Enlaces accesibilidad

Elecciones 2019

Los momentos más intensos del debate a cinco: un adoquín y muchos dardos entre PP, Cs y Vox

Por
El resumen de los mejores momentos del debate electoral a cinco en RTVE

Era de esperar que Cataluña, la corrupción y los pactos fueran puntos de fricción en el único debate de las elecciones generales del 10N, más aún cuando las encuestas apuntan a una persistencia del bloqueo y a una pugna apretada entre el bloque de partidos de izquierda y el bloque de la derecha. Se esperaban pullas múltiples, aunque en el capítulo de los momentos más intensos, el debate a cinco empezó con un adoquín y casi terminó con un reproche por usar la Constitución como "un ladrillo" arrojadizo. 

En el debate a cinco organizado por la Academia de Televisión en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo en Madrid entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Cs), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Santiago Abascal (Vox), menudearon los dardos entre los partidos de la derecha, hubo un ataque frontal a dos bandas Casado-Rivera contra Sánchez y una argumentación entre Abascal e Iglesias por la memoria histórica, intensa pero menos áspera de lo que cabía esperar por lo distante de sus posiciones.

Estos han sido los momentos más intensos del debate a cinco:

¿Un souvenir del muro de Berlín? No, un adoquín de Barcelona

Rivera lleva un adoquín al debate a cinco en representación del "desorden público" en Cataluña

Albert Rivera entró en el escenario con un maletín negro lleno de material para el debate, un clásico en el líder del partido naranja, que ya llevó a otros debates fotos enmarcadas de Quim Torra o un ejemplar de la tesis doctoral de Pedro Sánchez. Esta vez sorprendió sacando un adoquín.

"Esto no es un souvenir del muro de Berlín, esto es un adoquín de Barcelona, de mi ciudad", dijo al candidato a la reelección como presidente del Gobierno mientras alzaba el pedrusco. "Esto es lo que le lanzaban a los policías nacionales, a los mossos d'Esquadra, a los comerciantes, a las terrazas...". "¿Le parece normal que vuelen adoquines en la plaza Urquinaona, en el paseo de Gracia, en el el Eixample?". "Este adoquín representa el desorden público, la amenaza a la democracia española, la amenaza al Estado de Derecho". El recurso retórico conducía a pedir a Sánchez que actúe en Cataluña, que cese al presidente de la Generalitat, Quim Torra, y que "garantice unas elecciones limpias y en libertad" ante los actos de protesta previstos el fin de semana de las elecciones.

Casado, a Sánchez: "¿Cataluña es una nación?"

Casado pregunta en varias ocasiones a Sánchez si Cataluña es una nación

El líder del PP, Pablo Casado, recurrió en el debate a cinco a la misma fórmula que empleó la portavoz parlamentaria 'popular', Cayetana Álvarez de Toledo, el pasado viernes en el debate de portavoces. Álvarez de Toledo le hizo varias veces la pregunta a la socialista Adriana Lastra: "¿Cuántas naciones hay en España?", una pregunta que antes formuló la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

Este lunes fue Casado el que la formuló y reformuló y, ante la falta de respuesta de Sánchez, se contestó él mismo: "Para Sánchez, Cataluña sí es una nación y España es una nación de naciones". Y añadió: "En cuanto le llama Iceta al teléfono, abraza el concepto plurinacionalidad que solo existe en la populista Bolivia de Evo Morales". Le acusó de "abrazar la plurinacionalidad" por interés electoral y sentenció que "no puede presidir el Gobierno una persona que no cree en la nación española".

Sánchez evitó contestar a la pregunta, y murmuraba "raca, raca", ante la insistencia de Casado. "¡Qué barbaridad!", terminó diciendo cuando Casado le dijo que no puede presidir el Gobierno sin contestar a esa pregunta.

Casado, a Rivera: "No se equivoque de adversario"

Casado y Rivera se enzarzan por Cataluña: "No se equivoque de adversario"

El líder del PP y el de Ciudadanos se enzarzaron a cuenta de las transferencias de competencias a Cataluña en el pasado. En su segundo truco de la noche, Rivera exhibió una tira de papel con concesiones del PP a los independentistas en el anverso y del PSOE en el reverso. "Casado y Sánchez fingen que se pelean pero llevamos 40 años de concesiones en competencias del PP y del PSOE, del PSOE y del PP", y ha reprochado a ambos que no tuvieran "el coraje, la valentía y el sentido de Estado de aplicar la Constitución en Cataluña". 

"No se equivoque de adversario. Deje de arremeter contra quien no debería hacerlo", replicó un Casado picado por las alusiones. "Ustedes, señor Rivera, ganaron las elecciones y no hicieron nada, salieron corriendo de Cataluña", afirmó sobre el resultado de las elecciones catalanas de 2017 tras la aplicación del artículo 155 y el posterior salto de Inés Arrimadas, líder de Cs en Cataluña, a la política nacional. "¿Qué concesiones? No haga fake news sobre transferencias", añadió, ante los carteles que seguía mostrando Rivera.

Rivera y Casado se reprochan la corrupción en sus partidos

Casado a Rivera: "A mí ustedes de corrupción no me dan ninguna lección"

En un momento de la noche, los rifirrafes entre los líderes del bloque de la derecha, en dura pugna por el voto, desplazaron el "todos contra Sánchez" que se había predicho antes del debate. El líder de Cs señaló el coste económico per cápita de los casos de corrupción del PP y el PSOE. "Si dejaran de robar, los españoles tendrían 1.000 euros más en el bolsillo". Y se dirigió especialmente al PP para señalar que gobiernan en algunas comunidades juntos, "pero cuando llegan los temas de corrupción, a ustedes les cuesta muchísimo".

Casado se exculpó con su poco tiempo al frente del PP y afeó a Ciudadanos casos de corrupción en municipios madrileños como Arroyomolinos o Valdemoro, una alusión que al líder de Cs le pareció "cutre" en comparación con los casos que han afectado al PP.

"A mí ustedes no me dan lecciones de corrupción porque he ganado unas primarias para acabar con la corrupción, y el primero que haga mal, se va a su casa. Si quiere le doy una lección de primarias limpias", protestó Casado, que acusó a Rivera de "embarrar" el debate, mientras este replicaba que quienes "embarran" son PP y PSOE con los casos de Gürtel, Bárcenas o los ERE.

Rivera, contra Abascal por vivir de un "chiringuito político"

Rivera critica a Abascal por haber vivido "cuatro años" de un "chiringuito político"

Rivera también pasó al ataque con Abascal en uno de sus temas favoritos, la regeneración de las instituciones: "Habla de suprimir chiringuitos, pero vivió cuatro años de uno en el que cobraba 80.000 euros al año", en referencia al tiempo que estuvo al frente de la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social, en la Comunidad de Madrid. "Solo le pido un poco de coherencia".

El candidato de Vox encajó el golpe y se mostró "orgulloso" de este tiempo que le permitió conocer por "dentro" el Estado de las autonomías, para, después, abandonar el PP cuando tenía "mayoría absoluta" y fundar Vox. "Estoy muy orgulloso de comparecer en sede parlamentaria y pedir el cierre de la institución que yo mismo dirigía", contestó.

Sánchez, a PP y Cs: "Derecha cobarde" frente a la "ultraderecha agresiva"

Sánchez acusa a Casado y Rivera de ser "la derecha cobarde" frente a Vox

Mientras Casado y Rivera se enfrentaban entre ellos al hablar de Cataluña y corrupción, la bronca viró y se elevó a tres voces frente al candidato socialista, ante el que unieron fuerzas para criticarle y tildar de "vergüenza" lo que los socialistas han hecho en Andalucía con su gestión llena de "trampas", como la "ocultación de las listas de espera" en la Sanidad andaluza. Era el bloque de Políticas Sociales pero de nuevo volvió Cataluña sobre la mesa.

Casado, entonces, ha criticado que a Sánchez le parezca "muy mal" los pactos del PP con Vox mientras que él "no reniega de Otegi y de Torra". Y ha cuestionado si es que pactar con estos dos políticos, o el líder de ERC, Oriol Junqueras, es "mejor" que hacerlo con la formación que preside Santiago Abascal.

Sánchez tildó a PP y Ciudadanos de "derecha cobarde" frente a la "derecha agresiva" de Vox y les instó a decir si están de acuerdo con las medidas que propone el partido de Abascal, como ilegalizar el PNV, y les ha reprochado que "callan, callan y callan" ante las propuestas del "partido de ultraderecha".

Abascal e Iglesias se enzarzan por su pasado

Abascal e Iglesias se enzarzan por la memoria histórica y por ETA

También hubo un rifirrafe entre el presidente de Vox y el secretario general de Podemos, a cuenta de quién defiende más la democracia y en el que se enfrentaron sus puntos de vista sobre la memoria histórica. Abascal se sintió ofendido de que Sánchez e Iglesias trataran de darle "lecciones de defensa del orden constitucional y de la democracia".

Abascal aclaró a Iglesias que su abuelo "no era de la SS ni nada que se pareciera" y ha recordado que él y su familia vivieron "amenazados sistemáticamente" por ETA, el único candidato de los presentes en el debate que pasó por esa situación, y criticó a Iglesias y Sánchez porque entonces el primero estaba "en una herriko taberna en Navarra diciendo que ETA tenía una gran perspicacia política", y el segundo "lo más arriesgado que había hecho era jugar al baloncesto y ser consejero de Caja Madrid". 

A ello Iglesias respondió que Rosa Lluch, hija de un asesinado por ETA y candidata al Senado por Barcelona con el partido morado, "no va dando lecciones de víctima del terrorismo", y se pidieron condenas respectivas al "golpe de Estado de los aliados de Hitler hace 60 años" y "los golpes de Estado del Partido Socialista y de la izquierda a la República en el año 34".

En el último de los cinco bloques del debate, dedicado a la política internacional, los líderes de PP, Ciudadanos y Vox han criticado la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de enviar a los reyes de visita a Cuba justo después de las elecciones del 10 de noviembre, por tratarse de un régimen dictatorial que reprime a la oposición.

Los momentos más intensos del debate a cinco en RTVE

Noticias

anterior siguiente