Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Sobre el pacto de rentas, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, apunta en TVE que tiene que incluir a todos y que "si alguien está ganando más es el propio Estado". Insta a un plan de eficiencia de las administraciones públicas con el que se podrían ahorrar 60.000 millones de euros. Valora que las medidas impositivas anunciadas por Sánchez en el debate del estado de la nación erosionan la confianza de los inversores y la seguridad jurídica de las empresas.

El Gobierno anunció ayer varias medidas en el debate del estado de la nación y entre ellas destacan las enfocadas a plantar cara a la elevada inflación que afecta al país y que fueron dirigidas a eléctricas, bancos y empresas. Antonio Garamendipresidente de la CEOE, ha indicado en Las Mañanas de RNE que el Gobierno está “buscando culpables” y le acusa de ser quien realmente “se está beneficiando” de la situación actual a causa de, dice, una facturación “de más de 20.000 millones de euros que se está recaudando como consecuencia de la inflación”.

Además, ha señalado que los anuncios han generado “desconfianza” y que eso puede perjudicar a la larga a la hora de querer sacar adelante otras medidas. Considera que lo primero para plantar cara a la crisis económica es que el Gobierno plantee un proceso de “eficiencia del Estado”, ya que considera que no solamente deben estar para “recaudar”. Y ha recalcado que, aunque sí podemos hablar de plantear un pacto de rentas, primero se debe buscar “cómo rebajamos la inflación y cómo actuar, y no acusar a alguien”.

Horas después de su reunión este miércoles con casi medio gobierno, empresarios y sindicatos son pesimistas sobre la posibilidad de alcanzar un pacto para repartir los costes de la inflación y piden al Ejecutivo que se implique más. La CEOE reclama que las pensiones entren en la ecuación y los sindicatos una subida de impuestos a las grandes empresas. Foto: EFE/Juanjo Martín

Es el lema que suena a últimatum: los sindicatos protestan ante las sedes de las organizaciones patronales de toda España exigiendo indexar la inflación a los salarios de los trabajadores.  "No vamos a permitir que la crisis la paguen los ciudadadanos una vez más" recalca Antonio Valdivieso, Secretario provincial de CCOO en Almería, un territorio con los salarios más bajos de Andalucía, destaca Carmen Vidal, Secretaria provincial en UGT.

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha avisado este martes al Gobierno de que el "cese" del presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), Juan Manuel Rodríguez Poo, es una "pésima noticia" para la "credibilidad", "la fiabilidad" y la "reputación" de España, algo, que ha considerado, inédito en los últimos 30 años, salvo en los cambios de Gobierno.

Feijóo se ha pronunciado así en su intervención en el curso de verano organizado por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA). También el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, que ha coincidido con el líder 'popular' en el mismo acto, ha afirmado que "los organismos independientes deben ser independientes"

FOTO: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijoó, conversa con el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, este martes en Madrid. EFE/ Javier Lizon

Sindicatos y empresarios no han alcanzado un acuerdo en materia salarial. En Las Mañanas de RNE,  Lorenzo Amor, presidente de ATA y vicepresidente de la CEOE, considera que “no se ha roto nada sino que indudablemente en estos momentos lo que no se dan las condiciones, como en otras ocasiones se han dado para llegar a un acuerdo suscrito entre patronal y sindicato.” Lorenzo Amor ha explicado que lo que más les diferencia en estos momentos es son la cláusula de revisión salarial porque “los sindicatos quieren indexar la subida salariales a la inflación y a la CEOE no le parece lógico”. Y, añade, que han constatado con el Banco de España y organismos internaciones que “indexar salario a inflación puede generar lo que es una inflación de segunda ronda.” Y explica que ahora cada uno empezará con las recomendaciones porque “es difícil llegar a un acuerdo común en materia salarial para los próximos tres años”, ha asegurado.

Sobre que el Gobierno se abre a revisar los salarios públicos de los empleados públicos en el torno del 2%. Amor cree que lo que ha ofrecido CEOE a los sindicatos está por encima de eso y considera que “a veces se quiere para el sector privado una subida salarial que luego no se quiere para el sector público.” El vicepresidente de la CEOE pide al Gobierno que cumpla con sus responsabilidades.

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) apunta su rechazo a la propuesta de los sindicatos para vincular las subidas salariales al IPC. Aunque aún no es la postura oficial, así lo han expresado este viernes 8 de abril en una reunión con los secretrarios generales de las organizaciones y los territorios. La última propuesta sindical incluye subidas a varios años: 3,4% para 2022 y 2,5% para 2023, además de una parte variable según la inflación. Seguiría el mismo esquema para 2024, con un alza mínima del 2%. A la patronal CEOE no le gusta esta fórmula porque, según dicen, liga los sueldos a la inflación, lo que provocaría efectos sobre el empleo y generaría mayor alza de precios. Aunque el acuerdo salarial se aleja, el diálogo social no se ha roto. De hecho, fuentes próxmas a la negociación confirman a Radio Macional que habrá nuevos encuehtros después de Semana Santa.

Informa Esperanza Martín

El presidente del Gobierno comparece hoy para explicar el plan de choque económico con el que movilizará 16.000 millones de euros y en Las Mañanas de RNE hablamos con Antonio Garamendi, presidente de le CEOE, sobre su posición frente a las medidas. Considera que, antes de aumentar el déficit del país, se tenía que haber planteado una bajada de impuestos, así como un análisis de eficiencia para sacar ese dinero, para los que indica que hay un margen de 60.000 millones de euros: “Hay margen en los solapamientos, en las empresas públicas que hacen lo mismo, en organismos, etcétera”.

Argumenta que se le está pidiendo empatía cuando lo ha demostrado “con más de 15 acuerdos en dos años” y espeta que, desde la confederación, no pueden “compartir el intervencionismo cuando realmente hay una ley pactada desde hace muy pocos días”. Así como asegura que tampoco comparten “el intervencionismo en la propiedad privada”.

El Gobierno ha pedido recientemente a las grandes empresas y petroleras que contribuyan, y a las eléctricas que bajen las tarifas. Frente a esto Garamendi destaca el valor de Europa en el mercado energético a la hora de aprobar las medidas y se muestra receloso frente a que el Gobierno “marque cuanto se puede ganar o no en un mercado”.

  • Díaz ha explicado que las empresas que incumplan estas prohibiciones tendrán que devolver las ayudas públicas recibidas
  • Esta medida está dentro del plan de choque presentado este martes por el Ejecutivo par hacer frente a la guerra de Ucrania
  • Guerra Rusia - Ucrania, sigue la última hora en directo

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha valorado este martes el plan de choque del Gobierno para hacer frente a los efectos de la guerra en Ucrania. Ha declarado que no saben cuáles son las medidas que presenta hoy el Ejecutivo y cuáles son las que se publicarán este miércoles en el BOE, a su juicio, las "que de verdad valen". "Nosotros, hoy por hoy, conocemos por la prensa cuáles son las posibles medidas", ha explicado.

Con respecto a las medidas con respecto a limitar el precio de alquileres y los despidos laborales, ha explicado que "estos dos planteamientos nos resultan sorprendentes".

Ha considerado, por tanto, que es necesario actuar, pero "hay que leer la letra pequeña" porque "hay medidas que no nos gustan", como topar el precio de los alquileres. "Pensamos que es una manera de hacer más rígido el mercado de alquileres", ha contado, y ha destacado que estos no solo los imponen las empresas, sino ciudadanos, "gente normal de la calle" que genera así sus ahorros. Por ello, ha explicado que "es muy peligroso empezar a regular mercados que deben ser libres".

En segundo lugar, ha matizado que aunque "hay que ver la letra pequeña", no está de acuerdo con que la ministra de Trabajo anuncie públicamente que está prohibido despedir: "No sé dónde estamos; si estamos en una economía de mercado, si estamos en el mundo libre, de arranque no nos parece muy adecuado este planteamiento". Finalmente, ha valorado que "habrá que hablar" de los créditos ICO.

Foto: Cézaro De Luca / Europa Press