Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El precio de la vivienda recupera el ritmo y registra su mayor aumento desde finales de 2019, previo a la pandemia. Entre abril y junio ha subido un 3,3% respecto al trimestre anterior según datos de Estadística. Sube sobre todo la vivienda nueva y tras los confinamientos, la búsqueda de exterior y terraza, está al alza.

Foto: Calle Cervantes, en Oviedo (Asturias). EFE/Paco Paredes

Según un estudio del Consejo de la Juventud, los menores de 30 no pueden comprar ni alquilar solos en ningún sitio de nuestro país, ya que tendrían que dedicar entre el 60% y el 90% de su renta para ello. Nos da más detalles el vicepresidente del Consejo, Adrià Junyent, y ampliamos la información con uno de esos “zulistas” que se dedican a buscar y a denunciar alquileres abusivos.

María Teresa Barea, portavoz del Consejo General del Notariado, explica en Las mañanas de RNE cuáles son los entresijos del artículo 28, un punto cuyo origen se remonta al siglo XIX y que hoy desaparece definitivamente de la Ley Hipotecaria. Pensado en aquel momento para que quienes regresaran de las colonias españolas de Cuba y Filipinas tuvieran tiempo suficiente para reclamar como herencia la casa de sus padres, y a pesar de que a lo largo de los años se ha ido matizando, hoy en día había perdido todo su sentido.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha asegurado que el Gobierno afronta una "potente" agenda legislativa y que aprobará antes de fin de año la reforma laboral, la ley de vivienda y desarrollará la reforma educativa. Ha añadido que también verán la luz la ley de empresas y la del despliegue del 5G, según ha detallado en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de este martes,

Hasta los 30 años, de media, los jóvenes españoles no se independizan, según los datos de Eurostat. La media de la Unión Europea es de 26 años y en países como Suecia se van de casa a los 17. La precariedad laboral y las dificultades de acceso a la vivienda son algunos de los motivos por los que los españoles abandonan el nido tan tarde.

En Las Mañanas de RNE hablamos sobre urbanismo y cómo el lugar en el que vivimos condiciona nuestra forma de pensar, de ver el mundo, con Jorge Dioni López, autor del ensayo La España de las piscinas (Arpa). Hace algunos años, la burbuja inmobiliaria alimentó un modelo de urbanismo disperso: vecindarios de casas iguales, con familias iguales, los PAU (Programa de Actuación Urbanística). Un modelo alejado de la colectividad que se desarrolla en las ciudades, con bloques de viviendas "en medio de la nada". ¿Qué son los pauers"Son las parejas de 40-50 años con hijos que, coincidiendo con el boom inmobiliario, se han ido a esos nuevos desarrollos alrededor de las grandes ciudades o localidades más pequeñas", explica Dioni. "Al final de una decisión individual hay muchas decisiones políticas. Estamos condicionados por un contexto", cuenta el autor respecto a las decisiones políticas que empujaron a las familias a vivir en este tipo de proyectos urbanísticos. "Hay una zonificación, una segregación por rentas. No se favorece que en esos nuevos desarrollos haya una variedad de vecindario", apunta. Además, Dioni incide en los problemas que trae "el tradicional modelo español de primero construir viviendas y luego ver qué ocurre con esa zona", que muchas veces carece de los servicios públicos básicos, que tardan en llegar años o nunca llegan. 

El Ayuntamiento de Barcelona multa al propietario de un piso y a una inmobiliaria con 45.000 euros. Les acusa de discriminar por racismo y asegura que la procedencia del hombre fue el motivo del rechazo. El afectado, Radouane, cumplía con los requisitos económicos, pero la inmobiliaria le acabó diciendo que ya estaba alquilado. Él le pidió entonces a un amigo que se interesara por el mismo piso y la inmobiliaria accedió a alquilárselo. Radouane recabó pruebas para denunciarlo.

Manuela no sabe cómo explicarle a su hija de dos años que les han desahuciado de la casa que ocupaban en Vallecas, a la espera de una vivienda social. "Me dice: "Vamos a mi casita, vamos a mi habitación." Me voy inventando cosas hasta que se le olvide". Su marido perdió el trabajo y el alquiler social nunca llegaba así que Manuela deció ocupar una vivienda vacía de Bankia hace 7 años, algo que asegura "es muy duro". De esa casa, que La Caixa vendió con ellos y sus 4 hijos dentro, fueron desahuciados hace unos días. Ahora todos viven en con la abuela, en total 12 personas. El Samur social les ofreció un albergue temporal, que rechazaron porque no podían estar todos juntos.

Es lo mismo que ha hecho Cruz Dey, cuando este miércoles perdió la casa en la que vivia con sus 4 nietos adoptados. Cree que la alternativa que les ofrecían los servicios sociales no era buena para ellos, así que todos están en el piso de una amiga. Desde el Ayuntamiento de Madrid aseguran que ante cualquier desahucio ofrecen una solución temporal de emergencia, y que como en estos casos mucha gente rechaza y prefiere, aunque las condiciones no sean las mejores, refugiarse con familiares o amigos. La alternativa que coinciden en demandar estas familias es una vivienda de alquiler social que puedan pagar y donde sus hijos y nietos puedan tener estabilidad y seguridad.

La venta de vivienda se ha disparado más de un 100 %, sobre todo nuevas. Sin embargo, hace tiempo que en España falta mano de obra en la construcción y nuevos perfiles que se adapten a la construcción industrial. Se trata de un sector con mano de obra envejecida y sin apenas relevo generacional: solo el 9 % de sus trabajadores tiene menos de 30 años.

Foto:  EFE/Javier Cebollada

La portavoz de Unidas Podemos de vivienda Pilar Garrido reconoce que congelar los alquileres en las zonas tensionadas es un punto de partida y que la formación morada apuesta por ir más allá, como recoge el pacto de gobierno. Garrido cree que hay seguir el camino iniciado por la ley catalana, aunque acaba de ser recurrida al Tribunal Constitucional. Y avisa de que mantener los incentivos fiscales a los propietarios no ayuda a bajar los precios.

 Noticia   La hora de la 1  

  • Mónica no ha pagado los 400 euros de alquiler de una vivienda de La Caixa porque "no tiene recursos"
  • Miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca han intentado paralizar el lanzamiento sin éxito 
  • Un decreto prohibe el desalojo de una vivienda de personas que no tengan alternativa habitacional hasta agosto

Mónica y sus tres hijos menores de edad han enfrentado esta mañana un lanzamiento en una vivienda de alquiler de Mairena de Aljarafe, en Sevilla. Por su alojamiento, propiedad de la entidad bancaria La Caixa, pagaban un alquiler social de 100 euros que fue aumentado hasta los 400 euros. Esta madre ha contado en ‘La Hora de La 1’ que no ha podido hacer frente a este nuevo importe por su situación de vulnerabilidad y ha pedido una semana de plazo para que sus hijos pudieran "acabar el colegio". Situación que no ha sido tenida en cuenta por la comitiva judicial que ha acudido al domicilio a ejecutar la orden de lanzamiento impuesta por un juzgado sevillano, ante las protestas de los vecinos y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Mairena y San Juan.

Cientos de personas se han movilizado este martes en Barcelona para protestar por el caso del hombre que se suicidó cuando iba a ser desahuciado pese a disponer de un informe de vulnerabilidad. Durante la marcha que ha tenido lugar en las calles de la capital catalana se ha exigido la paralización de todos los desahucios y el acceso a una vivienda digna.