Enlaces accesibilidad

Los consumidores pagarán un 2,3% más por la electricidad a partir del 1 de enero

  • Ese encarecimiento se aplicará en la TUR sin discriminación horaria
  • Para el resto de tarifas reguladas, la variación oscilará en torno a esa cifra
  • El Gobierno ha aprobado esa subida solo para el primer trimestre
  • A partir de abril, se decidirá el precio por un nuevo mecanismo de subastas

Por
El precio de la luz subirá en enero un 2,3%

El recibo de la electricidad que pagan los consumidores subirá un 2,3% a partir del próximo 1 de enero, según ha aprobado este viernes el Consejo de Ministros. Ese encarecimiento será puntual, ya que para fijar el precio de la energía desde el segundo trimestre en adelante, el Gobierno formulará un nuevo y definitivo mecanismo de subastas eléctricas, según ha explicado el presidente, Mariano Rajoy, en una rueda de prensa posterior a la reunión del gabinete.

El Ejecutivo estaba obligado a marcar un precio para la energía eléctrica, ya que anuló la subasta eléctrica del pasado día 19, la que debería haber fijado el coste de la energía en el primer trimestre de 2014, lo que marcaría el 40% de la factura que pagan los pequeños consumidores. El resultado de esa puja habría llevado a un encarecimiento del recibo de más del 11%. El órgano regulador apreció "circunstancias atípicas" en esa subasta y la invalidó.

Así, el Consejo de Ministros de este viernes ha dado la luz verde a un real decreto ley que establece un mecanismo transitorio que fija los precios de electricidad solo para el primer trimestre.

Los peajes subirán un 0,9%

Según esa fórmula, el coste de la energía (que determina el 40% de la factura del consumidor) subirá un 1,4% para la Tarifa de Último Recurso (TUR) sin discriminación horaria. A eso hay que unir el alza del 0,9% determinado para la otra parte del recibo (los peajes), por lo que el incremento final será del 2,3% en el recibo para los consumidores con ese tipo de tarifa.

Para el resto de tarifas también incluidas en la TUR, el incremento oscilará ligeramente en torno a esa variación, tal y como ya sucedió en anteriores aumentos de tarifas.

Rajoy ha recordado que ese 1,4% de incremento se corresponde con la banda baja de la horquilla marcada por el regulador de la Competencia en su propuesta que presentó este jueves.

En esa propuesta, la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) recomendaba un mecanismo transitorio que durase lo menos posible y que fijase el precio de la energía por trimestres. La fórmula sugerida apostaba por hacer una media de las cotizaciones de los contratos de futuros de la electricidad, es decir, de las estimaciones sobre lo que costará generar la energía en ese primer trimestre.

Un cálculo basado en cotizaciones de seis meses

Así, el regulador explicaba que, si esa media se elaboraba con las cotizaciones de seis meses, el encarecimiento de la parte de la energía sería del 1,4% para la TUR sin discriminación horaria, mientras que si se calculaba solo con las cotizaciones de tres meses, la subida sería del 2,9%. Finalmente, el Ejecutivo ha optado por incluir el período más largo en el cálculo.

En su recomendación, la CNMC también avisaba de la necesidad de determinar un sistema de cobertura de riesgo para las empresas comercializadoras de la TUR (las cinco vinculadas a las grandes generadoras eléctricas), ya que al actuar en un sector regulado, no deben asumir ningún riesgo. Para remediar ese punto, Competencia apuntaba dos posibilidades: una liquidación a través del sistema eléctrico regulado o una retribución de los desvíos sufridos en la TUR en las tarifas del ejercicio siguiente.

La primera opción tendría como inconvenientes que genería déficit en el sistema eléctrico de costes reconocidos y podría considerarse como ayuda de Estado a las CUR. Mientras, la segunda posibilidad haría que, al repercutir la diferencia de un año en las tarifas del siguiente, se perdiera la referencia de los mercados en el mismo plazo que se comercializa la energía, lo que implicaría una distorsión en el mercado minorista.

A una pregunta de los periodistas, Mariano Rajoy ha asegurado que el mecanismo adoptado para el primer trimestre no repercutirá en el déficit eléctrico. Aunque no ha especificado más, esas palabras apuntarían bien a una aplicación de la segunda opción, o bien a que no se conceda esa cobertura.

En paralelo, el presidente ha explicado que el ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, trabaja ya en la reforma del mercado eléctrico (conocido como pool) para introducir más competencia en esa parte que fija el 40% de las tarifas reguladas.

Precisamente, en una entrevista en RNE este mismo viernes, el presidente de la patronal eléctrica, Eduardo Montes, ha reclamado la liberalización total de ese mercado eléctrico, que -a su juicio- mejoraría el sistema de fijación de precios de la electricidad.

Rajoy ha admitido que resolver los problemas de este sector "no era fácil", pero ha asegurado que su Gobierno ya ha resuelto los problemas en la parte regulada y se ha logrado atajar el déficit eléctrico para 2014. Hay que recordar que este año terminará con cerca de 4.000 millones de euros de nuevo déficit, después de que el Ejecutivo asegurara que no iba a generarse más.

Así, el jefe del Gobierno ha señalado que el objetivo ahora es hacer reformas estructurales para que, al final de la legislatura, el precio de la energía en España sea "homologable al de la inmensa mayoría de los países del entorno".

En su comparecencia, Rajoy ha reconocido que "quizás el más complicado" de los asuntos que ha tenido que afrontar su gabinete ha sido el del sector eléctrico, que acumulaba un déficit de casi 26.000 millones de euros que, de no frenarse, habría llevado a la "quiebra" del sistema.

Noticias

anterior siguiente