arriba Ir arriba

Economía

  • Ciudadanos: "Alguien tiene que ser políticamente responsable del latrocinio"
  • Podemos: "Es un paso muy pequeño, nos faltan muchas cosas por conocer"
  • El PSOE, con exmiembros condenados, dice que "respeta" la sentencia
  • PP: "Esto muestra que no hay apellidos ni cargos en la justicia"
  • CC.OO., también afectado, sorpredido por "la indiscriminada ejemplaridad"

Más de 100.000 congresistas de todo el mundo han colgado ya en los hoteles de Barcelona y el área metropolitana el cartel de completo. Participan en el Mobile World Congress 2.200 empresas, 195 de ellas españolas y se crearán 13.200 puestos de trabajo temporales. Doce años ya que se celebra este evento de tecnología móvil, el más importante del mundo que deja en torno a 465 millones de euros.

El real decreto que reforma el sector de la estiba en España, para liberalizarlo dando cumplimiento a una sentencia europea, entra en vigor este lunes. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó este sábado el real decreto de la estiba, que firma el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Debe ser ratificado en un mes en el Congreso, donde aún no tiene mayoría. Los estibadores convocan nueve días de huelga y denuncian un ERE encubierto.

Además de las condenas al expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa a seis años de cárcel y al expresidente de Bankia Rodrigo Rato a cuatro años y medio como autores de un delito continuado de apropiación indebida en el caso de las tarjetas opacas de la entidad financiera y al ex director general de medios Ildefonso Sánchez Barcoj, condenado a dos años y seis meses, como colaborador y cómplice de la mecánica desarrollada; los otros 62 acusados restantes, representantes de todos los partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales, han sido condenados como colaboradores del delito de apropiación indebida. En total, de los 65 condenados 39 tienen penas superiores a los dos años de cárcel. El exconsejero de Caja Madrid por Izquierda Unida, José Antonio Moral Santín, ha sido condenado a cuatro años de prisión. Fue el segundo que más dinero gastó con su tarjeta, después de Sánchez Barcoj. La sentencia impone la misma pena para los exconsejeros Francisco Baquero y Rodolfo Benito de CC.OO., Estanislao Rodríguez-Ponga y Francisco José Moure, del Partido Popular, Antonio Romero y Jorge Gómez Moreno, del PSOE y Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE. Ramón Espinar, exconsejero en representación del PSOE, ha sido condenado a dos años y medio de cárcel. Algo menos, dos años, para Ricardo Martínez de UGT y para el exjefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno. A un año y medio han sido condenados Javier López Madrid y Arturo Fernández de la patronal CEIM, y el exministro Virgilio Zapatero del PSOE. Entre todos gastaron con las tarjetas más de 12 millones de euros. Asimismo, los jueces hacen constar el caso del exconsejero Francisco Verdú, que rechazó la tarjeta a su llegada a Bankia.

La jueza Ángela Murillo ha dictado setencia en el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid. En ella condena por delito continuado de apropiación indebida a los 65 consejeros y directivos de la entidad que utilizaron las tarjetas 'black' entre los años 2003 y 2012, con penas por encima de los dos años de cárcel para 39 de ellos. La mayor pena corresponde al expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa: seis años de prisión más una multa de 109.000 euros. La Audiencia Nacional también condena al expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, a cuatro años y medio y al pago de idéntica sanción. El resto de acusados son condenados como colaboradores del delito de apropiación indebida, con la excepción de el exdirector general de medios de la caja, Ildefonso Sánchez-Barcoj, a quien se le considera cómplice de la operativa que contribuyó a mermar el capital de la caja. Se le condena a dos años y medio de cárcel, pero lo mismo que Blesa y Rato es absuelto del delito de administración desleal de que los tres había sido acusados. En el fallo de 260 folios, La Sección Cuarta describe que las visas no se formaban parte de los contratos ni figuraban en el certificado de haberes que Caja Madrid facilitaba cada año para que sus beneficiarios pudieran hacer la declaración de la renta. La justicia ha demostrado, en suma, que las tarjetas eran opacas, eran 'black'.

Especiales de Economía
Reportajes de economía
Economía en TVE
Economía en RNE