Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Matilde, Catalina, Christine, María José, Mercedes Otilia... todas ellas tenían más de 65 años cuando fueron asesinadas por sus maridos o exparejas. Todas ellas habían pasado décadas aguantando malos tratos. Las mujeres de mayor edad suelen guardar silencio en mayor proporción. El especial 'Más de 1000 mujeres asesinadas' retrata sus vidas. 

El "Efecto Maltida" se bautizó así en honor a la primera científica que denunció cómo se ninguneaba a las mujeres investigadoras. Y se trata precisamente de eso: mujeres desconocidas que han hecho su aportación a la ciencia pero que fueron ensombrecidas por sus compañeros hombres.

Para llamar la atención sobre la falta de referentes femeninos en la ciencia la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas ha puesto en marcha la campaña 'No more Matildas'. Si Einstein, Darwin o Copérnico hubieran sido mujeres, probablemente sus logros se hubieran atribuido a compañeros hombres.

Solo el 7,5% de las menciones en los libros de ciencia de la ESO corresponden a mujeres. Su presencia en carreras científicas disminuye. En el año 2000 había un 60% de chicas en matemáticas, en 2018 un 27%. El objetivo de la campaña es visibilizar a mujeres científicas y que sirvan de referencia a niñas a las que todavía se les hace pensar que la ciencia solo es cosa de hombres.

Las mujeres científicas han sido ninguneadas a lo largo de la historia y sus logros se han adjudicado a menudo a colegas varones. Es el llamado "Efecto Matilda" que denuncia la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas. Con la campaña #NoMoreMatildas quieren impulsar que haya más científicas en los libros de texto.

A partir de esta semana las mujeres rusas pueden trabajar en 350 profesiones que hasta ahora tenían vetadas, aunque todavía tienen prohibido ejercer un centenar. Desde este enero la lista se ha reducido desde las 456 actividades prohibidas a las mujeres a las 98 que hay actualmente.

Ya pueden ser mecánicas, por ejemplo, pero no bomberas ni mineras, ya que el gobierno ruso alega que esas profesiones resultan peligrosas para la salud reproductiva de la mujer.