Enlaces accesibilidad
Coronavirus

La OMS se opone a los pasaportes de vacunados contra la COVID-19 para poder viajar

Por
Un viajero, con maletas y mascarilla, llega al aeropuerto londinense de Heathrow, este viernes.
Un viajero, con maletas y mascarilla, llega al aeropuerto londinense de Heathrow, este viernes. DANIEL LEAL-OLIVAS / AFP

La Organización Mundial de la Salud se opone "por el momento" a que los países pidan certificados de vacunación contra la COVID-19 para poder viajar, porque "todavía existen demasiadas incógnitas sobre la eficacia de las vacunas para reducir la transmisión del virus y su disponibilidad es limitada". 

El Comité de Emergencias del organismo internacional se ha pronunciado en un comunicado, tras reunirse este jueves a petición del director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y ha recordado que estar vacunado "no debería eximir a los viajeros internacionales de cumplir otras medidas de reducción del riesgo de los viajes".

Además, la OMS ha aconsejado a los países que apliquen medidas "coordinadas y basadas en pruebas científicas" para viajar con seguridad y que compartan con la OMS las experiencias y las mejores prácticas aprendidas.

¿Un certificado a nivel europeo para "facilitarnos la vida"?

Este viernes, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha valorado que sería una "buena idea" contar con certificado mutuamente reconocido a nivel europeo que "facilitara la vida" a los ciudadanos que hayan sido ya vacunados contra el coronavirus, pero ha reconocido que llevarlo a cabo comportaría implicaciones políticas y jurídicas que los Veintisiete deben discutir y analizar primero. Así, no ha querido pronunciarse sobre los "derechos" que irían asociados a un documento de ese tipo. 

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, envió hace unos días una carta a Von der Leyen en la que defendía la idea de crear una suerte de pasaporte para las personas que se hayan vacunado contra el virus, con el objetivo de facilitar que pudieran viajar sin restricciones dentro de la Unión Europea.

El Gobierno español también se ha mostrado favorable a esta propuesta, que ahora rechaza la OMS, en un momento en el que los Estados miembros han impuesto distintas restricciones a los desplazamientos, como la exigencia de PCR negativa o cuarentenas. El tráfico aéreo de pasajeros en España se redujo en un 72,4% en 2020, según AENA.

La gestión del coronavirus y la estrategia de vacunación se debatirá en la próxima cumbre por videoconferencia de los jefes de Estado y de Gobierno europeos, el próximo jueves, 21 de enero. No obstante, todavía no se conoce la agenda concreta del encuentro ni si trataran este tema. 

La OMS pide más secuenciación genómica

En la reunión del Comité de Emergencias se han tratado también las variantes emergentes del SARS-CoV-2, que preocupan por la posibilidad de que sean transmisibles. Por ello, la OMS ha instado a los países a ampliar la secuenciación genómica, intercambiar más datos globalmente y colaborar científicamente. Para ello, ha avanzado que han comenzado a trabar en un sistema normalizado para nombrar nuevas cepas, que evite los marcadores geográficos. 

Este jueves, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, apuntaba que España es el país de la Unión Europea que más secuencias "pone a disposición de las bibliotecas internacionales", aunque se mantiene muy por debajo del 10% de casos secuenciados que alcanza Reino Unido. Nuestro país lidera en la UE secuenciando el 0,5% de los casos de coronavirus y no todos con la calidad que exigen las bibliotecas internacionales, concretó. 

Finalmente, el comité de la OMS ha vuelto a insistir en la necesidad de un acceso equitativo a las vacunas en todo  el mundo, a través del Servicio COVAX. El organismo de Naciones Unidas puso en marcha este programa para garantizar que los fármacos lleguen a todos los países y mejorar la transferencia de tecnología para aumentar la capacidad de producción mundial.

Para poder cumplir con su propósito, los expertos han alentado a las farmacéuticas que fabrican las vacunas a que proporcionen rápidamente a la OMS todos los datos sobre seguridad y eficacia para poder incluirlos en la lista para usos de emergencias. "La falta de esos datos es un obstáculo para garantizar el suministro oportuno y equitativo de vacunas a nivel mundial", han señalado.

Noticias

anterior siguiente