Enlaces accesibilidad
Coronavirus

El mapa mundial del coronavirus: 94,5 millones de casos y más de dos millones de muertos en todo el mundo

Por

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad COVID-19, avanza por todo el planeta sumando más de dos millones de fallecidos y más de 94,5 millones personas infectadas.

El país más afectado es Estados Unidos, con más de 23,7 millones de contagios y por encima de los 395.000 fallecimientos, seguido de India, que supera los 10,5 millones de casos y las 152.000 muertes, y de Brasil, que rebasa los 8,4 millones de diagnosticados y acumula más de 209.000 decesos. Por detrás, se encuentran Rusia y Reino Unido, que superan los 3 millones de contagios. Francia, Turquía, Italia, España y Alemania, por su parteya rebasan los dos millones. En Europa, superan también el millón de casos Polonia y Ucrania. En el resto del mundo, también rebasan esa cifra Argentina, Colombia, México, Irán, Perú y Sudáfrica.

Como resultado de la expansión del virus, más de la mitad de la población mundial ha sido sometida a algún tipo de confinamiento, se ha impuesto el distanciamiento social y los desplazamientos han quedado paralizados, al igual que la actividad económica, provocando una grave recesión por todo el planeta. Una situación que ha vuelto a suceder en la segunda gran oleada global de este otoño en el hemisferio norte mientras se teme la llegada de una tercera ola tras la Navidad.

El foco principal de la pandemia vuelve a situarse en Europa, que ya supera los 649.000 muertos y afronta 2021 con la amenaza de una tercera ola en el horizonte. Así, se repiten las severas restricciones, recurriendo de nuevo a los confinamientos domiciliarios o al toque de queda como medida para frenar los contagios. En América, donde los contagios siguen creciendo y los fallecidos ya superan los 963.000, el país que más preocupa es Estados Unidos.

Europa

España (2.252.164 casos, 53.314 muertes). Los primeros casos se detectaron en febrero. El virus se extendió en cuestión de semanas, lo que llevó al Gobierno a decretar el estado de alarma de marzo a junio y confinar a toda la población. Tras un proceso de desconfinamiento por fasesel país entró el 21 de junio en la denominada nueva normalidad, que recuperó la libertad de movimientos y abrió las fronteras. Desde entonces, el crecimiento de los contagios se aceleró y el territorio se convirtió en uno de los que más contagios acumuló de la UE. Tras restricciones y confinamientos localizados, el Gobierno aprobó un nuevo estado de alarma que, además de imponer el toque de queda, daba a las comunidades el marco jurídico para tomar medidas más duras, como confinamientos perimetrales en municipios y regiones. La segunda ola de contagios se doblegó en noviembre, y el país -que superó los 50.000 fallecidos el 28 de diciembre- afronta una tercera ola tras la relajación de las restricciones por las celebraciones navideñas. 

Francia es el segundo país de Europa con más casos con coronavirus y el quinto del mundo con más de 2,8 millones de casos y más de 70.000 fallecidos. Tras decretar en octubre un nuevo confinamiento en todo el país, una vez que ha considerado superado el pico de esta segunda ola, Francia comienza su desescalada, con el objetivo de terminar el confinamiento domiciliario el 15 de diciembre. Sin embargo, el Ejecutivo asume que está lejos de su objetivo de reducir los contagios diarios y ha dado marcha atrás en algunas medidas de la desescalada del confinamiento. Salas de espectáculos y museos tendrán que esperar a enero para reabrir, el toque de queda nocturno se adelanta una hora, a partir de las 20:00 horas, y esta restricción se extenderá también a la Nochevieja para evitar los encuentros por esta celebración.

El Reino Unido es segundo país de Europa con mayor número de fallecidos y el sexto del mundo. Se han registrado más de 88.000 muertes y más de 3,3 millones de contagiados, entre ellos el príncipe Carlos, que superó la enfermedad, y Boris Johnson, que estuvo ingresado en una unidad de cuidados intensivos. Reino Unido se ha convertido en el primer país del mundo en aprobar la vacuna de Pfizer y BioNtech y la de Oxford/AstraZeneca para inmunizar a su población. El país ha decretado la máxima alerta en Londres tras detectar una nueva variante de la COVID-19 que se propaga con gran rapidez por la capital y el sur de Inglaterra, por lo que tienen que aplicar el nivel máximo de restricciones y cerrar bares y restaurantes salvo para entregas a domicilio. Tampoco podrá haber ningún tipo de reunión social bajo techo y que sólo se permitirán encuentros entre gente de diferentes hogares en el exterior, y con un máximo de seis personas. En Gibraltar, el Gobierno regional decretó el cierre perimetral el 2 de enero y durante 14 días ante el aumento de casos. 

Italia, con más de 2,3 millones de casos y más de 81.000 muertes, fue el epicentro inicial de la pandemia en Europa, es ahora el país del continente con más víctimas mortales con coronavirus y el quinto del mundo. El Gobierno italiano paralizó toda la actividad, a excepción de la esencial, durante dos meses y prohibió hasta junio la entrada y salida del país, antes de dar por controlada la epidemia. El Ejecutivo de Giuseppe Conte ha ampliado el estado de emergencia hasta el 31 de enero de 2021, de modo que el país cumplirá un año exacto en esta situación. Sus restricciones para la navidad incluyen el toque de queda a las 22.00 locales y el confinamiento nacional en los días festivos de la Navidad para evitar una eventual tercera oleada en enero.

Alemania ha superado los 46.000 muertos con dos millones de positivos de COVID-19. Ante el aumento de contagios, la canciller alemana, Angela Merkel, y los gobiernos regionales acordaron en noviembre el cierre de bares y restaurantes, así como el ocio, la oferta cultural y el deporte aficionado en espacios cerrados. Sin embargo, la situación no mejoró y, tras acordarlo con los Länder, Merkel ordenó el cierre de los centros educativos y el comercio no esencial hasta el 10 de enero. El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, ha instado a los ciudadanos a actuar "en consecuencia" para contener la propagación del coronavirus.

Rusia ha dado cuenta de más de 3,5 millones de contagios, lo que le convierte en el primero con más casos de Europa, por delante de Francia, y en el cuarto del mundo. Además, ha reportado más de 64.000 muertes, una de las tasas más bajas de letalidad del virus, lo que ha llevado a que la Organización Mundial de la Salud cuestione sus cifras. De hecho, según Rosstat, la agencia estatal de estadísticas, la mortalidad ha aumentado en los últimos meses, con noviembre a la cabeza con más de un 55 %. Según el organismo, en ese mes murieron 35.645 infectados con coronavirus, algo de lo que se defiende el gobierno de Vladímir Putin, afirmando que en sus balances solo incluyen los fallecidos con causa directa de la enfermedad.

Turquía, donde los casos superan ya los 2,3 millones y se han registrado más de 23.000 muertes, ha ascendido de repente hasta ser el octavo país del mundo con más contagios, una vez que se incluyó en su balance a los casos asintomáticos, que no se habían contabilizado nunca antes. Médicos turcos han criticado la opacidad de su gobierno en los planes de inmunización masiva que quiere poner en marcha en las próximas semanas con una vacuna china que no ha completado todavía los últimos ensayos sobre su eficacia.

En el resto de Europa, la expansión de la pandemia es relativamente elevada en Polonia y Ucrania, que han superado millón de casos; en Países Bajos, que ha ordenado un confinamiento estricto de cinco semanas, con más de 919.000 contagios; así como en República Checa y Bélgica. Este país es, además, el territorio con más de un millón de habitantes con la tasa de fallecidos más alta del mundo, con 178,01 muertos por cada 100.000 habitantes frente a los 112,36 de España, que llegó a ser segundo, pero que ahora es el decimotercero en este ránking por detrás de Eslovenia, Italia, República Checa, Bosnia y Herzegovina, Reino Unido, Macedonia del Norte, Perú, Bulgaria, Estados Unidos, Moldavia y Hungría.

América

Estados Unidos es el país más afectado del mundo, con más de 23,7 millones de contagios y más de 395.000 muertes. La Administración Trump, que declaró la emergencia nacional y llegó a suprimir temporalmente los permisos de residencia y determinados visados para trabajadores extranjeros, emitió mensajes confusos y contradictorios sobre la pandemia. La enfermedad también ha marcado las elecciones en el país, con el propio Trump, su mujer y personas de su entorno contagiados. A mediados de diciembre, EE.UU. comenzó a suministrar las primeras vacunas con el objetivo de que los ciudadanos que lo deseen puedan estar inmunizados para medidados de 2021.

La situación es menos grave en Canadá, que supera los 706.000 casos y lamenta más de 17.800 muertes. El 85 % de las ocurridas en la primera ola estaban vinculadas a residencias de ancianos. Desde el 26 de diciembre, la provincia de Ontario ha decretado un estricto confinamiento para intentar reducir el número de infecciones y evitar el colapso de los hospitales, informa Efe. Canadá ya ha autorizado el uso de las vacunas de Pfizer y Moderna y ha iniciado la vacunación de la población más vulnerable con esos dos sueros

La COVID-19 también se ha propagado por América Latina, que registra más de la mitad de los contagios del continente americano.

Brasil es el más afectado de la región, el tercer país del mundo con más casos y el segundo con más muertes; tanto es así que puntualmente ha llegado a superar a Estados Unidos en el número de decesos diarios y es el tercero del planeta en superar los siete millones de casos. Su presidente, Jair Bolsonaro, que dio positivo en coronavirus, ha optado por minimizar los efectos de la pandemia, en contra del criterio de sus colaboradores, algunos de los cuales han dimitido. 

Países como Colombia y Argentina apostaron desde el principio por un aislamiento social obligatorio y generalizado, pero eso no ha evitado que Colombia, que impuso restricciones desde el 25 de marzo, aún siga en el pico de la pandemia con cifras de contagios y muertes muy elevadas, ya por encima de los 1,8 millones de casos, mientras que Argentina suma más de 1,7.

Además, la rápida propagación del virus en Chile, Perú, Colombia, Panamá o Bolivia está desbordando los sistemas sanitarios del continente. Con más de 140.000 muertos, México, que ya ha superado el millón y medio de contagios, es el cuarto país del mundo por número de fallecidos con COVID-19, y se han encendido las alarmas por un sistema de salud agotado y una economía enferma, todo ello azuzado por un controvertido discurso desde el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que no lleva mascarilla y, lejos de hacer autocrítica, señala a otros países para comparar su gestión. 

Por su parte, Perú es el país americano de más de un millón de habitantes con la tasa de mortalidad más alta, tiene más de 38.000 muertos y más de un millón de contagios.

La COVID-19 es también una amenaza en Chile, uno de los países del mundo con más contagios, pese a tener solo 19 millones de habitantes. El Gobierno tuvo que declarar una cuarentena en la capital, que fue el epicentro de la pandemia durante meses. Entre septiembre y diciembre, la pandemia ha experimentado un retroceso, pero en las últimas semanas se acerca a cifras de contagios de junio y julio, cuando estuvo al borde del colapso sanitario, informa Efe. El estado de excepción por catástrofe se mantendrá hasta marzo con toque de queda entre las 22.00 y las 5.00 horas.

Asia

China, el país epicentro del brote, especialmente en la provincia de Hubei y la ciudad de Wuhan, parece haber contenido la enfermedad y ha comenzado a detectar más casos importados que de contagio local, lo que ha llevado a las autoridades a prohibir la entrada de extranjeros.

El país más golpeado por la pandemia en Asia es India, el segundo más poblado del mundo, que no ha podido evitar la expansión del SARS-CoV-2. La epidemia supera los 10,5 millones de contagios, lo que lo convierte en el segundo país con más casos del mundo, con más de 152.000 fallecidos, una mortalidad relativamente baja en un país de 1.300 millones de habitantes.

India, nuevo epicentro de la pandemia en Asia

Irán también está sufriendo el embate de la pandemia y es uno de los países del mundo que ha sufrido una tercera ola de la enfermedad. Indonesia, Irak, Bangladesh y Filipinas son también países con elevadas cifras de contagios. Sin embargo, la mayor incidencia de la COVID-19 en relación con la población en este continente se encuentra en cuatro pequeños países: Georgia, Armenia, Qatar e Israel, país que comenzó el 27 de diciembre su tercer confinamiento.

En Corea del Sur, la enfermedad tuvo gran incidencia inicial en febrero, pero logró contener la propagación a mediados de marzo y ahora es un ejemplo mundial de actuación temprana ante una crisis que abordó con una estrategia basada en la eficiencia tecnológica para vigilar el virus. A pesar de ello, posteriormente ha tenido que enfrentarse a varios brotes y teme una tercera ola.

Corea del Sur y Japón endurecen las restricciones ante una posible tercera ola de COVID-19

Japón detectó los primeros casos en el crucero Diamond Princess. El país se vio obligado a aplazar a 2021 los Juegos Olímpicos que iba a acoger Tokio este verano, aunque hay expertos que advierten de que ese plazo de un año no sea suficiente si no se desarrolla antes una vacuna contra la COVID-19. 

África

África, el último continente al que llegó el coranavirus, ha superado los 3,2 millones de contagios desde que Egipto reportó el primer enfermo, pero el registro de casos no se ha disparado como en otras áreas del mundo. Los fallecidos, por su parte, superan los 78.000.

Los pronósticos auguraban cifras catastróficas en África, el segundo continente más poblado, con abarrotadas ciudades, escasez de agua y pocas medidas higiénicas. La verdadera incidencia de la COVID-19 continúa siendo un enigma, pues se efectúan muchos menos test, poco más de 20 millones hasta mediados de noviembre para una población de 1.300 millones de personas donde consta que hay muchos asintomáticos.

Con todo, África parece haber escapado de momento al impacto catastrófico del coronavirus en otras zonas del mundo como Europa o América. Muchos expertos atribuyen esa circunstancia a factores como su joven población, su experiencia en epidemias previas (ébola y malaria, por ejemplo), su menor interconexión y la posibilidad de que goce de cierta inmunidad de otras cepas de coronavirus.

Sin embargo, las autoridades se muestran preocupadas porque muchos países no hacen cumplir las medidas de salud pública, como el uso de las mascarillas. África se prepara para una segunda ola de la enfermedad, consciente de que la vacuna tardará en llegar al continente y que las condiciones de almacenamiento y la distribución serán un gran desafío para el continente.

África, el continente que esquiva el coronavirus

A la cabeza de los contagios se encuentra Sudáfrica, que ha rebasado los 1,3 millones de casos y que por ahora computa más de 36.000 muertes. En las semanas en las que atravesó sus máximos epidémicos (entre junio y agosto), el país no solo llegó a acumular más de la mitad de todos los contagios registrados en África, sino que llegó a ser la quinta nación con más casos positivos del mundo. Su presidente, Cyril Ramaphosa, ha endurecido las restricciones -que incluyen toque de queda nocturno entre las 21:00 y las 6.00 horas- y ha vuelto a prohibir la venta de bebidas alcohólicas.

El virus también está infectado a numerosa población en Marruecos, que supera los 458.000 casos; en Túnez, donde computa más de 177.000 casos; y en Egipto, Etiopía, Libia, Argelia, Kenia, Nigeria y Ghana. Los cinco países con más casos concentran los dos tercios del total.

Oceanía

Australia, que ha registrado 28.000 contagios y poco más de 900 muertes, se vio obligada a imponer restricciones en verano tras controlar durante varios meses la expansión del coronavirus. Un rebrote en Melbourne entre junio y noviembre volvió a poner en dificultades a un país que había ejercido un efectivo control sobre la transmisión de la pandemia.

Nueva Zelanda, que impuso un confinamiento muy estricto declaró el país libre de coronavirus el 8 de junio y lo ha vuelto a conseguir en diciembre tras controlar sus brotes activos. A pesar de ello y con más de 2.200 contagios y solo 25 fallecimientos, el país mantiene cerradas las fronteras e incluso impuso el aislamiento en Auckland, la región más poblada del país, a mediados de agosto. Este país aceptó crear una burbuja de viajes con Australia en el primer trimestre de 2021, después de que ambos países cerraran en marzo sus fronteras.

Metodología y fuentes

Para la elaboración de esta información utilizamos los datos del Centro de Ciencias e Ingeniería de la Universidad John Hopkins de Estados Unidos, ministerios de Sanidad oficiales y la Organización Mundial de la Salud. En el caso de España, acudimos al ministerio de Sanidad y a los departamentos de Sanidad de las comunidades autónomas. Para Italia, la fuente principal es Protección Civil y para Francia, el Ministerio de Asuntos Sociales y de la Salud.

Empleamos la definición de países fijada por Naciones Unidas: 193 países, Palestina y el Vaticano. Para elaborar una información más completa geográficamente, este mapa muestra datos por territorios de ultramar y otras áreas del mundo.

Noticias

anterior siguiente