Enlaces accesibilidad
COVID-19

Europa se aproxima a un segundo confinamiento en medio de una nueva oleada de contagios

Por
Europa se aproxima a un segundo confinamiento
Pasajeros en un autobús en Roma, Italia, portando mascarilla. Yara Nardi/REUTERS

La segunda oleada de casos de COVID-19 arrastra al continente europeo a tomar nuevas medidas para frenar el avance de la enfermedad. Con varios países registrando récords históricos no vistos ni durante la primera etapa de la pandemia, los gobiernos aplican restricciones cada vez más estrictas que eviten uno de los peores escenarios posibles: el confinamiento.

Ante este escenario, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ve con preocupación esta nueva fase en Europa. Según su último informe, en la última semana ha registrado el mayor número de casos hasta la fecha con casi 700.000, lo que supone un 34 % que hace siete días. El Reino Unido, Francia, Rusia y España han sido los que más han condicionado este aumento, aportando el 51 % de los nuevos contagios. Sin embargo, para su director en el territorio, Hans Kluge, estos datos no implican que los países se encuentren en una "fase oscura" e insiste en que aún hay margen para actuar y doblegar la curva. Además, reconocía que el virus estaba provocando una menor mortalidad que en la primera ola.

No obstante, a pesar de las buenas intenciones, los esfuerzos a nivel europeo para colaborar entre los Estados miembros no han dado sus frutos. Hace unos días, el Consejo Europeo emitía un comunicado en el que anunciaba la creación de un 'semáforo COVID' para dividir a los países en función de su situación epidemiológica, sin imponer criterios comunes en el caso de que se aplicaran restricciones y sin validez jurídica. Así, cada uno ha optado por la mejor estrategia para enfrentarse al virus.

Territorios con récords no vistos en meses

La República Checa ha concentrado en los últimos días todas las miradas, ya que no deja de acumular cifras altísimas no vistas ni durante su período de confinamiento, con 5.000 de media en las jornadas previas. Desde finales de septiembre es el país con la tasa más elevada por casos por cada 100.000 habitantes, cuando hasta ese momento era España quien lideraba el ranking. Desde ese momento, ha superado también a Francia y a Reino Unido y alcanza los 53 positivos por cada 100.000.

En Francia, la situación comienza a ser preocupante. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha decretado para este sábado el toque de queda en nueve ciudades durante al menos un mes. Con esto, el mandatario pretende frenar la escalada de nuevos positivos que no han bajado, salvo en días puntuales, de los 10.000 al día. De hecho, el pasado 10 de octubre registraba su segunda cifra récord con 26.896 -este jueves ha anotado el más alto, con 30.621-, cerca de triplicar su peor registro durante la pandemia: 5.483, el 15 de abril.

Y en el Reino Unido, el primer ministro, Boris Johnson, anunció durante esta semana la distribución por tres zonas en función del nivel de riesgoDesde agosto, la nación se movía en torno a los 1.000 casos diarios pero, una vez que finalizó el verano y las escuelas reabrieron sus puertas los contagios se incrementaron hasta los 7.000, y fue a partir del 3 de octubre cuando pasaron a más de 10.000. Dos días después, los registros británicos apuntaron cerca de 23.000 positivos, aunque ello no ha impedido que los ciudadanos salgan a las calles a protestar por las medidas de contención.

España, por el momento, no ha decidido implementar medidas a nivel nacional, sino que las comunidades autónomas -con la excepción de la Comunidad de Madrid y el estado de alarma- han sido las encargadas de ir aplicando medidas en función de la evolución de la pandemia. Así, desde que el país entró en la 'nueva normalidad' se ha ido moviendo cada vez en números más altos hasta llegar al máximo de los 13.518 el pasado 20 de septiembre. Desde entonces, los casos no han bajado de los 6.000 diarios en las últimas semanas.

Países Bajos, por otro lado, ha sido la primera nación en ampararse al confinamiento después de registrar más de 40.000 nuevos casos en la última semana. El aislamiento, que es parcial, entró en vigor el pasado miércoles y durará durante al menos un mes. Su presidente, Mark Rutte, ha decretado esta medida después de pasar en septiembre de los 1.000 positivos diarios, números únicamente vistos en los meses de marzo y abril, a multiplicarlos por siete en apenas un mes.

Países con menos casos se preparan para contener los de las próximas semanas

En el caso de Alemania, su canciller, Angela Merkel, ha mantenido este jueves una reunión con los líderes de los Länder para acordar medidas en el caso de que la enfermedad se descontrole. Con los últimos datos aportados por el Robert Koch Institut, el país ha sumado 6.638 casos, la cifra más alta de toda la pandemia, superando el anterior registro con más contagios: el 28 de marzo, con 6.294. Así, se mantiene como uno de los territorios con menor incidencia del virus, así como de letalidad.

Italia, por su parte, parece haber sorteado, al menos parcialmente, la embestida de la segunda ola después de ser el epicentro de la primera. Con más de 365.000 casos, el país ha prolongado el estado de emergencia hasta el 31 de enero de 2021 y, día tras día, sus datos comienzan a ser peores que en los de jornadas previas. Los últimos indican 5.898 nuevas infecciones, aunque los expertos precisan que se han realizado más de 150.000 pruebas con una positividad cercana al 4,5 %, mientras que en meses anteriores los test eran algo más de 25.000 diarios.

Y en Portugal, el gobierno también ha decretado para toda la nación la fase de calamidad ante la mala situación epidemiológica que arrastra en las últimas jornadas, aunque muy alejada de España. Con 2.101 positivos este jueves, es su peor cifra hasta la fecha y el aumento proviene principalmente del norte del país, con cerca de la mitad de los contagios, seguido de cerca por la región de Lisboa, con más de 800.

Nuevas restricciones contra la COVID en Europa

Hungría, que cerró sus fronteras hace más de un mes y medio, experimenta una situación muy similar a la portuguesa. Durante la pasada primavera el país apenas llegaba a alcanzar las tres cifras de contagios diarios -su máximo fueron 210 el 10 de abril-. Sin embargo, unos días antes de aislarse del resto de naciones comenzaron a crecer sus números y desde entonces se mueve en torno a los 800 diarios, con su récord durante esta semana con 1.981.

Noticias

anterior siguiente