Enlaces accesibilidad
Coronavirus

Los líderes de la UE preparan un 'certificado de vacunación' para el verano

Por
El 'certificado de vacunación' será una realidad en la UE en verano

La implantación de un 'certificado de vacunación' que permita a los ciudadanos europeos viajar a determinados lugares con restricciones a causa de la pandemia será una realidad en la Unión Europea (UE) este verano, tal como han acordado los Jefes de Estado y de Gobierno este jueves después de semanas de discrepancias en torno a su utilización y del que España ha sido una firme defensora.

"El qué se puede hacer con ese certificado se tendrá que decidir en cada país. A nivel europeo, debemos utilizarlo para asegurar el funcionamiento del mercado único", ha señalado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, quien ha marcado un periodo de tres meses para definir las condiciones técnicas de este nuevo sistema. "Los Estados miembros tendrán que avanzar rápido con la implementación si queremos tener este certificado para verano", ha apostillado.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, por su parte, ha destacado que "se ha dado un paso adelante hacia la convergencia en este tema, pero aún hay cuestiones por solucionar". Entre ellas, ha alertado sobre "preocupaciones legítimas en cuanto a un riesgo de discriminación", esto es, que el certificado otorgue a las personas vacunadas derechos que no tienen las que no han recibido la inmunización, si bien espera "entre ahora y marzo" tener algún progreso en este sentido.

Con un acuerdo ya cerrado sobre los datos que debería contener este certificado (como si ha recibido o no la vacuna o cuál le ha sido suministrada), queda ahora pendiente decidir si este documento incluiría también información sobre si recientemente se ha obtenido un resultado negativo en un test PCR o si se poseen anticuerpos tras haber superado la enfermedad. Mientras que los datos sanitarios "sensibles" de los ciudadanos se los quedarán los Estados miembros, ha destacado Von der Leyen. 

España, una de las economías más afectadas de la UE por el paso de la pandemia por su dependencia del turismo, se ha mostrado durante estas últimas semanas como una firme defensora de la implantanción de este mecanismo, una idea impulsada por el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis. Fuentes del Ejecutivo han señalado a RTVE que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido durante el Consejo que estos certificados "son una herramienta válida y útil", en cuyo desarrollo hay que seguir trabajando de manera conjunta "para evitar que cada país elabore su propia fórmula, prevenir situaciones injustas y garantizar la protección de los datos personales".

En la misma línea se ha posicionado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quien cree que "es importante desarrollar el planteamiento a nivel europeo porque, de lo contrario, va a ver limitaciones individuales". En este sentido, la Comisión está dispuesta a ejercer una labor de coordinación en estándares comunes, como ya hizo con las aplicaciones de rastreo del coronavirus, y crear un sistema que conecte las soluciones que aplique cada país para que toda la información sea interoperativa.

El pasaporte sanitario, clave para restaurar el turismo

A favor de este certificado se habían mostrado de forma decidida otros países del sur de Europa ya que, como grandes receptores de turistas, ven en ese documento una vía para ir recuperando de forma paulatina las visitas perdidas a causa de la pandemia. Por el contrario, otros países eran más reticentes como Alemania, Francia, Bélgica, Holanda o Luxemburgo.

Tras el acuerdo, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha pedido "unidad y coordinación" en la Unión Europea en su puesta en marcha, ya que ese documento "no puede dar derechos específicos" a las personas vacunadas. La canciller alemana, Angela Merkel, por su parte, ha asegurado que no sólo las personas con pasaporte podrán viajar y que este sistema se convertirá en una opción "complementaria" más para permitir los viajes internacionales en condiciones de seguridad a la vez que se controla la propagación del coronavirus.

Aumentar la capacidad de producción de vacunas

Otra de las cuestiones a debate en el Consejo Europeo extraordinario de este jueves, que se ha celebrado de forma telemática, ha sido la necesidad de intensificar los esfuerzos para acelerar el suministro de vacunas. Lo cierto es que la Unión Europea está preocupada por los retrasos en las entregas de las vacunas, especialmente en el caso de la farmacéutica AstraZeneca. No obstante, la compañía cree que podrá ponerse al día con las entregas de vacunas a la UE en el segundo trimestre del año.

Los Veintisiete han considerado que es “urgente” que se garantice y aumente la capacidad de producción y también que se acelere la autorización de nuevas vacunas, ya que la lentitud en la vacunación, además de las nuevas variantes, está haciendo que no se puedan flexibilizar las restricciones y, por ende, que continúe el desplome de las economías, especialmente en los países que más dependen de sectores como el turismo o la restauración como España.

Es un objetivo que creo que podemos alcanzar

El objetivo es lograr vacunar al 70 % de la población adulta al final del verano, si bien ahora están inmunizados menos del 2,5 % del total de europeos. En este sentido, la presidenta de la Comisión Europea se ha mostrado confiada en lograr la meta marcada. "Tenemos confianza en poder tener al final de verano a un 70 % de población adulta vacunada, unos 255 millones de personas. Es un objetivo que creo que podemos alcanzar", ha destacado.

La UE, preocupada por los retrasos en las vacunas y los cierres internos

Este mismo martes, Sánchez y sus homólogos de Dinamarca, Bélgica, Polonia y Lituania abogaron por aumentar la capacidad para producir vacunas en la Unión Europea tras los retrasos registrados en el inicio de las campañas de inmunización contra la COVID-19. “Nuestro mensaje clave hoy es que necesitamos integrar y dirigir estratégicamente nuestra cadena de valor para impulsar nuestra capacidad de producción de vacunas en Europa”, señalaban en la misiva, donde también consideraron que las instalaciones de producción existentes tendrán que ser adaptadas y deberán construirse otras nuevas.

Se mantienen las restricciones a los viajes no esenciales

Otro punto delicado para los Veintisiete son las restricciones fronterizas que han impuesto algunos países: el más extremo Bélgica, que ha prohibido entradas y salidas al país salvo excepciones muy justificadas. Por el momento, los líderes de la UE han decidido mantener las restricciones a los viajes no esenciales y han insistido en que se haga de manera coordinada y proporcionada.

La situación epidemiológica sigue siendo grave

“La situación epidemiológica sigue siendo grave y las nuevas variantes plantean desafíos adicionales. Por tanto, debemos mantener estrictas restricciones al tiempo que intensificamos los esfuerzos para acelerar el suministro de vacunas”, han señalado los miembros del Consejo Europeo en sus conclusiones.

Además, los jefes de Estado y de Gobierno han acordado pedir a la Comisión Europea que elabore un informe con las principales conclusiones obtenidas de la gestión de la pandemia y que sea presentado en junio de 2021, de forma que la UE pueda mejorar en su coordinación y preparación de cara a futuras crisis sanitarias.

Según Michel, la situación en la que nos encontramos "es complicada" y las próximas semanas respecto a la vacunación también lo serán. No obstante, ha querido mandar un mensaje de "esperanza y optimismo". "Tenemos los medios, los recursos y la capacidad para hacer que en los próximos meses la UE tenga un papel importante para garantizar que podemos salir de esta crisis", ha sentenciado.

Noticias

anterior siguiente