Enlaces accesibilidad

El Gobierno aprueba un PERTE de microchips de 12.250 millones para situar a España como referente europeo

Por
El Gobierno aprueba un PERTE de microchips con más de 12.000 millones de euros para atraer proveedores y clientes

El Gobierno ha aprobado este martes un PERTE de los microchips dotado con 12.250 millones de euros hasta 2027 para situar a España como un país de referencia en el diseño y la fabricación de chips. Financiado con fondos europeos en el marco del Plan de Recuperación, es proyecto estratégico con mayor inversión de los 10 aprobados hasta la fecha y tendrá un efecto multiplicador en el conjunto de la industria, según el Ejecutivo.

La ministra de Asuntos Económicos y vicepresidenta primera, Nadia Calviño, ha explicado el proyecto este martes en el Consejo de Ministros, indicando que "es el más ambicioso de todos". Está dirigido a los semiconductores, que "son esenciales para la transformación digital", ha señalado.

Su objetivo es desarrollar las capacidades de diseño y producción de la industria de la microelectrónica y semiconductores en España y favorecer la autonomía estratégica nacional y de la Unión Europea en este sector. Además, articulará actuaciones en todos los eslabones de la cadena de valor, desde el diseño a la fabricación.

"Tiene una orientación a largo plazo" y "una orientación técnica", ha explicado Calviño, con una potenciación de la colaboración público-privada y alineada con la estrategia europea de microchips.

Por su parte, el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez -que ya avanzó esta medida el 4 de abril-, ha presentado el plan previamente en el Foro de Davos celebrado en Suiza, donde ha anunciado el aumento en 1.000 millones de euros de la dotación del proyecto, hasta los 12.000 millones de euros, que finalmente han sido 12.250 millones.

El Gobierno aprueba un PERTE de microchips de más de 12.000 millones: "El proyecto más ambicioso del plan de recuperación"

Atraer grandes inversiones y fomentar la colaboración público-privada

Así, tomando la base de los activos estratégicos en los que España está mejor posicionada, se desplegarán medidas en torno a cuatro ejes para reforzar las capacidades de I+D+i (investigación, desarrollo e innovación), el diseño de chips, la construcción de plantas de fabricación de semiconductores y la dinamización de la industria electrónica y de tecnologías de la información (TIC) en España. Asimismo, se apoyará la participación de empresas españolas en los proyectos estratégicos desarrollados a nivel europeo (IPCEIs).

Esta visión integral ejercerá un efecto multiplicador para el conjunto de la economía española, según apunta el Gobierno. Además, desplegará mecanismos de colaboración público-privada para promover las inversiones necesarias, y se desarrollará de forma coordinada entre las administraciones públicas, la industria, las universidades y los centros de investigación.

"Hasta ahora, España no ha estado presente en este ámbito tecnológico por falta de apoyo, falta de compromiso, falta de una visión, también falta de una estrategia coherente y los recursos", ha señalado Calviño.

Incentivar la instalación de fábricas de chips en España, según Calviño, es el aspecto "más importante" y concentrará más de dos tercios del presupuesto del proyecto. En España actualmente hay alrededor de 80 empresas que diseñan componentes electrónicos, pero dependen de Asia para fabricarlos. Actualmente, solo hay una entidad española que se dedica a la fabricación: Fagor, situada en Cantabria.

Este PERTE será "una oportunidad para estar a la carrera" de este sector, según indica a TVE Danny Moreno, presidente de la Asociación Industrial de Semiconductores. Además, el proyecto supondrá un beneficio para empresas pequeñas, tal y como apunta Carlos Pardo, director ejecutivo de KDPOF.

La importancia del Plan de Recuperación

"Yo creo que el PERTE Chip es, probablemente, el mejor ejemplo del impacto transformador del Plan de Recuperación" ha indicado, "y queremos que España tenga un papel relevante en el ámbito tecnológico".

"Si la crisis del coronavirus puso de relieve la necesidad de acelerar la transformación digital y reforzar nuestro Estado de Bienestar, la guerra de Ucrania hace prioritario y urgente reforzar la autonomía estratégica, energética, tecnológica y alimentaria, así como la ciberseguridad en nuestro país y el conjunto de Europa", ha apuntado.

Calviño ha recalcado que existen importantes barreras de entrada para la producción de chips debido a las elevadas inversiones que supone, lo que motiva la existencia del PERTE.

Por ello, la ministra ha instado a transformar de los sectores tractores de la economía española apoyándose en el Plan de Recuperación: "Tenemos la financiación para hacerla realidad y, desde el Gobierno, tenemos la determinación de aprovecharla", ha señalado.

Sánchez busca inversores en el Foro de Davos

El presidente Sánchez está buscando inversores potenciales en el Foro de Davos, donde participa en diversos actos de la segunda jornada del evento y aprovecha su presencia para reunirse con los consejeros delegados de varios gigantes tecnológicos y presentarles los puntos principales de este PERTE.

Ha afirmado que España inicia "una carrera de fondo" para convertirse en un referente en la industria de los semicoductores.

Para ello, a lo largo de este martes mantiene encuentros con los máximos responsables de Intel, Qualcomm, Micron y Cisco. Tras su reunión con el consejero delegado de Qualcomm, primera empresa mundial en diseño de microchips, Sánchez ha resumido en las redes sociales que, a su juicio, España es el lugar perfecto para desarrollar aplicaciones de realidad extendida e inteligencia artificial.

Un Fondo de chips para financiar startups

Se creará un Fondo de chips, dotado inicialmente con 200 millones de euros, para financiar startups (empresas de nueva creación) scaleups (entidades que ya tienen recorrido en el sector que ahora buscan ayuda para redimensionar ese modelo) del sector de los semiconductores español y afianzar su posición en el mercado nacional y europeo.

Además, para asegurar la coordinación y efectividad de las actuaciones previstas, se creará el Comisionado Especial para el Proyecto de Microelectrónica y Semiconductores, que dirigirá Jaime Martorell Suárez, de reconocido prestigio internacional en este ámbito, apoyado en un grupo de trabajo interministerial y un grupo de expertos del mundo científico, académico y empresarial de referencia, según ha indicado el Gobierno.

El PERTE en cifras

El Gobierno pondrá en marcha 11 actuaciones en torno a cuatro ejes estratégicos a lo largo de toda la cadena de valor:

  • Refuerzo de la capacidad científica: fortalecer la I+D+i sobre microprocesadores de vanguardia y arquitecturas alternativas. Prevé una inversión para este ámbito de 1.165 millones de euros para el periodo 2022-2027.
  • Potenciar la capacidad española en el diseño de microprocesadores y fomentar la creación de empresas fabless (aquellas que diseñan y no fabrican). El Gobierno destinará 1.330 millones de euros para este apartado.
  • Construcción de plantas de fabricación, con una inversión pública presupuestada de 9.350 millones de euros.
  • Dinamizar la industria de fabricación de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Contará con un fondo inicial de 200 millones de euros para financiar startupsscaleups y pymes innovadoras del sector. También busca fortalecer la producción interna de productos electrónicos con un presupuesto estimado de 400 millones de euros.

Potenciar las fortalezas

La escasez de semiconductores a escala mundial desencadenada por los cuellos de botella en el suministro derivados de la pandemia ha puesto de manifiesto en Europa la necesidad de acelerar la autonomía en la fabricación de chips, asegura el Ejecutivo.

No obstante, también indica que España está muy bien posicionada en diversos activos estratégicos como el desarrollo de arquitecturas alternativas como RISC-V, donde el Centro Nacional de Supercomputación – Barcelona Supercomputing Center, es un centro de referencia internacional. También destaca el desarrollo de fotónica integrada entre las Universidades Politécnica de Valencia, Vigo y Madrid; o la fabricación de chips cuánticos con el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Además, el Gobierno destaca que son necesarias economías de escala para cubrir un crecimiento de la demanda en sectores como la automociónla fabricación de máquinas, herramientas y electrodomésticos. Calviño, además, ha destacado que una de las ventajas de España es la presencia de empresas "tractoras" de la economía de los microchips, especialmente en el caso de la automoción.

Este incremento se acelerará en los próximos años, explica el Gobierno, y se sumarán otros ámbitos como las telecomunicaciones, la industria aeroespacial, el transporte ferroviario, defensa y la construcción de infraestructuras.

También es un mecanismo en sintonía con objetivos de la Unión Europea, ya que la Comisión Europea ha fijado el objetivo de lograr que la producción de semiconductores de vanguardia en la Unión alcance el 20% de la producción mundial en 2030.

Asimismo, responde a la Ley de Europea de Chips propuesta en febrero y que establece el marco para alcanzar esa meta que contribuirá a incrementar la autonomía estratégica y la soberanía digital entre los 27 Estados Miembros.

En este contexto, con la puesta en marcha del PERTE de los microchips, el Gobierno pretende situar a España como país de referencia a la vanguardia en la industria de semiconductores y avanzar posiciones en la investigación, diseño, fabricación y suministro de estos componentes clave.

Noticias

anterior siguiente