Enlaces accesibilidad

Alemania creció un 1,5% en 2018, el menor avance desde 2013

  • El PIB de la mayor economía europea crece por noveno año consecutivo pero frena el ritmo

Por
Trabajador de una acería en Baja Sajonia
Trabajador de una acería en Baja Sajonia. REUTERS/Fabian Bimmer

Alemania creció un 1,5% en 2018, según los datos provisionales de la Oficina Federal de Estadística (Destatis). Se trata del noveno año consecutivo de crecimiento de la mayor economía europea, pero de su menor tasa de incremento del Producto Interior Bruto (PIB) desde 2013 (cuando fue de un 0,5%) debido a la desaceleración experimentada en el segundo semestre.

"La economía alemana mantuvo en 2018 su crecimiento, si bien de forma más débil", afirmó en rueda de prensa Albert Braakmann, director del departamento de estimaciones macroeconómicas de Destatis.

Evolución del PIB alemán

 Destatis

Según este organismo, las inversiones en bienes de equipo repuntaron un 4,5% el año pasado y el sector inmobiliario avanzó un 3%, mientras el consumo privado y el público crecían de forma más moderada, un 1% y un 1,1%, respectivamente. Por su parte, las exportaciones crecieron un 2,4%, pero por debajo de las importaciones, que registraron un aumento del 3,4%.

Un superávit público del 1,7% del PIB

El superávit del estado alemán, que incluye los tres niveles de la administración y la seguridad social, se situó en el equivalente al 1,7% del PIB.

En el primer trimestre del año pasado el PIB alemán avanzó un 0,4% y en el segundo repuntó hasta el 0,5% animado por el consumo interno, pero la segunda mitad del ejercicio se vio ensombrecida por la conjunción de varios factores.

La economía alemana se contrajo un 0,2% en el tercer trimestre, según informó Destatis el pasado agosto, y las previsiones de los expertos para el cuarto trimestre -una tasa aún no publicada- no son halagüeñas y prevén, en el mejor de los casos, un crecimiento mínimo.

Proteccionismo y falta de personal

Las tensiones comerciales globales desatadas por el proteccionismo estadounidense empezaron ya a minar a la economía alemana, que tiene en su sector exportador uno de sus principales estandartes.

A esto ha de sumarse los problemas de la potente industria del motor -que emplea a unas 800.000 personas y es la mayor exportadora del país- con los nuevos estándares europeos de emisión de gases contaminantes y el escándalo de la manipulación.

También ha lastrado el comportamiento de la economía alemana el déficit de personal cualificado, con más de un millón de vacantes abiertas, que -con un mercado laboral en máximo de personas empleadas y en mínimos de desempleo- está sufriendo cuellos de botella en algunos ámbitos.

Varios institutos económicos y el propio Bundesbank (banco central alemán) rebajaron en los últimos meses sus previsiones de crecimiento de la economía alemana hasta una horquilla entre el 1,5 y 1,7%.

Noticias

anterior siguiente