Enlaces accesibilidad

S&P advierte que el plan de la banca francesa para Grecia podría suponer un impago selectivo

  • La agencia lo consideraría una reestructuración parcial de la deuda griega
  • Standard&Poor's amenaza con bajar la nota a Grecia hasta SD o insolvencia

Enlaces relacionados

Por

La agencia de medición de riesgos Standard & Poors (S&P) ha señalado que las opciones de financiación consideradas por la Federación Bancaria Francesa (FBF) para Grecia podrían implicar un impago selectivo o insolvencia.

La propuesta francesa implica que bancos y aseguradoras tenedores de deuda griega reinviertan el 70% del dinero cuando esos préstamos lleguen a su vencimiento.

El 50% de esos capitales se pondrían en nuevos créditos a 30 años y el 20% restante en títulos de deuda de "cupón cero", es decir, cuyos intereses no se van cobrando conforme se generan, sino al vencimiento.

En cuanto al tipo de interés, sería por una parte equivalente al que Grecia tiene que pagar a los organismos públicos que han garantizado su salvamento, y por otra variable, indexado sobre un indicador de la economía griega, como el producto interior bruto (PIB).

Se trataría de evitar el carácter obligatorio para los bancos del sistema planteado hasta ahora, que implica que las entidades financieras tengan que reinvertir en deuda griega el 100% del dinero cuando esos préstamos venzan.

Más bajadas de nota

En su nota, S&P indica que la propuesta francesa es una más entre muchas de las que intentan garantizar las necesidades de financiación de Grecia para el periodo 2011-2014, y que si se aplicara, la agencia tendría que revisar la calificación crediticia de la deuda soberana de Grecia.

Las dificultades del Gobierno heleno para reducir el déficit y los precios actuales de la deuda griega en los mercados secundarios  subrayan la débil solvencia de Grecia y apuntan a  una "posibilidad realista" de que cualquier opción financiera encajaría en la categoría de activos en dificultades.

"En el caso de aplicar cualquiera de las opciones bajo la fórmula actalmente prevista o en ausencia de nueva información, lo consideraríamos como constitutivo de un default bajo nuestros criterios", advierte S&P.

En este caso, la agencia de calificación asignaría a Grecia una nota SD, lo que señala el impago selectivo, puesto que indicaría la reestructuración de parte de la deuda del país heleno.

S&P rebajó el pasado 13 de junio la calidad crediticia de Grecia desde B a CCC -equivalente a bono basura-, con perspectiva negativa.

Noticias

anterior siguiente