Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

​La cumbre extraordinaria de los 27 jefes de estado y de gobierno de la Unión Europea sobre la pandemia de COVID-19 puso de nuevo de relieve las fracturas que existen en el club comunitario entre los países del sur y los del norte. Analizamos las causas y las consecuencias de esta división con Gustavo PalomaresCatedrático Europeo "Jean Monnet", en políticas y cooperación de la UE y profesor de Relaciones Internacionales en la UNED. Hablamos además de la situación de la pandemia en el mundo, especialmente en Francia, en Estados Unidos y en el Reino Unido, y ponemos el foco en Uganda, para escuchar las recomendaciones -en música- del rapero y diputado de la oposición Bobi Wine. Entrevistamos además a Alfonso Armada, el presidente de Reporteros sin Fronteras en España, sobre la importancia de la libertad de prensa en tiempos de epidemia.

Tras seis horas de reunión, los 27 jefes de gobierno y de estado de la Unión Europea han acordado que no están de acuerdo en cómo afrontar la crisis del coronavirus. Los países comunitarios se citan dentro de 15 días para dar respuesta a los interrogantes que se han planteado durante la reunión, con dos bloques enfrentados: los países del sur y los del norte. Durante la cumbre, ha habido un bloqueo promovido por Italia y apoyado por España, según asegura el primer ministro italiano Giuseppe Conte, porque las primeras conclusiones eran "tímidas y poco ambiciosas"; los sureños piden eurobonos (o "coronabonos") para avalarse con más garantía en los mercados, mientras que los del norte rechazan la deuda común.

En el plazo de dos semanas que se han dado los estados europeos, los 27 han explicado en un comunicado que los ministros de finanzas buscarán respuestas a cómo afrontar la crisis y explorar el papel que debe jugar el Banco Europeo de Inversiones en ella. Además, han pedido a los presidentes del Consejo y la Comisión Europea que sondeen al resto de instituciones para tener un esbozo de un plan de acción o 'plan Marshall'.

Las ferias y congresos internacionales están en el punto de mira por la crisis del coronavirus. Reciben participantes de todo el mundo, muchos de ellos chinos y de países limítrofes. Algunas se han suspendido o aplazado, otras se mantienen aunque con más medidas de prevención. En Jerusalén, la OurCrowd Global Investor Summit sigue sus preparativos para abrir sus puertas este jueves. Es una de las mayores ferias de startups o empresas emergentes de todo el mundo y, aunque ha recibido algunas cancelaciones de empresas chinas, sí asistirán otras de Hong Kong, Singapur o Corea del Sur. Habrá mascarillas y geles para quienes quieran usarlos y el gobierno israelí mantiene las restricciones de llegadas de vuelos procedentes de China. En Ámsterdam se celebra la mayor feria del sector audiovisual con 52.000 asistentes y 1.300 expositores. Un 20% son empresas chinas y algunas compañías españolas que están allí explican que todo transcurre con normalidad.

En San Francisco, Samsung acaba de presentar sus últimas novedades extremando las medidas de higiene. Mientras en Singapur, se ha inaugurado la feria de aviación más importante de Asia con controles sanitarios excepcionales y la ausencia de grandes firmas, entre ellas 10 compañías chinas.

El Salón Internacional de Ginebra, feria de referencia del automóvil prevista para marzo, no ha recibido de momento ninguna cancelación y pasarelas como la de Nueva York están recibiendo menos compradores chinos. Sí se ha suspendido la feria internacional de Arte Basel de Hong Kong, que suele atraer casi 90.000 visitantes de todo el mundo.

La regulación para ayudar a morir que este martes comienza su tramitación en el Congreso es también objeto de debate en los países de nuestro entorno. Bélgica, Luxemburgo y Paises Bajos han sido pioneros en la despenalización de la eutanasia y otros están pendientes de regularla. En Italia existe el testamento vital y los cuidados paliativos que a veces están detrás de una aceleración del final de una vida, pero, legalmente, la eutanasia y la asistencia al suicidio siguen estando prohibidas y están castigadas en el código penal con hasta 12 años de cárcel.

Exploramos la Holanda de la paz y la justicia. La ciudad de Utrecht conserva la memoria del tratado homónimo, firmado hace más de tres siglos, mientras La Haya luce desde hace cien años su Palacio de la Paz, sede de la Corte Internacional de Justicia y la Corte Permanente de Arbitraje. Son dos ciudades a poco más de media hora en tren de Ámsterdam, repletas de encantos sólidos y líquidos. El agua fluye por los canales de Utrecht y, en su versión salada, acaricia la blanca playa del barrio hayense de Scheveningen. La dura piedra y el ladrillo, por su parte, se hacen nobles al formar parte de monumentos como la esbelta torre Dom o el acogedor parlamento de La Haya. Nuestro paseo lo guían Anne KamphuisRemco Dorr y Soraya Gabriel.

La policía de los Países Bajos informa de un apuñalamiento en el centro de La Haya.

Ataque con numerosos heridos por arma blanca. No se determina cuantos. Sí que -al menos- uno de ellos ha precisado traslado a un hospital. Los hechos han sucedido en una zona comercial y ya está acordonada.

En estos momentos, se busca a un hombre de entre 45 y 50 años

Una información de Javier Álvarez.

El medio ambiente es seguramente, con permiso de las cuestiones económicas, el asunto que más preocupa a los europeos, como lo confirman encuestas recientes. Los partidos verdes están en auge en casi toda la Unión Europea, con alguna excepción como España donde no acaba de surgir una fuerza de este tipo. El asunto del clima está en la agenda de todos los países, todos los gobiernos y todos los partidos de la Unión. Uno de los países europeos más desarrollados, Holanda, quiere dar ejemplo. Su gobierno, presidido por el liberal Mark Rutte, ha decidido prohibir circular a más de 100 por horas en todas sus carreteras. Una medida efectiva pero con muchos matices que nos revela Carlos Morales, profesor de Ingeniera de ICAÍ y coordinador del master en Medio Ambiente y Gestión Inteligente de la Energía.

Poco a poco se van renovando los principales cargos de los organismos europeos y este viernes le toca al Banco Central que, por primera vez en la historia, va a dirigir una mujer. Christine Lagarde comienza este viernes su mandato de ocho años, pero se ha anticipado en su nuevo rol para pedir a Alemania y a Holanda que inviertan más para ayudar al crecimiento económico en la zona euro, donde se avecina tormenta. Una época complicada para una "rara avis" en esto de las finanzas.

Por primera vez, una doctora ha sido juzgada en los Países Bajos por mala práxis en un caso de eutanasia. Ha sido absuelta, pero el jucio ha puesto en eviencia un asunto sin resolver: qué hacer con los enfermos con demencia avanzada que no pueden ratificar su consentimiento para que un médico les provoque la muerte.

En el caso juzgado, la mujer de 74 años tenía demencia severa, había solicitado la eutanasia si acababa internada -como así fue- y delegaba la última decisión en su familia, también de acuerdo con su voluntad.

Aprobada en 2002, la ley de eutanasia neerlandesa exige que la enfermedad sea irreversible, que el paciente esté en fase terminal o que su padecimiento sea insoportable. Además, obliga al médico a pedir un informe a otro facultativo y a dos si se trata de enfermos mentales, como hizo la doctora juzgada y ahora absuelta.

El Tribunal Supremo holandés ha fallado que sus cascos azules destinados en Srebrenica, en Bosnia, en 1995 solo podían garantizar en un 10 por ciento la supervivencia a 350 bosnios musulmanes refugiados en su base. Cuando les evacuaron les mataron las tropas serbobosnias. Los familiares solo podrán reclamar al Estado holandés un 10 por ciento de indemnización.