Enlaces accesibilidad

La reforma laboral no ha frenado la destrucción de empleo, advierte el Banco de España

  • Apunta que esos cambios sí han profundizado la moderación salarial
  • Destaca que "no se ha producido una aceleración adicional"

Por
El Banco de España
Sede central en Madrid del Banco de España. RTVE.es

La reforma laboral no ha frenado la destrucción de empleo, que "ha seguido comportándose de manera semejante a como venía haciéndolo antes de 2012", según el Banco de España, que subraya que sí ha ayudado a profundizar la moderación salarial.

En un análisis específico del impacto de esos cambios normativos incluido en su boletín mensual, el supervisor reitera que "la tasa de destrucción de empleo ha permanecido en niveles elevados en los últimos trimestres, aunque no se ha producido una aceleración adicional".

Respecto a la creación de empleo, indica que esa tasa "ha prolongado la tendencia descendente que se venía observando desde el inicio de la crisis".

El Banco de España atribuye ese comportamiento del mercado laboral a "la intensa caída de la actividad económica en 2012".

Para averiguar el impacto de la reforma independientemente de la situación económica, los técnicos del organismo han realizado varias operaciones estadísticas y "los resultados preliminares no permiten observar cambios significativos", advierte el informe, "aunque apuntarían a que la intensidad de la destrucción de empleo ha seguido comportándose de manera semejante a como venía haciéndolo antes de 2012, mientras que se habría frenado la caída de la creación de empleo observada desde el inicio de la crisis".

El empleo privado se redujo al mismo ritmo en 2011 y 2012

En el informe se constata que el nivel máximo de la tasa de paro se alcanzó en el primer trimestre de 2013, al llegar al 27,2%. Después, en el segundo trimestre de este año, "la ralentización del descenso del empleo, unida a la aceleración del retroceso de la población activa" ha permitido una reducción de la tasa de paro hasta el 26,3 %.

En este punto, el organismo público recuerda que hay que tener en cuenta "que parte del deterioro de la situación del mercado laboral a lo largo de este período ha venido determinado por la caída del empleo público" incluido en los recortes presupuestarios.

Así, explica que, si se descuenta ese sector, el comportamiento de la ocupación en el sector privado "no muestra grandes diferencias entre 2011 y 2012, con descensos medios trimestrales ligeramente superiores al 1% en ambos años".

Para despejar cuánto de esa caída del empleo pudo estar influida por la reforma laboral, el Banco de España aplica varias operaciones matemáticas y ese análisis "apuntaría a un comportamiento del empleo en el sector privado algo mejor de lo esperado, al menos en el período más reciente, que está en línea con la desaceleración observada en el crecimiento de la productividad y que podría estar reflejando los efectos de la moderación salarial". Precisa, sin embargo, que "resulta aún muy prematuro extraer conclusiones definitivas".

Se intensifica la moderación salarial

Sobre la rebaja de los salarios, el análisis señala que, "en los últimos trimestres, se ha intensificado el proceso de moderación salarial" que sería "algo más acusada" desde el segundo trimestre de 2012, después de que la reforma se aprobase en febrero de ese mismo año.

En ese punto, el regulador también avisa de que "en una situación de intenso deterioro de la actividad y del empleo, resulta difícil determinar qué parte de este comportamiento de los costes laborales se debió a la situación cíclica y qué parte podría atribuirse a los efectos de la reforma".

En cuanto a la posibilidad de descuelgue de los convenios colectivos que ofrece la reforma, el Banco de España explica que, "desde 2010, los descuelgues de las condiciones pactadas en el convenio apenas han variado, permaneciendo en un intervalo en torno al 5%-6%" de los trabajadores ocupados afectados.

Las grandes empresas, las que más usan la flexibilidad interna

Sin embargo, el estudio asegura que las empresas sí están recurriendo "con intensidad" a la modificación sustancial de las condiciones laborales que permite la ley laboral.

"Los datos disponibles señalan que una parte significativa de las empresas, que representa al 12,1% del total del empleo, ha acudido a esta herramienta de flexibilidad interna en 2012", destaca el Banco de España, que añade a continuación que, "en todo caso, esta vía ha sido utilizada principalmente por las empresas de mayor tamaño, mientras que entre las empresas pequeñas se observa un grado de utilización muy reducido".

El supervisor considera "relevante" que se realice "un análisis en profundidad" para averiguar las razones que hay detrás de esta diferencia de comportamiento, "puesto que el uso de estas posibilidades puede resultar crucial para limitar las pérdidas de empleo" para las pymes.

Sobre los cambios registrados en los procedimientos del despido, el estudio del Banco de España explica que "la información disponible apunta a un
aumento en el porcentaje de despidos objetivos, lo que habría reducido los costes medios de extinción de contratos".

En lo referente a los procedimientos colectivos de despido o Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), "la eliminación de la autorización administrativa no ha elevado el peso de los ERE de extinción de empleo, mientras que se han mantenido los elevados porcentajes de ERE de reducción de jornada y suspensión de empleo que se han venido registrando desde 2009, cuando se empezó a bonificar este tipo de procedimientos".

Sí observa el regulador "un descenso en el porcentaje de expedientes acordados con los representantes de los trabajadores".

Noticias

anterior siguiente