Enlaces accesibilidad

Moncloa asume el liderazgo de Díaz en la reforma laboral pero con presencia de ministros del PSOE

  • Calviño no ve "inconveniente" en que Díaz lidere la reforma laboral pero insta a que haya "buena coordinación"
  • Unidas Podemos insiste en que se debe "derogar" la reforma del PP de 2012 y el PSOE habla de "modernizar" el marco laboral

Por
La crisis en el Gobierno de coalición sigue abierta por las diferencias en la reforma laboral

El "quién" participa de la reforma laboral del Gobierno es actualmente el principal punto de fricción en la coalición, que no alcanzó ningún acuerdo en su reunión de este lunes para avanzar en la materia laboral. Unidas Podemos, que aboga por derogar la reforma del PP de 2012, quiere excluir a la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño (PSOE), al prever que su intención es "rebajar" la intensidad de las medidas. La propia Calviño, por su parte, ha dicho no tener "ningún tipo de inconveniente" en que la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (Unidas Podemos) lidere la mesa de la reforma laboral, pero ha insistido en la importancia de que haya una "buena coordinación" en el Gobierno ahora que se enfila la "fase decisiva" de la negociación.

"No hay ningún tipo de debate" desde el punto de vista de la "sustancia", ha dicho Calviño durante la clausura la XVIII Jornada Nacional de Periodismo. Lo que se está abordando, ha asegurado, es el "método" para lograr el acuerdo: "Estamos, sobre todo, de cómo vamos a organizarnos de aquí a final de año para lograr ese deseado acuerdo".

La vicepresidenta ha incidido como hiciera este lunes el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en que "todo el Gobierno" está comprometido con la reforma laboral. Y ha recordado que se trata de compromiso de la investidura que está recogido en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, enviado a las instituciones europeas. Sin embargo, ha incidido en que para que la reforma sea eficaz y perdure debe contar con el "mayor apoyo social posible".

Por el contrario, la vicepresidenta segunda del Gobierno español y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha afirmado que las tensiones abiertas en el Gobierno por la reforma laboral no son por la "metodología", sino por los contenidos.

La reforma laboral, uno de los compromisos clave en el pacto de coalición

Díaz ha explicado que ha pedido al Gobierno reabrir un debate para delimitar el contenido de la reforma laboral, que pensaba que "estaba cerrado", porque los socios PSOE y Unidas Podemos ya habían abordado estas cuestiones en dos ocasiones antes de remitir la propuesta a la Comisión Europea, dentro del plan de reformas para obtener los fondos europeos de recuperación.

Las discrepancias en materia laboral han centrado también las preguntas al Ejecutivo en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. La ministra de Política Territorial y portavoz, Isabel Rodríguez (PSOE), ha asegurado que será Díaz la que lidere la mesa de diálogo social de la reforma laboral, en torno a la que todo el Ejecutivo está "alineado", pero ha recalcado la necesidad de que haya "coordinación" entre los distintos ministerios a los que afecta la reforma, entre ellos el de Economía.

"El objetivo es compartido sobre el alcance de lo que se debe hacer en el nuevo marco laboral, no hay disfunción", ha recalcado la minitra en relación con el fondo de la reforma laboral. "No hay duda que el Gobierno en su conjunto quiere participar de esta reforma, que será una ley esta legislatura y seña de identidad de este Gobierno”, ha expuesto Rodríguez. Por tanto, aunque sea Trabajo la que lidere, ha subrayado que "también es razonable" que participen "miembros de otros departamentos" implicados, entre los que ha puesto de ejemplo Educación o Industria (sin mencionar el de Economía).

El Gobierno ha rechazado durante estos días de tensiones con Unidas Podemos hablar de derogación de la reforma del PP de 2012. Será, ha concluido Rodríguez, una reforma laboral "profunda y estructural" que va a mejorar y "modernizar" las relaciones laborales en España y que no tendrá "nombre propio" sino que será de todo el Gobierno, que contribuirá a enriquecerla con la colaboración de todos los ministerios. Y ha asegurado que la reforma se acometerá antes de final de año.

Por su parte, desde Unidas Podemos aseguran que "no hay novedades y que se sigue sin hablar de contenidos". La formación 'morada' quiere aclarar lo que se va a hacer con la reforma laboral porque, según señalan, "ha habido declaraciones contradictorias".

UP, contra Calviño: "No vamos a poner al lobo a cuidar las ovejas"

Pero en Unidas Podemos insisten en excluir a Calviño de la reforma del Gobierno. La diputada de Unidas Podemos y portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Aina Vidal, ha advertido este martes al PSOE de que "no van a poner al lobo a cuidar de las ovejas": "Cuando la señora Calviño dice que trabajará para lograr una reforma equilibrada, se dirige fundamentalmente a la patronal y para eso ya estaba la señora Fátima Báñez (exministra de Trabajo del PP)".

También ha dicho que la reacción de "último minuto" del PSOE en lo relativo al desmontaje de la reforma laboral, después de que los trabajos hayan ido avanzando durante más de año y medio, refleja la "preocupación" de este partido por el "liderazgo" que ejerce Díaz. 

Y ha trasladado al PSOE que debe "reflexionar" porque "no puede pretender hacer lo mismo que el PP hace en Europa", que se "pasea" para negociar a la "baja" las políticas que necesita España. Y es que ha reprochado a su socio de coalición que utilice a la UE para "mentir, "meter miedo" y "decir aquí lo que realmente quiere hacer". De esta forma, ha exigido a los socialistas y a Calviño que aclaren si quieren "doblarse" a los intereses de la patronal. Por último, ha concluido: "Basta de tomar el pelo a la gente".

Los sindicatos piden no dar marcha atrás en la negociación

Las discrepancias en el Gobierno de coalición están causando preocupación entre los sindicatos. El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha advertido que no aceptará como "preliminares" las negociaciones sobre la reforma laboral llevadas a cabo hasta ahora, sino como un punto de partida, y ha rechazado cualquier "derecho de veto" de la patronal CEOE.

"Me preocupa que perdamos un tiempo valioso sin avanzar más en la negociación por razones que no son fáciles de entender", ha subrayado en declaraciones a los periodistas, para pedir a continuación al Ejecutivo que "decida quien representa al Gobierno porque la negociación es con el Gobierno".

También el secretario general de CC.OO., Unai Sordo, ha advertido de que, si el Gobierno da "derecho de veto" a CEOE en la reforma laboral y se "desdice" de los compromisos trasladados en la Mesa de negociación, no habrá acuerdo con su sindicato.

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, Sordo ha dicho que "es evidente que la reforma laboral se negocia con el Ministerio de Trabajo y, en todo caso, tendrá que haber la coordinación que sea necesaria" dentro del Ejecutivo. No obstante, ha precisado que "otra cosa es si, desde alguna instancia, se están cuestionando los compromisos que el Gobierno ha ido trasladando a la mesa".

De este modo, ha señalado que, "si el problema es más de contenidos que ahora se pretenden modificar, la cosa se va a complicar notablemente: "CC.OO. no va a admitir que aspectos de la negociación colectiva ligados a la reforma laboral del PP en 2012 ahora se replanteen cuando es la tercera vez que los negociamos".

Noticias

anterior siguiente