Enlaces accesibilidad

Las periodistas detenidas en todo el mundo subieron un 35 % en 2020, según Reporteros Sin Fronteras

  • Un total de 42 mujeres han sido encarceladas por ejercer de periodistas, según el informe de la oenegé RSF
  • China concentra casi un tercio de los periodistas detenidos a nivel mundial (117 de 387)

Por
"La libertad de prensa es la mejor vacuna contra la desinformación"

Un total de 387 periodistas fueron encarcelados en 2020, otros 54 fueron secuestrados y 4 dados por desaparecidos. Entre todos ellos, el número de mujeres detenidas subió un 35 % hasta 42 en todo el mundo, afirma el informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF), publicado este lunes.

El número de mujeres arrestadas entre quienes ejercen la profesión ha aumentado en más de un tercio ya que un total de 42 periodistas fueron privadas de libertad en contraste a las 31 firmas femeninas del año pasado.

Las nuevas detenidas tienen como origen principal Bielorrusia (4), país que está conociendo una represión de sus informadores sin precedentes después de las fraudulentas elecciones presidenciales del pasado mes de agosto, según RSF.

El número de reporteros presos se mantuvo estable a pesar de que se produjo un aumento significativo de los ataques y arrestos relacionados con la crisis del coronavirus. En 2019 fueron detenidos 389 periodistas, 2 más que este año, "Un nivel históricamente muy alto en todo el mundo", señaló la ONG.

Por segundo año consecutivo, los países que más periodistas han detenido han sido China con 117, seguido de Egipto (30), Arabia Saudí (34), Vietnam (28) y Siria (27), que en conjunto concentran más de la mitad los profesionales arrestados en todo el mundo.

La libertad de prensa, la mejor vacuna

El presidente de la sección española de RSF, Alfonso Armada, ha señalado en una entrevista en TVE que "China es la principal cárcel de periodistas" del planeta, con más de un centenar de reporteros encarcelados por publicar noticias que no le han gustado al Gobierno, sobre todo en lo referente a la pandemia de coronavirus.

Armada defiende que "la libertad de prensa es la mejor vacuna contra la desinformación" y que frente a la inmediatez de las pantallas hay que apostar por las crónicas y "acercarse a los hechos con los cinco sentidos".

El portavoz de RSF apunta que hay "demasiado ruido en la red" y recuerda la importancia para los periodistas de ser "impecables con los códigos deontológicos" en el ejercicio de la profesión.

El coronavirus, una realidad incómoda

Esta primera parte del informe anual sobre la libertad de prensa en el mundo elaborado por esta ONG destacó el aumento de detenciones relacionadas con la cobertura de la pandemia de coronavirus y la crisis sanitaria.

Si bien en la mayoría de casos los profesionales detenidos por este motivo son puestos en libertad al cabo de pocas horas, a día de hoy hay 14 que siguen entre rejas, de los cuales la mitad (7) corresponden sólo a China, dos a Bangladesh y uno a Birmania.

En Oriente Medio, donde varios países aprovecharon la epidemia para reforzar su control sobre los medios de comunicación y la información, tres periodistas siguen detenidos por artículos relacionados con pandemia: dos en Irán y uno en Jordania.

En el continente africano un periodista ruandés también sigue en prisión por haber "violado oficialmente las normas de contención" al informar sobre este tema.

Las detenciones se multiplican por cuatro con la pandemia

"Los arrestos y detenciones arbitrarias se cuadruplicaron entre marzo y mayo", concretó RSF, coincidiendo con el estallido de la pandemia en el mundo y con la adopción urgente por parte de los países de las medidas de excepción que contribuyeron a "confinar la información" denunció la organización.

"Estas cifras también confirman el impacto de la crisis sanitaria en la profesión y el hecho inaceptable de que algunos de nuestros colegas están pagando con su libertad la búsqueda de la verdad", dijo el secretario general de RSF, Christophe Deloire. "Cerca de 400 periodistas pasarán las vacaciones tras las rejas, lejos de sus familias y en condiciones que ponen en peligro sus vidas", detalló.

Otros datos que se desprenden de este informe anual es que al menos 54 periodistas están actualmente retenidos como rehenes en todo el mundo, cifra que ha disminuido un 5 % con respecto al año pasado.

Tras la liberación de un profesional ucraniano retenido por las fuerzas separatistas prorusas en Donbass (Ucrania), Siria, Irak y Yemen son ahora las últimas fábricas de rehenes del mundo para los periodistas.

Noticias

anterior siguiente