Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El viaje era largo y peligroso, pero el riesgo compensaba. La extraordinaria calidad del incienso omaní ha atraído caravanas de mercaderes durante milenios. Merecía la pena atravesar desiertos o embarcarse en inciertas travesías por el mar Arábigo para conseguir un producto que, aún hoy, sigue jugando un importante papel en la cultura del país. No sorprende que uno de los monumentos más representativos de su capital sea un incensario gigante sobre una montaña. A nosotros nos sirve de faro para orientarnos en Mascate, ciudad de edificios blancos que continúa creciendo sin dar la espalda a la tradición. Nos acompaña la española Covadonga Martínez, que ha impartido clases en una escuela de arte y diseño local durante seis años. Contamos también con Carlos Alejandre –antiguo expatriado en Omán– y los guías Álex Martínez y Jon Lazkano. Después de visitar el palacio y la gran mezquita del sultán Qaboos, conducimos hacia las montañas para conocer Niswa, antigua capital que nos muestra la viajera Alicia Ortego. Otro gran conocedor y exresidente, el pintor Juan Benosa, propone un viaje por la costa con paradas en complejos turísticos como Bandar Jissah, pueblos pesqueros como Qurayyat y la ciudad portuaria de Sur. Se une a esta aventura la viajera Tatiana Sidlik para recorrer cañones como Wadi Shab o Wadi Bani Khalid y pasar una inolvidable noche entre las dunas de Sharqiya, desierto también conocido como Wahiba Sands. El recorrido termina en la sureña ciudad de Salalah, cerca de la frontera de Yemen, donde cada año el impactante fenómeno del khareef torna un paraje árido en vergel por el influjo de la humedad monzónica.

Muchos de los miembros del gobierno anunciado por los talibanes en Afganistán, así como el propio fundador de los talibanes, el Mulá Omar, se formaron en la escuela coránica de Haqqaniya, en Pakistán, en la que ha entrado un equipo de televisión española y el enviado especial Óscar Mijallo. 

Hamid ul Haqqani es el rector de esta madrasa, situada a 50 km de Peshawar, y considerada el centro de formación religioso más importante de Pakistán y de buena parte de Asia. "El Islam no es terrorismo", asegura Ul Haqqani. 

Unos 2.000 alumnos estudian el Corán, la jurisprudencia islámica y el hadith, las conversaciones de Mahoma, para obtener un titular superior equivalente a un máster académico.

Antes de caer, el depuesto gobierno afgano había pedido su cierre y la calificó como "la universidad de la yihad", por formar talibanes para luchar en Afganistán.

Foto: TVE

El significado de la emigración del Profeta Muhammad a Medina, no está limitada a la historia del islam o a los musulmanes. La hijrah no solo reestructuró social y políticamente la península arábiga, sino que tuvo impacto en civilizaciones a lo largo del globo.

Marruecos ha suavizado las restricciones de la pandemia para celebrar el Aíd, la Fiesta Grande del Islam, que recuerda el sacrificio de Abraham, Ibrahím para los musulmanes. Se calcula que hoy se sacrificarán ocho millones de animales, la mayoría corderos. Cada uno de estos animales cuesta unos 200 euros, casi el salario mínimo. La Fiesta del Sacrificio ha pasado de ser un ritual religioso a evento social y las familias tiran la casa por la ventana. Las que pueden porque otras se endeudan para estar a la altura.

Los musulmanes celebran su peregrinación anual a La Meca. Unos 60000 fieles participan en el rito bajo un estricto control sanitario y de seguridad por la covid-19, la segunda vez que este evento religioso se celebra en medio de la pandemia de COVID-19.

Los peregrinos son elegidos por sorteo, deben ser residentes en el reino, estar vacunados y sin enfermedades graves. Son trasladados en pequeños grupos en autobús para evitar aglomeraciones.

Arabia Saudí, con unos mil contagios diarios, es uno de los países árabes más avanzados en vacunación, con más del 60% de su población inmunizada.

Pese al avance de los radicales, el Gobierno afgano y los talibanes han reanudado las negociaciones en Doha (Catar). El máximo líder talibán exige la sharía, la ley islámica, que supone de hecho un retroceso de siglos para la mujer, como ha podido comprobar en Kabul un equipo de RTVE.

Foto: Una mujer camina por una calle de Kabul (SAJJAD HUSSAIN/AFP)