Enlaces accesibilidad

La economía española podría haber dejado de caer en el tercer trimestre, según Banco de España

  • Señala que el PIB, podría registrar, "incluso, un leve avance"
  • El consumo privado podría haber reducido su retroceso
  • Por contra, las exportaciones podrían haberse debilitado

Por
El Banco de España apunta que la economía podría dejar de caer en el tercer trimestre del año

La economía española habría frenado su caída en el tercer trimestre e, incluso, podría haber registrado "un leve avance" entre julio y septiembre, según el Banco de España.

En su último boletín mensual, el organismo supervisor señala que "la información más reciente, referida al tercer trimestre, apunta, en su conjunto, a una prolongación de la tendencia que se viene observando desde el inicio del año hacia una evolución cada vez menos negativa de la actividad".

Así, apunta que, con "la información disponible, todavía parcial e incompleta" -faltan los datos de septiembre- "sería coherente con una estabilización o, incluso, con un leve avance del producto en el período julio-septiembre".

El Banco de España recuerda que en el trimestre anterior, el PIB "moderó su caída intertrimestral en tres décimas", con lo que se contrajo un 0,1%.

Respecto al mercado laboral, el análisis señala que se mantuvo "la tónica de un menor ritmo de caída del empleo observada en los meses anteriores".

En ese capítulo, el Banco de España incluye en este boletín un estudio específico de los efectos de la reforma laboral en el que concluye que "la intensidad de la destrucción de empleo ha seguido comportándose de manera semejante a como venía haciéndolo antes de 2012, mientras que se habría frenado la caída de la creación de empleo".

El consumo doméstico podría reducir su retroceso

Para explicar ese frenazo en la caída de la actividad, el boletín menciona el consumo privado, ya que los indicadores que miden la confianza de los hogares y de los comerciantes minoristas "mejoraron en los meses de julio y agosto con respecto a los meses precedentes".

Además, resume algunos indicadores cuantitativos ya disponible sobre el consumo que mejoraron en los meses de verano: las matriculaciones de vehículos particulares -"apoyadas en el PIVE-2", que encadenaron dos meses consecutivos de aumentos, y el índice de comercio al por menor, que disminuyó en julio "un 0,1% intermensual, tras el descenso del 0,8% del mes anterior".

Por contra, en la inversión en bienes de equipo, las señales fueron "divergentes", ya que mejoraron los indicadores de confianza de las empresas, pero eso no se reflejó en datos reales: las matriculaciones de los vehículos de carga "intensificaron en agosto su caída intermensual" y el índice de producción industrial de bienes de equipo volvió a caer en julio después de dos meses de repunte.

Exportaciones más débiles

El boletín del Banco de España también hace una mención especial a uno de los puntos en los que se confía la recuperación: las exportaciones, que se debilitaron en julio.

"Los flujos comerciales experimentaron un debilitamiento notable en el mes de julio", indica el informe, que añade que "no cabe descartar, sin embargo, que esta evolución responda a algún fenómeno transitorio que haya podido afectar a la elaboración de esta estadística, en la medida en que no se ha detectado una pérdida de tono ni del comercio mundial ni de la demanda final de la economía española".

Así, detalla que las exportaciones reales de bienes cayeron en julio un 0,1% en términos interanuales, "en contraste con la fortaleza mostrada en el segundo trimestre del año, en el que se registraron un crecimiento del 10,3% en comparación con el mismo período de 2012".

"La ralentización, generalizada por grupos de bienes, fue especialmente acusada en el caso de las ventas al exterior de productos energéticos", según el supervisor, que destaca "la relativa fortaleza de las exportaciones de bienes de equipo, que avanzaron a una tasa interanual del 7,7%".

En cuanto a las importaciones, el boletín remarca que volvieron a caer en julio, después de que lograran crecer en el segundo trimestre "por primera vez en casi dos años".

Ese comportamiento permitió que el déficit comercial se corrigiera en julio un 53,5% en términos interanuales (se situó en 787 millones de euros), "lo que refleja una ampliación del superávit no energético cercana al 60%, ya que, por el contrario, el déficit energético aumentó ligeramente".

Mientras, el turismo siguió contribuyendo de forma positiva a la economía, ya que "los indicadores para el mes de julio de 2013 apuntan a una continuación de la evolución favorable de esta rúbrica exportadora".

Noticias

anterior siguiente