Enlaces accesibilidad

Alquilar un piso cuesta un 11% más que antes de la crisis, pero los precios de compra están aún un 21% por debajo

  • El precio de la vivienda en propiedad aún se mantiene por debajo de los niveles previos al estallido de la burbuja
  • Los hogares que viven de alquiler representan el 18%, cuatro puntos más que en 2007, según la Fundación BBVA

Por
Imagen de archivo de la construcción de viviendas en Valdebebas, en Madrid
Imagen de archivo de la construcción de viviendas en Valdebebas, en Madrid EFE/ Juana Benet

El precio del alquiler de una vivienda en España es un 10,6% más caro que en 2007, justo antes de la crisis económica. Sin embargo, el precio de compra está aún un 21% por debajo de las desorbitadas cifras anteriores al estallido de la burbuja inmobiliaria a pesar de que la vivienda en propiedad se ha encarecido un 23% entre 2014 y 2018, coincidiendo con la salida de la recesión.

Así se desprende del informe Vivienda en alquiler frente a compra [.pdf] elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) difundido este jueves y que pone de relieve que el porcentaje de familias que viven de alquiler ha aumentado 4 puntos desde 2007, hasta alcanzar el 18%, según los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE.

En todas las comunidades autónomas ha crecido la proporción de personas que viven de alquiler, con aumentos que superan los 5 puntos en Madrid, Navarra, Baleares y Canarias. Sin embargo, la diferencia abarca hasta 17 puntos entre Canarias, la comunidad donde más personas viven en alquiler (27,8%) y Extremadura (10,9%). Cataluña, Baleares y Madrid rondan el 25%.

El informe señala varios factores para explicar este aumento del alquiler, entre ellos, el elevado precio de la vivienda en relación a los salarios, el alto porcentaje de empleo temporal, la tasa de paro, las desgravaciones fiscales a favor del régimen del arrendamiento o los cambios en las preferencias de los jóvenes.

El documento, de tan solo dos páginas, también analiza la subida de los precios de compra y alquiler por comunidades autónomas y destaca en el caso de los primeros que, "aunque la caída hasta 2013 como la de la recuperación posterior difiere entre regiones", en todas ellas "sin excepción el precio de la vivienda en 2018 es inferior al máximo alcanzado en años anteriores" a la crisis.

Baleares es la región en la que la caída acumulada desde 2007 ha sido menor (11%) y Navarra y Aragón las comunidades donde los precios actuales están más alejados respecto a los que había antes del estallido de la burbuja inmobiliaria (un 41% y un 38% por debajo, respectivamente).

Cataluña, Cantabria y Baleares, encabezan las subidad del alquiler

Por su parte, los precios del alquiler son ahora un 10,6% más caros de media que en 2007 pero también hay diferencias por comunidades autónomas. El mayor aumento respecto a los precios de 2007 ha tenido lugar en Cataluña (15,4%), Cantabria (14,7%) y Baleares (14,6%). En el extremo opuesto se encuentra Navarra, la única comunidad donde hoy en día es más barato alquilar que en 2007.

Por último, el informe destaca que "desde que comenzó la crisis ha mejorado la accesibilidad a la vivienda en propiedad en España" teniendo en cuenta la variación del precio -que ha bajado- y de la renta bruta disponible de los hogares per cápita. En este sentido, señala que si en 2007 era necesario destinar la renta de 13,6 años para pagar una vivienda libre, en 2018 la cifra ha caído a 9,7 años.

Sin embargo, alerta de que en el caso de la vivienda en alquiler la tasa de asequibilidad (proporción de hogares que destinan al menos el 40% de su renta disponible equivalente a la vivienda) es de un 43% frente a la media del 28% en la Unión Europea y el 27,1% en la Eurozona, según los datos más recientes de la UE referidos a 2016.

La Fundación BBVA termina el informe recomendando que se incentive la oferta de vivienda de alquiler en España, "sobre todo pensando en los colectivos que tienen más dificultades de acceso".

Noticias

anterior siguiente