Enlaces accesibilidad

Endesa ganó 1.879 millones en 2013, un 8% menos, por el impacto de la reforma eléctrica

       
  • Su beneficio cayó un 17% en España y Portugal por los cambios regulatorios
  •    
  • La eléctrica afirma que el cambio de tarifas no se podrá aplicar hasta 2015

Por
Sede de Endesa en Madrid
Sede de Endesa en Madrid. REUTERS REUTERS/Susana Vera

Endesa obtuvo un beneficio neto de 1.879 millones de euros en  2013, lo que supone una reducción del 8% respecto al obtenido en el  mismo periodo del año anterior, por el impacto de la reforma eléctrica y las medidas  regulatorias y fiscales introducidas en 2012 y 2013.

Sólo las medidas aplicadas durante el pasado año han reducido el  beneficio neto en 659 millones de euros, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores  (CNMV). En concreto, el beneficio neto del negocio de España y Portugal  cayó un 17%, como consecuencia de dichas medidas, hasta situarse en  1.176 millones, con una contribución del 63% al resultado neto  total.

Precisamente este martes Endesa ha recurrido ante el Tribunal Supremo un real decreto y una orden de retribución que baja la remuneración por la distribución de energía eléctrica.

Frente a este retroceso de las ganancias, el beneficio neto de Latinoamérica se  situó en 703 millones, un 13% más, gracias a la buena evolución del  negocio y al reconocimiento, por parte del Gobierno argentino, de la  compensación de las variaciones de costes no trasladados a tarifa  desde 2007 hasta febrero de 2013. Estos dos efectos compensaron la  devaluación de las monedas locales frente al euro.

Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) registró  una reducción del 4% en 2013, hasta 6.720 millones de euros. Esta  disminución se corresponde, por una parte, con una caída del 14% en  el negocio de España y Portugal, con 3.277 millones, y, por otra, con  un aumento del 7% en el negocio de Latinoamérica, hasta 3.443  millones.

Bajan los costes fijos

En el negocio de España y Portugal, las medidas fiscales aplicadas  en 2013 (664 millones de euros más en costes) y el resto de medidas  adoptadas por el Gobierno (269 millones de euros menos en ingresos)  tuvieron un impacto en el Ebitda de 933 millones de euros. A ello se  añade a los 396 millones del impacto anual recurrente para Endesa de  las medidas regulatorias puestas en vigor en 2012.

La suma de todas las medidas fiscales y regulatorias aplicadas en  España desde el inicio de 2012 han tenido un impacto negativo total  de 1.329 millones de euros en el Ebitda de 2013.

Los esfuerzos para conseguir mejoras  operativas han compensado, en parte, los impactos  negativos de las medidas, y han dado como resultado una reducción  de 142 millones de euros en los costes fijos de 2013. Como consecuencia de lo anterior, el Ebitda ascendió a 3.277  millones de euros y el resultado neto de explotación (Ebit) a 1.651  millones de euros, con una reducción del 14% y del 17%  respectivamente.

Más negocio en Iberoamérica

Asimismo, el aumento en el negocio de Iberoamérica (234 millones  de euros más) es debido al reconocimiento, por parte del Gobierno  argentino, de la compensación de las variaciones de costes no  trasladados a tarifa desde 2007 hasta febrero de 2013 por un importe  de 293 millones de euros.

Esta situación ha compensado el importe pendiente (63 millones de  euros) de los sobrecostes excepcionales de compra de energía que han  soportado las compañías distribuidoras de Brasil. Este importe se  compensará en las sucesivas revisiones tarifarias, de acuerdo con lo  establecido en la regulación brasileña. El Ebitda de Latinoamérica supone ya el 51% del total de la  compañía, mientras que el Ebit representa un 62%.

Asimismo, las inversiones en el negocio de España y Portugal  fueron de 604 millones de euros en 2013, un 33% menos que en el mismo  período del año anterior, mientras que las inversiones en el negocio  de Latinoamérica ascendieron a 1.216 millones de euros, un 5% más.

Endesa tenía acumulado, a 31 de diciembre, un derecho de cobro de  3.146 millones de euros por diversas partidas reconocidas en la  regulación eléctrica española: 1.985 millones de euros por la  financiación del déficit de ingresos de las actividades reguladas y  1.161 millones de euros por las compensaciones derivadas de los  sobrecostes de la generación extrapeninsular.

La nueva tarifa eléctrica no puede funcionar antes de 2015

Endesa ha señalado los "principales problemas" del nuevo sistema planteado por el Gobierno para fijar el coste de la energía en la tarifa eléctrica, y ha advertido de que los sistemas de telecomunicaciones y de facturación "no pueden modificarse antes de 12 a 18 meses" y con una "cuantiosa inversión". "Cuando el nuevo sistema sea implementado, no antes de 2015, es muy probable que veamos un elevadísimo nivel de reclamaciones", añade.

Tras anular la última subasta trimestral Cesur, el Gobierno propuso que a partir del próximo abril el coste de la energía, que supone alrededor de la mitad del recibo eléctrico, esté vinculado a la evolución del mercado mayorista. Un sistema al que Endesa ve varios problemas: los precios no se conocerán con adecuada antelación al consumo, serán muy volátiles y no resultarán "transparentes" para compararlos con otras ofertas.

Asimismo dice que se darán "subsidios" cruzados entre aquellos clientes que no dispongan de contadores inteligentes ya que su patrón de consumo será, por lo general, diferente del patrón estándar empleado para calcular su tarifa. "Creemos que esta metodología actuará en sentido contrario al esperado. En lugar de permitir un mayor grado de liberalización se reducirá el espacio para comercializadores en el ámbito minorista", concluye la eléctrica.

El mercado "spot", al que irá referenciado el precio de la energía con el nuevo sistema, "es un mercado físico a corto plazo para ajustes residuales diarios y no es una referencia adecuada de precios minoristas a plazo".

Al precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC), que sustituye a la antigua tarifa de último recurso (TUR), están acogidos unos 16 millones de consumidores con una potencia contratada de menos de 10 kilovatios (kw).

Noticias

anterior siguiente