba.

Quiere que su hija también aprenda inglés,

se lo quiere enseñar ella misma.

Con suerte, Alara se interesará por los idiomas,

igual que su madre.

A Kübra le encantaba aprender idiomas.

Es estupendo, maravilloso.

Por ahora hemos ganado todas las batallas.

Confío en que también ganemos esta.

Kübra la va a criar mejor que nadie.

Kübra y los suyos están luchando para que el Tribunal de Familia

le devuelva a su hija.

Yo no estoy involucrada en el juicio

por la custodia de la hija, pero si consigo desmontar

la defensa del marido, inevitablemente, eso afectará

a la sentencia del juicio por la custodia.

El equipo de defensa del marido de Kübra,

sus abogados, han rebatido nuestro informe pericial.

Han presentado su propio contrainforme,

según el cual, la hemorragia cerebral

pudo producirse por la cesárea.

Ahora el tribunal quiere que el comité de expertos

revise los dos informes y decida, en base a criterios médicos,

cuál de los dos es el más concluyente.

Quiero comprobar con el perito médico

que emitió nuestro informe que es irrebatible.

Presentaron un informe

supuestamente científico... -El 12 de febrero de 2015.

Según ese informe...

el diagnóstico no era compatible con un traumatismo.

La situación es la siguiente,

según el parte del hospital público,

presentaba una herida... -Sí, sí.

Y había sufrido un traumatismo.

Pero según el informe de la otra parte,

no hubo ni herida ni traumatismo. -No reconocen

la existencia de la herida. -La ignoran.

Sin embargo, según el hospital, sufrió un golpe.

¿Y qué es lo que dice el neurocirujano?

Dice que la paciente presentaba un traumatismo

y lo firma de su puño y letra.

El otro informe se limita a sembrar dudas.

Esto es lo que deberías decir: Según el informe forense,

la herida fue el resultado de un traumatismo.

¿Cómo se le puede conceder la custodia de una niña

a alguien capaz de provocar este tipo de traumatismo?

Ni siquiera son capaces de localizar a la niña.

Se han personado incluso con la policía

y no consiguen dar con ella. -¿Cómo se llama

vuestra plataforma por los derechos de las mujeres?

Acabemos con el Feminicidio.

Acabemos con el Feminicidio.

El profesor ha dicho que las pruebas

de nuestro informe son muy contundentes.

No puedo confiar en que las instituciones,

las instituciones públicas sean perfectamente imparciales

y objetivas, así que...

Esto es muy importante

y estoy un poco nerviosa por el resultado final del informe.

(Música)

Arzu fue víctima del matrimonio infantil.

La casaron a los 14 años.

Le pidió el divorcio a su marido cuando este anunció

que iba a casarse con una segunda mujer.

A raíz de esto, él le disparó

y Arzu perdió los brazos y las piernas.

¿Tan poco vale mi vida? ¿Solo veinte años?

Me ha destrozado la vida a los 28 años

y solo le han caído 20 años.

No debería volver a pisar la calle.

Solo se imponen penas de más de veinte años

en los casos de asesinato.

En este tipo de situación, las penas suelen ser

de nueve años, Arzu. O sea, que en realidad

es una condena muy severa.

Te entiendo, pero ahora tenemos que pensar en el futuro.

Todos estamos esperando a que te recuperes.

Lo único que deseo es volver a estar como antes,

por mis hijos. Estoy pensando incluso

en buscarme un trabajo, quiero trabajar.

Eso sería maravilloso. -Me voy a volver a poner en pie

y voy a trabajar y cuidar de mis hijos.

Les voy a demostrar de qué estoy hecha.

Le quiero plantar cara a mi marido y decirle:

"No me he muerto, no me estoy pudriendo.

Eres tú el que se está pudriendo en prisión".

O sea, ¿te vas a encarar con él? -Sí, lo voy a hacer.

Estoy muy motivada.

Ya no forma parte de mi vida, soy libre.

Voy a vivir la vida a mi manera.

Quiero hacer cosas diferentes,

hasta he pensado en teñirme el pelo.

Quiero cambiar de vida, pensar en el futuro,

hay que olvidar el pasado.

Anda, come.

No tengas miedo.

Nos ha llegado el informe del Instituto Forense,

que básicamente

pone en duda que fuera el marido de Kübra quien la golpeó.

O sea, que si el juez decide fiarse del informe,

es muy posible que el marido no reciba castigo alguno.

(Tono de llamada)

Hola, Önder, ¿cómo estás?

Aún no le han dicho nada a Kübra, ¿verdad?

La verdad es que no sé qué hacer al respecto.

No sé ni qué decir.

Es una vergüenza.

Ese tipejo va a poder seguir con su vida.

Es un horror.

Vamos, no hay que desanimarse.

No podemos resignarnos a esto. ¿A que no?

No, claro que no.

Moralmente, es inadmisible. ¿Pero qué se puede hacer?

No se puede hacer nada. ¿Qué esperan de mí?

¿Que me prenda fuego delante del juzgado

para llamar la atención sobre el caso?

Es el último recurso que me queda.

Visto lo visto, entiendo a la gente que hace esas cosas,

así es cómo me siento, no sé qué más decir.

No estoy segura de que el tribunal le vaya a conceder

la custodia a Kübra, en vez de a un hombre sano

y sin antecedentes penales.

No estoy segura de que Kübra acabe obteniendo la custodia.

Bienvenida a Turquía.

Está todo perdido.

No sé qué hacer. -Ya.

Vale, gracias. -Hasta pronto.

Gracias por preocuparte.

(Música)

Tenemos que buscar otra manera de demostrar su culpabilidad.

Nuestra mejor opción es convencer al juez

de que deje declarar a Kübra en el juicio.

(Música)

Aunque soy el hermano mayor,

Kübra y yo nos llevábamos muy bien de pequeños.

Se convirtió en una mujer tan enérgica e inteligente...

Seguimos teniendo una relación muy especial.

Supongo que le tendríais que preguntar a Kübra

por nuestra relación,

pero estoy seguro de que os diría lo mismo.

(RÍEN)

Anda, deja que te seque las lágrimas.

Dice que no se preocupe, que son lágrimas de alegría.

Siempre que ve a Önder, llora.

Se las voy a secar con la camisa.

¿Sabes lo que ha pasado?

Han mandado el informe de Kübra al comité pericial,

junto con el resto de pruebas presentabas por las dos partes.

Les preguntaron a los peritos si la hemorragia

había sido provocada por un traumatismo

o por complicaciones durante el parto,

y dijeron que, desde el punto de vista médico,

no podían estar seguros.

Contestaron algo ambiguo del tipo "desde el punto de vista médico,

no hemos sido capaces de determinar la causa".

O sea, que han conseguido lo que querían.

No, no es exactamente lo que querían,

porque su informe...

aseguraba que la hemorragia había sido provocada

por la cesárea.

Sin embargo, los peritos han dicho que hubo un impacto externo,

aunque no han podido demostrar

que fuera la causa de la hemorragia.

Por lo tanto, el juez no tiene las pruebas suficientes

para condenar a la otra parte.

En Octubre se acaba. -¿Se acaba el juicio?

Sí. -Si Dios quiere.

Si el juez te llamara a declarar, ¿lo harías?

Sí. -Lo harás.

Pero él no ha declarado. -El habla de Kübra está mejorando.

Cuando quiere, puede hablar muy bien.

Es un poco mejor ahora. -Sí.

Si el juez te llama a declarar, podrías ir.

Me va la salud en ello.

(RÍEN) -Dice que su salud

depende de ello.

¿Por qué, Kübra? -Lo tiene clarísimo.

¿Lo tienes claro? ¿Te encontrarás mejor

si va a la cárcel?

Sí, es lo que va a pasar.

¿Sí? -Sí.

(Música)

Me preocupan un poco esas protestas

tan violentas en contra del sistema legal.

No quiero que te metas en líos.

Pero, tía, si estoy criticando el sistema,

no estoy acusando a nadie en particular,

no estoy dando ningún nombre. -Sí, estás criticando

el sistema legal.

Además, y esto es lo que más preocupa a mi padre,

pongo publicaciones en Instagram y en Facebook

sobre los casos en los que estoy implicada

y escrito a los tribunales.

Hace poco me preguntaste por qué escribía estas cosas.

Son casos en los que estoy trabajando,

solo doy mi opinión.

Si desde el ministerio te ven como una interlocutora,

quiere decir que consideran

que eres una autoridad en la materia.

Están obligados. El Estado ha firmado

acuerdos internacionales que le obligan a mejorar

los derechos de las mujeres y a colaborar con las ONG.

Pero que cooperemos con el Estado

no quiere decir que no lo podamos criticar.

Por muchas críticas que tengas que hacer,

tienes que dejar algo de margen

para el diálogo.

El problema es la hostilidad del Estado

hacia los derechos humanos y las mujeres.

Es un problema que se está agudizando,

no es todo tan sencillo como pensáis.

Pero ahora mismo... -Estamos preocupados.

Es una situación problemática. -Si tienes convicciones políticas,

no puedes dejar de criticar el sistema.

Si aceptas las cosas tal y como son,

sin criticar el sistema,

no vas a llegar nunca a ninguna parte.

(Música)

Venga, vamos a leer.

El ratón se movía en círculos.

El ratón se movía en círculos.

Acentúa más las sílabas. Intentó encontrar una linterna.

No va a ser fácil para Kübra testificar ante el juez,

pero confío en ella.

Mi hija ha sufrido mucho.

Cientos de mujeres han pasado por lo mismo.

No se les da la oportunidad de aportar su testimonio,

no se les hace justicia en los tribunales

y la otra parte tiene la posibilidad de mentir

todo lo que le dé la gana.

Busco una palabra con dos B.

Biberón. -Muy bien.

(RÍE)

¿Cómo ves a Kübra después de todo el daño que ha sufrido?

Teniendo en cuenta el traumatismo del que me has hablado,

la veo muy bien, sobre todo en cuanto

a sus funciones cognitivas.

Al principio no podía escribir, leer, comer, hablar o caminar,

había perdido casi todas sus facultades.

Pero tiene una voluntad de hierro.

Pronto podré hablar

con mayor claridad.

Mi tesoro. -Sí.

El hombre que te ha hecho esto, recibirá su merecido.

Al final la verdad saldrá a la luz.

(Música)

Kübra tiene que volver a testificar,

porque la última vez que declaró, tenía dificultades para comunicarse

y el juez decidió que su declaración no era fiable.

Así que le vamos a solicitar que se replantee su decisión

para que Kübra pueda explicarse.

Ella dice que su marido la golpeó y él dice que no.

Y no hay testigos.

Así que es importante que pueda hacer

una declaración muy contundente.

Bienvenido. ¿Cómo estás? -Bien, gracias.

¿Qué tal está Kübra? ¿Tiene ansiedad?

Kübra está bien, un poco nerviosa.

¿Qué tal su habla?

Ha llegado al punto de poder mantener una conversación.

Antes la comunicación consistía en darle instrucciones,

"levanta las piernas" y ese tipo de cosas.

Es posible que no se entienda todo lo que dice,

pero si se le da tiempo, es decir, si no se le mete prisa

y no le entra ansiedad,

podrá hablar sin problemas.

¿Está en condiciones de declarar?

Si hay un ambiente tranquilo y silencioso,

creo que podrán obtener más información de Kübra.

Como sabes, en la primera vista... -O sea, al principio.

Neptün estaba en la sala frente al juez.

Kübra llegó después en su silla de ruedas.

Yo iba empujando la silla. Intenté que Neptün y Kübra

no se encontraran cara a cara, interponiéndome entre ellos,

pero por desgracia Kübra lo vio

y en cuanto lo reconoció, pude ver el miedo en su mirada.

En ese momento, Kübra sufrió un ataque de histeria.

La saqué inmediatamente de la sala, estaba temblando de miedo.

Al cabo de media hora, la llamaron a declarar

y el abogado de la otra parte intentó desacreditarla.

Dijo que su comportamiento parecía una puesta en escena.

Le temblaban tanto las manos, que no podía ni levantar el brazo.

Los funcionarios no sabían qué hacer, fue todo muy violento.

Intentaron intimidar a Kübra.

Son cosas que no deberían pasar en un juzgado.

Una persona con discapacidad como ella

tiene todo el derecho a declarar.

Cuando ven a una persona con una discapacidad física,

creen que también debe de tener una discapacidad mental.

Es una mentalidad horrible.

Es algo a lo que nos hemos enfrentado

durante todo el proceso, para Kübra es difícil.

Muy difícil. -Hay que ser comprensivos con ella.

Ahora que hay dos informes contradictorios,

no deberían tomar una decisión

hasta que Kübra haya podido declarar en condiciones.

A ver qué dice el juzgado después de esta vista.

Yo ya no soy capaz de predecir lo que van a decir los jueces.

Es imposible, imposible.

Solo puedo decir que esto le ha pasado en la flor de la vida.

Sí.

Me duele el cuello, pásame el cojín.

Por los dos lados.

Usa agua y jabón para que se deslice mejor.

Así está bien. -Vale, rocíala.

Ahora empuja, desde la punta del pie.

Empuja ahí, con el dedo, encájalo.

Ya está. -¿Sí? Vale.

Espera.

Un momento. -¿Ves? Eres más alta que yo.

Siempre has dicho que eras más baja.

Bien, ¿no? Te lo dije.

¿Qué tal me ves, hermana? Vamos a comparar nuestras estaturas

antes de que me las ponga. ¿Quién es más alta?

Medimos lo mismo. -Es un poco más alta que tú.

¿De verdad? ¿Soy más alta? -Un poco.

Cuánto me alegro, pensaba que era más baja.

Ya te dije que medíamos lo mismo. -Pues pensaba que era más baja.

¿No tienes un cepillo? Con el peine se me riza el pelo.

No te preocupes, te lo voy a peinar para un lado

y voy a usar una horquilla. Te voy a poner una horquilla aquí.

Los niños están al caer, date prisa.

Venga, vamos. ¿Estás cansada?

Me cuesta. -Vamos.

Ay... espera, espera. -Vamos.

Mira qué elegante voy.

¡Hola a todas! ¡Tengo piernas! ¡Allá voy!

¡Hola!

Aguanta la silla.

Espera, la voy a reclinar.

(Aplausos)

Es la flor de este vecindario. Estás preciosa, querida,

te queda precioso el vestido.

Quiere enseñarle las piernas a sus hijos.

Me lo he puesto para mis hijos.

De no ser por ellos, no lo habría hecho.

Puedes lograr todo lo que te propongas.

Estabas decidida y has conseguido alcanzar tus metas.

¡Hija!

¡Ay, me duele! -¡Cariño, amor mío!

Pequeña.

A ver si te parecen suaves, como querías.

Sí. -¿Te gustan?

Sí, me gustan. (RIENDO) Pequeña...

¡Arzu! -¿Sí, hermana?

Te veo muy bien, querida. -¿Sí?

Te veo muy bien.

Que Dios te bendiga, hermana. -Amén.

¿Qué? ¿Me achuchas las piernas? Anda, dale un abrazo a mis piernas.

Eres mi pequeña.

No quería que mis hijos me vieran sin piernas.

Quería que me vieran así, como la madre a la que recuerdan.

No he sido tan feliz ni después de sobrevivir a las operaciones.

Cuando vi estas piernas, me sentí en la gloria.

Así es como me siento.

Espero que tengan siempre tan buen aspecto.

Lloré mucho el jueves, el primer día.

Ahora, cuando me miro en el espejo, me veo tal y como era antes,

una madre fuerte, elegante, carismática...

y con carácter.

Así es como me veo.

(Música)

Mañana vamos a asistir a la declaración de Kübra.

A veces hay razones que hacen que un caso sea

mucho más especial para una.

Yo podría haberme visto en su situación.

Cualquier mujer independiente se puede identificar

con su historia, así que...

La vista de mañana es importante.

(RESOPLA)

No te muevas, que te voy a pintar los labios.

Es muy difícil.

Te voy a poner un poco de brillo.

(Música)

Debían de ser las doce.

Estábamos discutiendo

por el bebé.

Me levanté de la cama.

Dije que iba a llamar a mi padre.

Me dijo: "No puedes".

Me golpeó cuatro veces por detrás.

Me caí al suelo.

Creo que perdí el conocimiento,

porque no me acuerdo de nada más.

Lo acaba de explicar con todo lujo de detalles

y creo que ahora examinarán el caso al milímetro

y se acabará haciendo justicia.

Ha progresado adecuadamente y ahora tiene

el nivel de comprensión y de fuerza necesarios para defenderse,

para argumentar su posición.

Me he sentido orgulloso de ella, la verdad.

Me siento mejor que nunca.

Kübra ha descrito lo sucedido aquella noche,

dice que su marido la golpeó cuatro veces.

El tribunal ha decidido solicitar un informe adicional,

así que por lo menos han reconocido nuestra petición

de un contrainforme pericial, o sea, que es una buena noticia.

Sí.

Venga, vamos.

Los zapatos.

En mi opinión, ha sido una gran declaración.

Se te notaba muy segura y firme.

Hablo por los codos.

Dice que está acostumbrada, que se gana la vida hablando.

Estamos orgullosos de ella, como siempre.

Lo has hecho muy bien, Kübra.

Estoy orgullosa.

No he llorado,

porque me armé

de valor.

Ni siquiera le miraste a la cara, hazme caso, no lo vale.

¿Viste cómo te miraba?

Negó con la cabeza cuando dijiste que te golpeó.

No lo miré.

Lo sé, miraste al frente todo el tiempo,

no le miraste a la cara.

Creo que ese es el mayor castigo para él.

Y ahora que el juez ha visto lo clara y directa que has sido,

no te van a hacer perder más tiempo.

Con esta declaración ya es suficiente, Kübra.

A partir de ahora, no vas a tener que hacer nada más.

Por lo que a ti respecta, el caso está cerrado.

Sí. -No se te volverá a acercar

en lo que te queda de vida, Kübra.

Gracias a Dios.

No se te va a volver a acercar. -Gracias a Dios.

Un abrazo y un beso.

Después de todo este tiempo,

el marido de Kübra ha accedido a dejar que vea a su hija.

Por fin van a tener ocasión de conocerse.

Me encanta su voz.

Mi única nieta.

Nunca jamás

he perdido la esperanza.

Tengo todo el futuro

por delante junto a mi hija.

(TODAS) ¡Nunca caminarás sola!

Bienvenida, Ipek.

Te he echado mucho de menos, querida.

¿En serio? ¿Qué tal estás? -Bien. ¿Y tú?

Estoy bien.

Hola.

El Día Internacional de la Mujer se celebra hoy

por todo el mundo, en algunos casos, con protestas.

Hoy han acudido miles de mujeres a la marchan convocada

en Estambul, pese a haber sido prohibida por las autoridades.

(COREAN) ¡Mujeres, vida, libertad!

¡El mundo acabaría patas arriba si las mujeres fuéramos libres!

(Vítores)

Me pondré minifalda y pantalones cortos.

¡Y a vosotros qué os importa! -Viviré en la misma casa

que un hombre. -¡Y a vosotros qué os importa!

Haré la colada si me da la gana. -¡Y a vosotros qué os importa!

Me divorciaré. -¡Y a vosotros qué os importa!

Me divorciaré. -¡Y a vosotros qué os importa!

(Vítores)

Atención, les habla la policía.

Me dirijo al grupo de la calle Siraselviler.

Hagan el favor de dispersarse en dirección a Sirusaga.

Me dirijo al grupo de la calle Siraselviler.

Hagan el favor de dispersarse en dirección a Sirusaga.

Tendremos que intervenir si no se dispersan.

(Gritos)

(Vítores)

Cada vez que se detiene a alguien por protestar,

se está ignorando la democracia

y eso me da mucha rabia.

El hecho de que la violencia contra las mujeres

esté aumentando tanto

es un indicador de ello.

Pero vamos a seguir luchando

mientras no paren de asesinar a mujeres.

(Gritos)

Y si alguien trata de impedírnoslo, superaremos cualquier obstáculo

que pongan en nuestro camino, uno tras otro.

Creo que hoy por hoy en mi país, en Turquía,

da la sensación de que el túnel no acaba nunca

y no hay luz al final.

Pero si renuncias a ver la luz,

creo que es imposible levantarse por las mañanas.

Yo soy muy optimista, creo que el movimiento feminista

es muy poderoso en Turquía.

Si somos capaces de poner sobre la mesa

el tema de los feminicidios

y logramos que los tribunales los reconozcan,

podremos cambiar las cosas.

No es algo que vaya a pasar de la noche a la mañana,

pero hay una voluntad de cambio, de seguir avanzando,

de transformar el sistema desde dentro.

Y eso me hace sentirme fuerte,

hace que nuestro movimiento salga fortalecido.

¿En serio están así las cosas?

¿Esta es la justicia en Turquía? ¿De verdad?

Pues me niego a aceptarlo.

Para mí, es un escándalo.

Cuando ves lo injusto que es el sistema, no te queda más remedio

que combatirlo, seguir adelante.

No se me ocurriría nunca decir:

"Vaya, la justicia no funciona, me rindo". Jamás.

(RÍEN)

(Música)

(Música)

(Música)

Documentos TV - Morir por divorciarse - Ver ahora

Kübra, una trágica historia de supervivencia

Kübra era una prestigiosa periodista de la cadena de televisión Bloomberg. Pasó buena parte de su vida en Londres hasta que en el trabajo conoció a un hombre y regresó a Turquía para casarse con él. Tan sólo dos días después de dar a luz a su hija y, tras una discusión, su marido la agredió brutalmente. "Me golpeó la cabeza cuatro veces... cuatro veces. Me acuerdo", cuenta Kübra con gran esfuerzo. Acabó en una silla de ruedas y con la ayuda de una logopeda, tuvo que aprender a pronunciar las palabras de nuevo. "Pronto podré hablar con mayor claridad", dice Kübra, a quien se le entiende a duras penas. Su marido niega haberla atacado y se ha llevado a su hija.

En este país se protege a los asesinos que castigan a sus mujeres, hijas o novias por buscar en la vida algo diferente 

Ipek Bozkurt, abogada, y una de las fundadoras de la plataforma Acabemos con el feminicidio lleva su caso desde el principio. "En este país se protege a los asesinos que castigan a sus mujeres, hijas o novias por buscar en la vida algo diferente a lo que tienen", denuncia la activista, que junto a otras compañeras crearon la organización para luchar por los derechos de las mujeres y desafiar al misógino sistema judicial turco. "Nuestro sistema legal debería trasladar el mensaje correcto a los asesinos potenciales: si matan a una mujer, pasarán el resto de su vida en la cárcel", explica Ipek.

 Mujer en acto de protesta

Mujer en acto de protesta DOCUMENTOS TV

El problema es la hostilidad del Estado hacia los Derechos Humanos y las mujeres

Pero la realidad en Turquía es otra. “No se puede poner a las mujeres y a los hombres en pie de igualdad. Es antinatural”, fueron las declaraciones del primer mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, poco después de firmar, el pasado mes de marzo, el decreto presidencial en el que se estipulaba la salida de Turquía del Convenio de Estambul. 

Bandera con Erdogan

Bandera con Erdogan DOCUMENTOS TV

Un tratado que obliga legalmente a los países firmantes a tipificar la violencia machista y a destinar recursos para combatirla. Con Turquía fuera del Convenio, y como ya advertían las organizaciones feministas, el número de feminicidios ha ido en aumento en los últimos años. "El problema es la hostilidad del Estado hacia los Derechos Humanos y las mujeres", añade la abogada y activista.

Arzu, dolor, orgullo y empoderamiento

Obligada a casarse a los 14 años, Arzu decidió dejar atrás una vida infeliz. Su marido le anunció que iba a contraer matrimonio con otra mujer y Arzu le pidió el divorcio.

 Arzu, víctima de violencia de género

Arzu, víctima de violencia de género DOCUMENTOS TV

El mismo día que se dirigían al juzgado le disparó dos tiros en las piernas. "No le supliqué que no me disparase, le supliqué que no me hiciera nada en los brazos. Si me quedaban los brazos, por lo menos podría cuidar a mis hijos", relata Arzu. A continuación, "apuntó a ellos con la escopeta y apretó el gatillo", termina de describir la dramática situación, a Aysen, la activista que defiende su caso ante los tribunales.

"Como sabes, hasta el momento, en estos casos se han impuesto siempre penas reducidas", le explica Aysen, "pero vamos a tratar de que a él no se la apliquen". Este es el objetivo principal de la plataforma Acabemos con el feminicidio, poner entre rejas a los agresores, en un país donde cada año mueren más de 300 mujeres a manos de sus maridos, exparejas o familiares. "Es muy difícil ser mujer en Turquía. No queremos venganza, queremos justicia", asegura la colaboradora de la plataforma feminista.

Premio al valor de ser mujer en la Turquía moderna

Las historias descarnadas de violencia machista que sufrieron Kübra y Arzu son sólo dos de los cientos de agresiones que se producen cada año en Turquía. "Morir por divorciarse" se grabó durante cinco años, en los que el país dio un giro dramático en los ámbitos político y social.

Es muy difícil ser mujer en Turquía. No queremos venganza, queremos justicia

El documental consiguió el Premio Especial del Jurado en la última edición del Festival de Montecarlo. Todo un tributo a la lucha de las mujeres en Turquía por conseguir su independencia, arriesgando hasta sus vidas a cambio de su libertad.

Noticias

anterior siguiente
-->