Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Perú celebra el bicentenario de su independencia escindido en dos mitades. Pedro Castillo acaba de jurar su cargo como nuevo presidente. El 7 de junio ganó las elecciones con apenas 40.000 votos de diferencia, pero tuvo que esperar 43 días a que su victoria se reconociese oficialmente. La demora se debió a los recursos de la candidata derrotada, Keiko Fujimori, que por tercera vez consecutiva fracasaba en su intento de ser la primera mujer en presidir el país.
La corresponsal de TVE Beatriz Viaño aborda las claves del éxito de Pedro Castillo.
Con la tasa de mortalidad por Covid mas alta del mundo, los retos para el nuevo presidente son inmensos. Castillo ha prometido reescribir la Constitución, aumentar el PIB un 10% este año y crecer a un ritmo del 4,5% hasta el 2024. La recuperación es imprescindible para combatir el empobrecimiento de las clases más humildes. 11 millones de peruanos, el 77 % de la fuerza laboral, trabaja en la economía sumergida. Y la oposición no se lo pondrá fácil.

El maestro Pedro Castillo ya ha asumido la Presidencia del Perú prometiendo respetar la propiedad privada pero anteponiendo el interés de todo el país y con la promesa de buscar una nueva Constitución respetando los cauces legales.

Los países ricos empiezan a estancar su ritmo de vacunación y en Estados Unidos, todos los funcionarios federales tendrán que inmunizarse. En Nicargaua, la Asamblea Nacional ha ilegalizado a 24 oenegés, en su mayoría organizaciones médicas.

 

Después de un largo proceso electoral, el izquierdista Pedro Castillo ya es el nuevo presidente de Perú. Este miércoles ha tomado posesión en el Congreso, donde ha dado un discurso de marcado carácter social. Ha anunciado igualdad en el acceso sanitario, solventar la brecha digital y futuros cambios en la Constitución. 

Foto: Karel Navarro / Peruvian Presidency / AFP

Viajamos hoy a Perú, para hablarles de como los más desfavorecidos intentan luchar contra el hambre. Recurren a las llamadas ollas comunales: familias que se juntan para compartir los alimentos que tienen, e intentan cocinar para toda la comunidad. Nuestro compañero Eduardo Sánz ha estado en Lima, para conocer como funcionan. Nos lo cuenta en este reportaje.

El candidato izquierdista Pedro Castillo ha impuesto por una diferencia mínima a la derechista Keiko Fujimori, el 50,12 % de votos y el 49,87 % respectivamente, al concluir el 100 % de actas contabilizadas de la segunda vuelta presidencial en Perú.

A pesar de que la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) ha concluido más de una semana después con el cómputo de la votación, aún no se puede proclamar al ganador debido a que el partido fujimorista Fuerza Popular ha pedido la anulación de 200.000 votos aproximadamente por presuntas irregularidades atribuidas a un fraude en mesa.

Foto:EFE

Una semana después de las elecciones, Perú sigue sin saber quién será su presidente. El agónico recuento ha dado como ganador por algo más de 60.000 votos al izquierdista Pedro Castillo, pero la impugnación de la conservadora Keiko Fujimori está retrasando el anuncio de los resultados definitivos. Los dos candidatos representan dos formas opuestas y antagónicas de entender la política. Desde Perú, la corresponsal de TVE en Sudamérica, Bea Viaño, acerca al espectador a un país dividido y sumido en una profunda crisis. Casi todos sus presidentes en las últimas dos décadas están implicados en escándalos de corrupción. A eso hay que añadir la inestabilidad permanente, con tensiones constantes entre el Ejecutivo y el Legislativo, y los estragos de la pandemia que ha dejado 70.000 muertos y al 30% de la población en situación de vulnerabilidad económica.

El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) de Perú ha dado marcha atrás en su decisión, tomada apenas unas horas antes, de ampliar el plazo para aceptar peticiones para anular votos de los comicios presidenciales. Esta decisión se anuncia tras unas horas de enorme tensión y críticas hacia el organismo, entre ellas las del candidato Pedro Castillo y su partido Perú Libre, que advirtió de un "golpe de Estado" en la maniobra del JNE.

Foto: Simpatizantes de Pedro Castillo se manifiestan frente al Jurado Electoral de Perú en Lima (REUTERS/Angela Ponce/File Photo)

Keiko Fujimori ha elevado este miércoles la alta tensión electoral en Perú al pedir la anulación de unos 200.000 sufragios en regiones que abrumadoramente apoyan a su rival Pedro Castillo. Esa suspensión podría suponer un vuelvo total en los resultados electores, que a falta de 1 % por escrutar, dan la victoria al candidato izquierdista por unos 73.000 votos. Sin embargo, las denuncias de fraude no tienen fundamento, según los organismos electorales y organizaciones internacionales. 

Con el 99,041 % de los votos escrutados, el izquierdista Castillo cuenta con el 50,2 % de las preferencias frente al 49,8 % de la hija y heredera política del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000).

Partidarios de uno y otra han salido a la calle en Perú denunciando el fraude del contrario, y la polarización y el nerviosismo aumentan. 

Foto: CÉSAR BAZÁN Y MARTÍN MEJÍA / AFP.