Enlaces accesibilidad

Seguimiento desigual durante la huelga general en defensa de la radiotelevisión pública griega

  • Miles de personas se concentran frente a la sede de la ERT
  • Seguimiento mayoritario en el sector público y casi nulo en el privado
  • Transportes, servicios médicos y banca se unen al paro mayoritariamente
  • El comercio y la industria funcionan prácticamente con normalidad

Por
Apoyo multitudinario de los griegos a su radiotelevisión pública

La huelga general convocada en Grecia en protesta contra el cierre de la radiotelevisión pública (ERT) ha tenido un comportamiento desigual en cuanto al seguimiento, pero la manifestación que la ha acompañado se ha convertido en una protesta cerrada contra el Gobierno.

Según ha indicado a Efe un portavoz del sindicato del sector público, ADEDY, el seguimiento en dicho sector ha oscilado entre el 50% y el 75%, dependiendo del área. En el transporte público, por ejemplo, el paro de autobuses, trolebuses y trenes ha sido absoluto, mientras que el metro solo ha dejado de funcionar en el turno de noche y ha circulado con normalidad a partir de las nueve de la mañana decidido por el propio sindicato.

Por su parte, las escuelas han funcionado con normalidad, pues desde hace un mes los maestros están bajo movilización forzosa, decidida por el Gobierno durante el periodo de exámenes.

En cuanto al sector sanitario, los hospitales solo han ofrecido servicios mínimos, si bien las consultas de médicos han funcionado con normalidad, porque el colegio de médicos no se había sumado a la huelga.

Mientras que los controladores aéreos han decidido parar dos horas por la tarde, pero las aerolíneas han podido cambiar la programación de vuelos, de forma que solo habrá retrasos pero no cancelaciones. El comercio y la industria han operado con normalidad, con excepción de la banca, que ha atendido la convocatoria del sindicato de ese sector.

Concentraciones ante las sedes de la ERT

Miles de personas se han manifestado ante las sedes de la radiotelevisión pública griega ERT en Atenas y Salónica en protesta por su cierre decidido por el Gobierno heleno el pasado martes. Las cifras de manifestantes varían entre los 12.000 que ofrece la policía y los 20.000 de los organizadores.

Los manifestantes han portado pancartas en las que se podían leer consignas relacionadas con el cierre de la televisión como "Frecuencias para la sociedad, no para el poder" o "Resistid al totalitarismo", en alusión al cierre por decreto y sin previo aviso del ente.

En Atenas, según la policía, cerca de 10.000 personas han respondido a la convocatoria de los sindicatos del sector privado y público (GSEE y ADEDY, respectivamente) ante la sede de la ERT, situada en el norte del país, señala AFP. Mientras, en Salónica, la segunda ciudad del país la cifra era de 2.000.

Tercera huelga general del año

Los sindicatos, que representan a cerca de dos millones y medio de trabajadores, han convocado habitualmente huelgas desde el estallido de la crisis de la deuda en Europa, en 2009, aunque, en los últimos meses, estas acciones se habían vuelto mucho menos frecuentes y ruidosas que en el pasado 2012, cuando las concentraciones y marchas desencadenaron habitualmente en actos violentos.

"El Gobierno ha abolido los derechos de los trabajadores y ciudadanos, uno por uno, de manera sistemática y autocrática" ha explicado el sindicato del sector público ADEDY, encargado de organizar las manifestaciones junto al sindicato del sector privado GSEE.

"Hacemos un llamamiento a todos los trabajadores y ciudadanos a que luchen por derribar los catastróficos planes de este gobierno".

Por otro lado, un sindicato de periodistas de Atenas ha llamado a sus miembros a la huelga indefinida, impidiendo que se publiquen algunos periódicos y forzando a cadenas comerciales a reponer contenidos grabados en lugar de emitir servicios informativos.

Muchos griegos lo consideran una fuente de despilfarro de los puestos de trabajo patrocinados por partidos políticos, pero lo repentino del cierre, cortando a los periodistas en medio de su intervención, ha sorprendido a todo el país.

Una medida sin precedentes

Samaras ha asegurado tener planes de reforma para ERT que incluyen un relanzamiento con una organización más eficiente. Además ha descalificado a los defensores de las cadenas como "hipócritas que bloquean reformas necesarias".

El mandatario griego se ha jactado del ejemplo que el cierre de la cadena supone de la voluntad política necesaria para que Grecia deje de ser "el único lugar del mundo donde sobreviven los dinosaurios".

El líder de la oposición, Alexis Tsipras, que ha estado de visita en España recientemente, ha acudido a la segunda ciudad más importante de Grecia, Salónica, donde ha llamado a los griegos a defender la democracia.

"Lo que hemos experimentado ha sido una medida sin precedentes, no solo en Grecia, sino en Europa", ha declarado Tsipras. "La televisión pública solo se ha ido a negro por circunstancias: cuando un país ha sido ocupado por un ejército extranjero, o en golpes de estado".

Noticias

anterior siguiente