Enlaces accesibilidad

La Alianza del Pacífico elimina los aranceles para el 92% de sus productos

  • El 8% restante, más sensible, se negociará en un plazo máximo de 17 años
  • Es la primera adenda al Acuerdo Marco que dio vida a la Alianza del Pacífico 
  • El protocolo ha sido suscrito por Colombia, Chile, México y Perú

Por
La Alianza del Pacífico elimina los aranceles para el 92% de sus productos

Los presidentes de los países miembros de la Alianza del Pacífico han firmado en la ciudad colombiana de Cartagena el Protocolo Adicional para la liberalización de bienes, servicios e inversiones entre los Estados miembros, un acuerdo que elimina aranceles para el 92% de los bienes y servicios que se comercializan entre los cuatro países miembros. De este modo, la Alianza se consolida como una zona de libre comercio casi absoluto que además pretende blindarse ante la volatilidad de la economía mundial.

Esta decisión amplía en un 2% las pretensiones anunciadas por la Alianza en mayo. El 8 % restante, que incluye productos agrícolas "sensibles" estará sujeto a una negociación que se espera culminar en un plazo máximo de 17 años y en la cual no está incluido el azúcar por petición de varios miembros.

El protocolo ha sido suscrito por los mandatarios de Colombia, Juan Manuel Santos; Chile, Sebastián Piñera; México, Enrique Peña Nieto, y Perú, Ollanta Humala, en el acto con el que se ha clausurado la VIII Cumbre de la Alianza del Pacífico. Juntos, estos cuatro países son la octava potencia mundial que controla el 50% del mercado de latinoamérica y el 35% del PIB de la región. 

Esta decisión es la primera adicional al Acuerdo Marco que dio vida a la Alianza del Pacífico, suscrito el 6 de junio de 2012 en la Cumbre de Cerro Paranal (Chile).

“Una región más productiva y más competitiva”

Santos, anfitrión y presidente temporal del mecanismo, ha considerado que con esta apertura casi total de un mercado de unos 212 millones de consumidores, la Alianza del Pacífico ya está "muy fortalecida para enfrentar los vaivenes y las tormentas normales de los ciclos económicos. 

Según la declaración final, "este protocolo también proveerá estabilidad y seguridad jurídica en materia comercial, a través de la facilitación del comercio, la simplificación de las operaciones aduaneras, la eliminación de obstáculos técnicos injustificados y la protección de la salud humana, animal y vegetal".

Asimismo, facilita el acceso a los mercados de compras públicas de los cuatro países signatarios y disciplinas modernas en materia de servicios profesionales, financieros, marítimos, telecomunicaciones y comercio electrónico para lograr "una mayor integración en cadenas regionales de valor que harán más competitiva a la región.

"Es un esfuerzo grande, un proyecto ambicioso, pero falta lo más difícil, que es aplicarlo y que se institucionalice", ha advertido Humala, que considera que este protocolo comercial debe ser ahora sometido a los trámites parlamentarios y jurídicos de cada país miembro. Una vez cumplidos esos requisitos, la liberalización del comercio de la Alianza del Pacífico entrará en vigor inmediatamente.

La Alianza empieza a dar sus frutos

"Éste es un paso inédito que se está dando en la región y que ha despertado el interés y la curiosidad de la comunidad internacional, por eso hay un número muy importante de países que están acreditados como observadores y otros que están solicitando su adhesión", ha explicado por su parte Humala.

Para el presidente anfitrión, Juan Manuel Santos, la firma de este protocolo "se traduce en el fondo en más inversión, más competitividad y por consiguiente más empleo, empleo de buena calidad". 

Tras 19 meses y ocho cumbres celebradas, esta medida, que se ha redactado de forma adicional al Mandato Marco del acuerdo, es considerada por los líderes de los cuatro países como una muestra de que la Alianza comienza a ofrecer resultados. Mientras que para Peña Nieto se trata del "mecanismo de integración más innovador que México haya suscrito en los últimos años", para el presidente chileno, este acuerdo muestra que la Alianza "ha rendido frutos" que van "en beneficio de la calidad de vida" de los pueblos que la conforman. Según Piñera, este periodo de colaboración ha servido para fomentar “una comunidad de principios" en la que tiene especial peso "el valor de la libertad, de la democracia, del Estado de derecho" y también "la innovación y el emprendimento".

Costa Rica, a pocos pasos de beneficiarse del acuerdo

Hay que tener en cuenta que los beneficios de este espacio de libre comercio están reservados para los países miembros, una lista de cuatro en la que pronto se integrará un nuevo país. Costa Rica ha firmado este lunes la declaración sobre el proceso de adhesión, un tratado que le sitúa más cerca de la incorporación a la alianza. 

"Para nosotros esta alianza significa una nueva plataforma en la evolución de nuestro comercio", ha dicho la presidenta costaricense Laura Chinchilla al calificar este modelo de integración como "la forma más inteligente" de proyectar el desarrollo económico y social.

Chinchilla está próxima a concluir su mandato, que entregará el 8 de mayo al vencedor en la segunda vuelta electoral del 6 de abril, pero el cambio de Gobierno no alterará la adhesión de Costa Rica a la Alianza del Pacífico. Tampoco se quebrantará el compromiso de Chile, que el próximo 11 de marzo pasará a ser gobernado por Michelle Bachelet, de distinto signo político que el neoliberal Piñera.

"Esta es mi última cumbre como presidente de Chile, pero eso no significa que vamos a dejar de tener compromiso y dedicación por la Alianza del Pacífico", ha destacado Piñera, uno de los fundadores de este mecanismo desde su gestación en 2011.

La Alianza sale de Cartagena fortalecida por la inclusión de Finlandia, India, Israel, Marruecos y Singapur como observadores, con lo que se eleva a 29 el número de países con ese estatus.

Noticias

anterior siguiente