Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Así son los nuevos mercadillos: el de Mérida regresa con más espacio entre los puestos y estrictas medidas higiénicas

Por
El mercadillo de Mérida vuelve a celebrarse este martes con 40 puestos y "todas las medidas de seguridad"

Fruta, verdura, ropa y otros artículos… La actividad vuelve al mercadillo de MéridaLa Fase 1 permite la apertura y el de la capital extremeña recupera su cita de los martes. El último día que se instaló fue el 10 de marzo, por lo que han pasado ya más de dos meses. Hoy, las medidas de prevención marcan la vuelta de comerciantes y clientes.

El Ayuntamiento emeritense ha delimitado las entradas, las salidas y el recorrido. En los accesos, miembros de Protección Civil reparten mascarillas para los que no las llevan y también un folleto con las normas de seguridad. "No podéis entrar en grupos de más de tres personas y tenéis que mantener una distancia de dos metros con el resto", cuenta un voluntario de Protección Civil.

Ampliación de la superficie para respetar la distancia entre puestos

En este primer día de mercadillo, tan solo 40 de los 207 puestos que tienen licencia se han instalado. Esto supone menos de un 20% del total. "Los comerciantes no han venido por decisión propia, no porque no puedan hacerlo", dice el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna.

El primer edil explica que el consistorio ha decidido ampliar la superficie que ocupaba el mercado para que todos sus puestos puedan regresar con seguridad y espera que, en las próximas semanas, los vendedores vayan incorporándose.

De no haber aumentado la superficie en el recinto ferial, solo el 25 % de los puestos podrían operar y en el interior solo se permitiría un aforo que no superara un tercio de la capacidad.

Entrada de uno en uno y prohibido tocar el género

El funcionamiento de estos comercios ambulantes cambia y las distancias de seguridad imperan. Siete metros separan un puesto del siguiente y los clientes tienen que esperar a ser llamados para poder acercarse a hacer la compra. "Antes compraban todos a la vez, unos pegados a los otros. Ahora vienen de dos en dos, según los vamos llamando", asegura Manuel, vendedor ambulante. "No podemos tocar el género, ni con guantes", comenta una señora mientras decide qué fruta llevarse.

En el caso de la ropa, los clientes sí pueden tocarla, pero antes tienen que desinfectarse las manos. "Tenemos guantes y botes de gel hidroalcohólico a la entrada del puesto y pedimos a todos que los utilicen antes de acceder", puntualiza Jerónimo, propietario de un comercio textil.

Badajoz, Plasencia y Cáceres prefieren esperar

El caso de la capital extremeña no es único en Extremadura. En Don Benito, Badajoz, por ejemplo, también el tradicional mercado de los lunes ha vuelto, pero solo con nueve de sus 137 paradas. Y las localidades pacenses de Almendralejo, Villafranca de los Barros o Castilblanco también han recuperado esa actividad y con la totalidad de sus puestos, guardando las distancias y siguiendo las normas de higiene.

Pero a lo largo y ancho de la geografía extremeña, son numerosas las localidades que prefieren esperar a ver cómo evoluciona la pandemia. Badajoz, la ciudad más poblada de la región, aplaza hasta junio la decisión sobre su mercadillo. Y Plasencia, en Cáceres, tampoco tiene claro cuándo recuperará su tradicional mercado de los martes.

El Ayuntamiento de la capital del Jerte espera para poder hacerlo con "todas las medidas de seguridad", mientras baraja ampliar la superficie para procurar "la puesta en marcha de todos los puestos de los mercados".

Entre tanto, la Plataforma de Vendedores Ambulantes de Extremadura solicita la exención de las tasas municipales de mercadillos durante todo 2020 en todas las localidades de la comunidad autónoma. Una medida que trasladará a la FEMPEX, la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura. Llevan meses parados con "muchas pérdidas y sin ingresos.

Noticias

anterior siguiente