Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Unos días más tarde que en España, donde se avanza en la preparación para la vuelta de la Liga, o que en Alemania, donde este fin de semana se disputa la segunda jornada tras el parón por el coronavirus, en Inglaterra se han retomado los entrenamientos con cierta polémica. Troy Deeney abandera la negativa de muchos jugadores de la Premier a entrenarse en grupo. Y cada vez son más las voces que se manifiestan en contra del regreso de la competición, como el internacional inglés Danny Rose: "Nos tratan como si fuéramos conejillos de indias o ratas de laboratorio", ha dicho.

Tras pasar las pruebas del coronavirus, el futbolista Dani Ceballos vuelve a entrenar con sus compañeros del Arsenal, que como el resto de equipos de la Premier ha retomado los entrenamientos. Repasa la situación en una entrevista con TVE en la que dice: “Lo mejor de Dani Ceballos está por llegar, asentarse en un equipo, sentirse importante". "Sentirse líder, que es lo que realmente me gusta”, añade.

La liga inglesa, la Premier, se prepara ya para la vuelta a la competición tras el parón por el coronavirus. El entrenador del Liverpool, lider destacadísimo de la clasificación, comenta la nueva situación. "Será especialmente intenso para los entenadores porque hay muchos jugadores en grupos pequeños, lo que significa más entrenamientos", ha dicho Jurgen Klopp. "Tenemos que hacerlo sin el mejor impulso del mundo y sin el mejor apoyo cuando más lo necesitamos, los aficionados de Anfield. Pero es como tiene que ser", ha añadido. De los seis positivos confirmados en la liga inglesa cuatro pertenecen al Watford, equipo en el que su capitán, Troy Deeney, se niega a entrenar para no poner en peligro a su familia.

Cristiano Ronaldo ha vuelto hoy a las instalaciones de la Juventus de Turín. Llevaba 15 días en cuarentena obligatoria, después de haber regresado de Portugal. Se ha sometido a pruebas médicas, antes de volver a los entrenamientos. En Inglaterra, los equipos de la Premier empezarán a entrenar en pequeños grupos esta tarde. Aunque el capitán el Watford, Troy Deeney, ha anunciado que no va a ejercitarse con sus compañeros por miedo a contagiar a su hijo, que sufre problemas respiratorios.

La primera en comenzar será la Bundesliga este fin de semana con el derbi del Ruhr entre el Borussia Dortmund y el Schalke. Supondrá un espejo en el que se podrán mirar el resto de países como Portugal, que anunció su regreso para el 4 de junio, mientras la situación no acaba de aclararse en la Premier inglesa, a pesar de que su gobierno haya autorizado el retorno de las competiciones profesionales.

[Coronavirus: última hora en directo]

A falta de la aprobación por parte de las autoridades sanitarias de Reino Unido, la liga inglesa propone que se jueguen las diez jornadas que le quedan en los meses de junio y julio, sin espectadores. Equipos como el Chelsea han dicho a sus jugadores que no les van a recortar el sueldo, siempre que hagan donaciones a causas contra el coronavirus.

La Premier League ha decidido esta mañana que queda suspendida al menos hasta el próximo 3 de abril por la pandemia del coronavirus.

El hecho de que el Gobierno británico no haya prohibido, al menos de momento, la celebración de acontecimientos multitudinarios, ha mantenido abierta la posibilidad de celebrar la jornada de liga prácticamente hasta hace unos minutos.

Pero la realidad finalmente se ha impuesto porque varios jugadores han dado positivo en coronavirus en las últimas horas. Entre otros también el entrenador del Arsenal, el español Mikel Arteta, y son muchos los que están en cuarentena por precaución.

Desde la Federación se dice que esta es una situación sin precedentes en la que prima la salud de los jugadores y los aficionados. Así que el calendario se verá alterado hasta que las autoridades sanitarias ofrezcan las suficientes garantías.

La práctica es habitual en varios clubes de la Premier desde hace años y algunos padres lo consideran el mejor regalo para sus hijos. Las familias adineradas lo ven como un ingreso extra de entidades privadas. Cobrar a los niños se convierte en privilegio para adinerados que va en contra de las raíces trabajadoras de los clubes.