Enlaces accesibilidad

Coronavirus

El Gobierno anuncia que no habrá movilidad entre provincias o islas hasta que finalice la desescalada

Por
Pedro Sánchez: "Los viajes entre provincias solo se podrán realizar cuando se hayan completado las fases de desescalada y no antes"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que el proceso de desescalada será "gradual" y "asimétrico" entre los distintos territorios españoles, y que la unidad para articular las medidas será la provincia o isla.  Además, ha adelantado que "no habrá movilidad entre provincias o islas hasta que se alcance la 'nueva normalidad', salvo las contempladas como excepciones en el estado de alarma". A esta "nueva normalidad" se podría llegar a finales del mes de junio, aunque todo hace pensar que el proceso podría ser desigual entre los diferentes territorios.

De hecho, la fase de transición comenzará antes en algunas zonas de Canarias y Baleares que se encuentran en una situación casi óptima en cuanto a la transmisión potencial del virus. Se trata de las islas menores habitadas de los dos archipiélagos, que suman menos de 50.000 habitantes entre las cuatro: Formentera, La Gomera, El Hierro y La Graciosa. Todas ellas, el próximo 4 de mayo comenzarán directamente en la fase 1, mientras que el resto del país lo hará en la fase 0 y no alcanzará la fase 1 hasta el 11 de mayo.

Así, el plan de desescalada [.pdf] del estado de alarma arrancará el próximo 4 de mayo, y se llevará a cabo en cuatro fases (0, 1, 2 y 3) de quince días cada una, hasta finales de junio en el mejor de los casos. Los plazos de 15 días están marcados por el tiempo máximo de incubación del virus, y el paso de una fase a otra por parte de cada provincia o isla estará determinado por el cumplimiento de los marcadores epidemiológicos establecidos por el Ministerio de Sanidad.

Cada fases de la desescalada durará dos semanas



El objetivo es que en un mínimo de seis semanas y un máximo de ocho todo el país pueda alcanzar la "nueva normalidad", algo que podría suceder antes del mes de julio, siempre que no haya repuntes significativos de la epidemia.

En este tiempo la movilidad entre provincias estará restringida, salvo para circunstancias excepcionales, hasta el término del proceso.  Dentro de la provincia se permitirá una mayor movilidad, como por ejemplo para acudir a una terraza en determinadas condiciones que garanticen la salud pública, pero no para visitar a amigos o familiares en sus domicilios.

Sí que se permitirán desplazamientos a segundas residencias cuando estas estén dentro de la misma provincia a partir de la fase 2, pero no será hasta la fase 3, la última, cuando se flexibilizará la movilidad general dentro de las provincias, aunque se recomendará el uso de la mascarilla fuera del hogar y en los transportes públicos, y siempre manteniendo estrictas condiciones de separación entre las personas.

Este proceso hacia la "nueva normalidad" comenzará antes en algunos territorios insulares de Canarias y Baleares, que se encuentran en una situación muy favorable para empezar a plantearse la fase de transición. Es el caso de las islas menores habitadas de los dos archipiélagos, que suman menos de 50.000 habitantes entre las cuatro: Formentera, La Graciosa, La Gomera y el Hierro.

Los funerales y velatorios constituirán una excepción en cuanto a movilidad interprovincial se refiere. El Gobierno permitirá la celebración de velatorios "bajo determinadas circunstancias" a partir de la fase 1 de desescalada en todas las provincias que cumplan los requisitos de Sanidad. "Si ha fallecido un familiar que vivía en Cáceres y usted reside en Badajoz, se puede desplazar para acompañar a los familiares, por ejemplo", ha explicado el presidente del Gobierno.

Líneas maestras de la desescalada

El Consejo de Ministros celebrado este martes ha aprobado las líneas maestras y las primeras medidas para la desescalada, cuyo objetivo final es "recuperar la vida cotidiana y la actividad económica sin poner en riesgo la salud colectiva".

En la última Conferencia de Presidentes, Pedro Sánchez ya explicó a los líderes regionales que el desconfinamiento se iría levantando por provincias, aunque algunas autonomías pidieron que se hiciese por áreas de salud. El Gobierno central ha mantenido que la unidad básica será la provincia o la isla, y destaca que será una transición "coordinada" por el Ministerio de Sanidad, quien decidirá los pasos que hay que dar, aunque "trabajando codo con codo con todas las administraciones autonómicas, provinciales y locales".

Tal y como ha justificado Sánchez, la desescalada será asimétrica y a diferentes velocidades porque "la pandemia ha golpeado de manera desigual a nuestro país" y, por tanto, "la diversidad geográfica y poblacional desaconsejan una desescalada homogénea". El presidente ha matizado que "cabrán excepciones a la unidad territorial de la provincia".

"A diferencia de lo que ha sucedido durante el confinamiento general, en la desescalada no avanzaremos todos a la misma velocidad, pero sí lo vamos a hacer con las mismas reglas", ha indicado el presidente del Gobierno. Cada semana, ha dicho, se medirán los avances en cada territorio, y "antes de seguir avanzando" en las distintas fases se consolidarán "los pasos anteriores".

Noticias

anterior siguiente