Enlaces accesibilidad

Elecciones generales

Sánchez, ante un resultado del 10N endiablado: ¿Qué posibilidades tiene para formar Gobierno?

  • El socialista hace un llamamiento a los partidos para "desbloquear" la situación
  • Solo tiene dos opciones: el apoyo de Podemos e independentistas o el pacto de investidura con el PP 

Por
¿Cuáles son los posibles pactos que nos deja el 10N?

Las elecciones generales del 10N tenían como principal objetivo desbloquear la parálisis política ofreciendo un resultado que clarificase las posibilidades de gobierno. Nada más lejos de la realidad con dos bloques, el de derecha y el de izquierda, que recortan distancias y un Parlamento cada vez más fragmentado. Pedro Sánchez ha vuelto a ganar las elecciones pero sus posibilidades para cerrar un Ejecutivo se complican en un escenario endiablado con varias opciones, todas ellas complicadas e indeseadas para el PSOE donde las líneas rojas y las contrapartidas lo pueden complicar todo. 

El socialista se planteó como objetivo mejorar su resultado- partía de 123 diputados obtenidos el 28A y se queda en 120- pero los españoles, aunque le han dado la victoria, no le han otorgado una fuerza mayor- soñaba con los 140 escaños- y debe mirar a otros partidos para mantenerse en La Moncloa. Y los partidos a los que debe llamar- Podemos, nacionalistas e independentistas, por un lado; o PP, por otro- no le convencen y así lo ha dicho por activa y por pasiva durante las últimas semanas. Ahora no tendrá más remedio que buscar apoyos externos porque solo no puede. Este mismo lunes Sánchez comenzará a llamar a los líderes políticos para dar salida a la situación y con el objetivo de formar un gobierno antes de que acabe el año. 

Descartada la posibilidad de que gobierne el bloque de la derecha- PP (88), Vox (52), Ciudadanos (10) y Navarra Suma (2)- ya que suman 152 escaños, muy lejos de los 176 de la mayoría absoluta; es el PSOE el que, como la lista más votada, debe iniciar las negociaciones

Sánchez dijo anoche en Ferraz que en emplazará a los partidos a "desbloquear el país" con "generosidad y responsabilidad" y lo hizo de nuevo con una sola exclusión: Vox. Sin citar al partido de Santiago Abascal, el gran triunfador del 10N, ha dicho que no hablará con "aquellos que siembran el discurso del odio y la antidemocracia". 

La suma de izquierdas con el apoyo de independentistas

"Esta vez sí o sí, vamos a conseguir un gobierno progresista", afirmó Sánchez. Pero ¿cómo lo va a hacer?

Si Sánchez consigue sumar al bloque de la izquierda- PSOE (120), Unidas Podemos (35) y Más País (3)- tendría 158 escaños. Si lograra, además, el apoyo del PNV, que ha cosechado siete escaños y el del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), el único que le apoyó en la
última investidura fallida, serían 166 escaños votos a favor. Podrían incluso aumentar ese bloque de votos a favor con pequeñas formaciones como el BNG y Teruel Existe, llegando a 168.

Frente a esos votos afirmativos, Sánchez tendría el voto en contra prácticamente seguro de de PP, Vox, Ciudadanos, CC, Navarra Suma, Junts per Catalunya y la CUP, que sumarían 164. Si EH Bildu dice no, aumentarían a 169.

En ese escenario Sánchez quedaría en manos de ERC que con 13 diputados podría decantar la balanza y hacer que la investidura saliese adelante. Su cabeza de lista, Gabriel Rufián, ya ha dejado claro que ese apoyo no sería gratuito. Y su propuesta es la formación de una mesa de partidos en la que se negocie sin vetos y sin apriorismos una independencia que consideran "irreversible". Todo ello en medio de una sentencia del 'procés' aún caliente que no facilitará que los nacionalistas arrimen el hombro. Ya lo avisó Rufián: "A partir de septiembre, todo será más complicado". 

Pero ya solo la suma de PSOE y Unidos Podemos se antoja muy complicada a juzgar por las negociaciones tras el 28 de abril. Pablo Iglesias insiste en un Gobierno de coalición- esta vez con él dentro- y Sánchez se niega a contemplar esta posibilidad, aunque este lunes el secretario de Organización, José Luis Ábalos, no ha sido tan tajante.

¿Cs apoyaría la suma izquierdas+PNV con los independentistas fuera?

El socialista podría tratar de convencer también a Ciudadanos para que ellos apoyasen una suma de izquierdas con el apoyo de partidos como el PNV, BNG y Teruel Existe, sin independentistas, pero la estrategia de la formación de Albert Rivera está por ver ante la hecatombe que ha vivido su formación, que se ha dejado dos millones y medio de votos y 47 escaños, y pierde a su líder, Albert Rivera, que deja la política

En ese escenario votarían en contra PP, Vox, ERC, Junts, la CUP, EH Bildu, Navarra Suma y Coalición Canaria. 

En la rueda de prensa en Ferraz, el número tres del PSOE no ha descartado esta opción, en la que su Gobierno efectivamente no estará apoyado por los independentistas y no entraría el PP en la ecuación. Cs podría mostrarse dispuesto porque no entran tampoco los independentistas catalanes aunque sí sería necesario el apoyo de los nacionalistas vascos, que tampoco han tenido buena relación con la formación naranja.

Gran coalición con el PP

Si por el lado de la izquierda es complicado, no parece más sencillo por la derecha. El PSOE podría tratar también de alcanzar un acuerdo de investidura con el PP, que en caso sí coge más fuerza tras el 10N. Es una vía que ya ha tratado de explorar en el anterior intento de ser investido, pidiendo a Pablo Casado su abstención por responsabilidad y para no depender de los secesionistas. 

Ábalos ha descartado una gran coalición con el PP- que sumaría una amplia mayoría de 208 escaños-  y además ha dicho que no espera la abstención del PP porque el ascenso de Vox le da, a su juicio, poco margen para acercarse a la derecha. 

Todo indica a que Sánchez volverá a pedir a los 'populares' una abstención gratis a cambio del desbloqueo y, aunque Casado ha dicho que no va a facilitar la investidura, es más complicado que no lo haga si el país se aboca a unas terceras elecciones. Le recordará a Sánchez su 'no es no' y este le dirá que su partido se partió en dos precisamente para que Mariano Rajoy gobernase en 2016 y no ir a una triple convocatoria de elecciones.   

Este lunes arranca una nueva fase del 10N y, aunque el PSOE quiere gobierno en diciembre, es posible que no todo sea tan fácil.

Noticias

anterior siguiente