Enlaces accesibilidad

El Tribunal Constitucional alemán declara "parcialmente inconstitucional" la compra de bonos del BCE de 2015

  • Especifica en la sentencia que esa decisión no se extiende a las posibles medidas financieras por el coronavirus

Por
Boletines RNE - El Alto Tribunal alemán sentencia que la compra de deuda del BCE es "parcialmente inconstitucional"

El programa de compra de bonos de deuda del Banco Central Europeo (BCE) puesto en marcha en 2015 es "parcialmente inconstitucional", según una sentencia del Tribunal Constitucional alemán publicada este martes.

Según ha señalado el presidente del Bundesverfassungsgericht, Andreas Voßkuhle, el Gobierno y el Bundestag no revisaron las decisiones del Consejo del BCE sobre el programa y por esa razón se incumplió la norma fundamental de la RFA. La Sala argumenta que no se respetó el principio de "proporcionalidad" y el BCE cruzó la fina línea que separa la política monetaria de la política económica.

El Alto Tribunal deja claro que "la decisión publicada hoy no se aplica a ninguna medida de asistencia financiera tomada por la Unión Europea o el BCE en el contexto de la actual crisis del coronavirus". Lagarde ha anunciado un programa de compra de deuda por un importe de 750.000 millones de euros.

Por otra parte, el TC rechazó la parte de la demanda que consideraba que con el programa de compra de bonos se violaba la prohibición de que el BCE financie a los estados miembros de la UE. A partir de marzo de 2015 el BCE compró bonos de deuda soberana por valor de 2,6 billones de euros.

Legal según el TJUE

El Constitucional acata la autoridad del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que declaró legal el programa del BCE y le reconoce su jurisdicción para interpretar los tratados europeos pero argumenta que eso no limita su labor de defensa de la legislación alemana cuando considera que las instituciones europeas han excedido su ámbito competencial.

Por su parte, la Comisión Europea ha recordado que las decisiones del TJUE son vinculantes para todas las cortes nacionales, aunque ha añadido que aún tiene que analizar en detalle la sentencia del Constitucional alemán.

El Bundesverfassungsgericht establece que el Gobierno alemán y el Parlamento tienen la obligación de "monitorizar las decisiones del Eurosistema en la compra de bonos para asegurarse que el BCE se limita a su mandato".

El fallo fija un plazo de tres meses para que el Bundesbank (banco central alemán) se coordine con el BCE, que debe demostrar que los objetivos de política monetaria del programa son "proporcionados en sus efectos económicos y fiscales". En caso contrario, el Bundesbank deberá dejar de participar en esta compra de bonos.

La sentencia también especifica que el banco central alemán debe asegurarse de que los bonos ya comprados que forman parte de su cartera de activos deben venderse de acuerdo a "una estrategia, posiblemente a largo plazo, coordinada con el Eurosistema".

En la actual crisis sanitaria provocada por el coronavirus el BCE ha ampliado el programa de compra de bonos pero esto último, según Voßkuhle, no resulta afectado por la sentencia.

Noticias

anterior siguiente