Enlaces accesibilidad

Los sindicatos y la patronal ratifican el acuerdo social alcanzado con el Gobierno

  • UGT y CC.OO. advierten que no se trate de un pacto de Estado
  • Mantienen su oposición a la reforma laboral y la congelación de pensiones
  • Los consejos confederales de UGT y CC.OO. refrendan el pacto
  • También las directivas de CEOE y CEPYME lo han aprobado
  • El pacto se firmará este miércoles en el Palacio de La Moncloa
  • Consulte el documento íntegro del pacto social alcanzado

Por
UGT y CCOO respaldan al acuerdo económico y social con Gobierno y Patronal

Los órganos directivos de los sindicatos UGT y CC.OO y de las patronales CEOE y Cepyme han ratificado este martes el acuerdo socialalcanzado con Gobierno y patronal por mayoría, lo que permitirá que el pacto, que incluye desde la reforma de las pensiones hasta aspectos como la negociación colectiva y las políticas activas de empleo, sea firmado este miércoles en el Palacio de La Moncloa.

El Comité Confederal de UGT, máximo órgano entre Congresos, lo ha aprobado por una amplia mayoría en una reunión convocada de manera extraordinaria para analizar y dar el visto bueno al acuerdo, que se ha producido tras intensas semanas de negociaciones.

Con más retraso, el Consejo Confederal de CC.OO. ha aprobado por "abrumadora mayoría" el acuerdo, según un comunicado del sindicato, que afirma que la propuesta protegerá a las personas, cambiará el modelo de crecimiento y garantizará la pervivencia del sistema de protección, en el caso de las pensiones.

Asimismo, este sindicato valora que tras el pacto se abra la posibilidad de negociar políticas fundamentales en la dirección de promover el necesario cambio de crecimiento en el ámbito industrial, energético y de Investigación, Desarrollo e Innovación.

Además, continúa, ha permitido que, en lo que a pensiones se refiere, UGT y CC.OO. hayan reconducido las principales propuestas del Gobierno, que de haber prosperado hubieran supuesto un "grave perjuicio" para los trabajadores y un "profundo" debilitamiento del conjunto del sistema.

Ahora, los sindicatos han solicitado su respaldo a todos los partidos políticos al acuerdo de pensiones y el resto de lo pactado (políticas industrial, energética y de I+D), cuyos detalles se deberán profundizar en la negociación que arranca tras la firma protocolaria.

No se trata de un pacto de Estado ni de un nuevo Pacto de La Moncloa

Pero, como han manifestado con posterioridad los secretarios generales de ambas centrales sindicales, Cándido Méndez (UGT) y Ignacio Fernández-Toxo (CC.OO.), este acuerdo no elimina las discrepancias con el Ejecutivo en multitud de aspectos, empezando por la reforma laboral, la congelación de pensiones o los recortes de gasto productivo.

"En ningún caso, este acuerdo supone para UGT apartar la discrepancia que mantenemos con el Gobierno en relación con la reforma laboral, que está acreditando su inutilidad y los problemas añadidos que ha provocado en el mercado laboral", ha advertido Cándido Méndez..

En palabras de Fernández Toxo, lo que se firma este miércoles no es equiparable a los Pactos de La Moncloa ni tampoco se trata de un pacto de Estado: para eso "le faltan interlocutores y materias, como el gasto fiscal". Sobre ese punto, el líder de Comisiones recuerda que los recortes aplicados por el Gobierno perjudican la actividad económica y la creación de empleo, "y eso dificulta el entendimiento".

Ambos han subrayado la importancia del acuerdo sobre la reforma de las pensiones, porque "se ha reducido el impacto de los propósitos iniciales del Gobierno: no sólo ha habido una gradualización de su posición inicial, sino también modificaciones sustantivas", ha asegurado Méndez.

Además, los dos líderes sindicales han hecho hincapié en dos medidas introducidas a iniciativa de los sindicatos: el reconocimiento de los períodos dedicados por las mujeres al cuidado de hijos y el invertido por los jóvenes a su formación.

Buen acuerdo, pero no suficiente para arreglar la economía

Más allá de las pensiones, los sindicatos han destacado la importancia de otros acuerdos incluidos en el pacto global, sobre todo, respecto al llamado plan de choque para el empleo, que incluye rebajas en las cotizaciones a las empresas que contraten jóvenes o parados de larga duración durante este año 2011.

Como ha explicado Méndez, "se incorpora un mecanismo de subvención de contratación a tiempo parcial. La hemos asumido porque evita el efecto de sustitución, está acotado en el tiempo y más importante: hay un compromiso de los empresarios para utilizarlo con jóvenes y parados de larga duración, con lo que podrá anticipar la contratación en un período tan difícil como el que estamos viviendo".

"Esto puede ayudar a tomar algunas decisiones, pero el empleo de verdad lo ayuda a crear la actividad económica y, mientras el Gobierno no reconozca que tenemos un problema de actividad económica, no se va a resolver el problema del empleo", ha advertido Toxo, quien ha añadido: "esto es un parche y no pasa de parche. Ojalá anime a muchas empresas a contratar, pero el problemas de dos y tres millones de parados de larga duración no se resuelve con programas, por mucha voluntad que incorporen".

Para Méndez, el contexto económico justifica, en gran medida, la adopción de este pacto: "nos adentramos en una especie de Triángulo de las Bermudas marcado por tres vértices: una inflación que ha rebasado el 3%, una cifra de crecimiento económico que ha terminado 2010 con un retroceso del 0,2% y un paro que rebasa el 20% y que, en el caso de los jóvenes, está en un 42,8%".

Con este panorama, ha insistido, "muy preocupante", UGT cree "fundamental remar todos en la misma dirección".

Huelga general, cambio en la CEOE y actitud del PP, fundamentales

Tanto Toxo como Méndez han coincidido en señalar que la huelga general del pasado septiembre sí ha influído en la disposición del Gobierno a negociar, lanzada definitivamente -según su opinión- en la reunión que tuvieron en Moncloa con el presidente Zapatero el 19 de diciembre. "Hasta entonces primaban los cálculos y, a partir de entonces, se incorporaron las personas", ha interpretado Toxo.

Por otro lado, han negado que al aceptar este pacto social traten de dar un respiro al Gobierno. "No sé si este Gobierno está para muchos balones de oxígeno. Sí se lo hemos dado a la ciudadanía, y hemos tratado de establecer salidas de creación de empleo en la situación actual", ha declarado el líder de CC.OO.

"El Gobierno tiene una marabunta tal de problemas, que no sé si ese efecto colateral le vendrá bien, mal o le dará más problemas", ha reconocido Méndez.

En lo que sí han insistido es en el papel "vital" que ha jugado la nueva cúpula de la CEOE y, también la actitud adoptada por el Partido Popular y el resto de grupos políticos. "Que el PP y el resto de partidos políticos hayan rechazado de plano la ampliación a 67 años de la jubilación ha ayudado mucho a que se haya logrado este acuerdo", ha dicho Toxo.

Básico para que vuelva a fluir el crédito

Por su parte, con más retraso, pero igual mayoría, el Comité Ejecutivo y la Junta Directiva de CEOE han aprobado la firma del pacto social. Ambos órganos directivos han asegurado que el acuerdo transmite "confianza" tanto en el ámbito nacional como internacional, al incluir dos reformas estructurales: la de las pensiones y la negociación colectiva. "Estas dos reformas fundamentales se abordan desde un amplio consenso político, económico y social", ha subrayado la organización liderada por Juan Rosell.

Además, la CEOE considera que el acuerdo "sienta las bases" para una acogida "positiva" de los mercados financieros, lo que, a su juicio, podría suponer un "paso adelante" en el proceso de recuperación del crédito y de reducción de los costes de financiación que precisan las empresas.

Sobre la reforma de las pensiones, que retrasa la edad legal de jubilación a los 67 años con algunas excepciones, la patronal asegura que el proceso ha respetado y tenido en cuenta "plenamente" la posición de los empresarios. "El documento recoge el objetivo compartido de elevar la edad efectiva de jubilación, haciéndolo compatible con el mantenimiento de la flexibilidad necesaria que precisan empresas y trabajadores", recoge la CEOE en un comunicado.

Para los empresarios, también es "importante" que el acuerdo social anticrisis contemple la reforma de las políticas activas de empleo y el plan de choque destinado a jóvenes y parados de larga duración, al valorar que este último recoja un contrato a tiempo parcial con exención de cotizaciones de hasta el 100% para las pymes. Por último, la patronal resalta que el acuerdo contemple acciones que incrementan la coordinación entre las mutuas de accidentes y la Seguridad Social en relación a las bajas de menos de 15 días de duración, en aras de potenciar la competitividad de las empresas.

Respaldo también de las pymes

También la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) ha respaldado lo acordado en la mesa de negociación. En una reunión extraordinaria de su Comité Ejecutivo y su Junta Directiva ha aprobado el texto del Acuerdo Social y Económico alcanzado entre el Gobierno y los agentes sociales, que incluye un plan de choque.

La confederación de pequeñas y medianas empresas ha valorado especialmente una de las medidas incluídas en ese programa, la que establece una bonificación del 100% para las pymes que contraten a jóvenes y a parados de larga duración a través de una nueva modalidad de contrato a tiempo parcial.

Para CEPYME, dicho Acuerdo transmite un mensaje de confianza que "contribuye a transmitir a los ciudadanos y a los mercados". Eso, según la organización,  redundará en una mayor disponibilidad de financiación para las empresas, "algo que resulta especialmente beneficioso para las pymes y los empresarios autónomos".

En opinión de CEPYME, el acuerdo demuestra la importancia del diálogo social "como instrumento para avanzar en materias económicas y laborales" y refleja la voluntad y el compromiso de los agentes sociales para contribuir a sacar a España de la actual crisis económica y a la recuperación de la economía y el empleo.

Noticias

anterior siguiente