Enlaces accesibilidad

Zapatero pide a la UE y al BCE una solución ya y Salgado dice que España no necesita un rescate

  • Zapatero apunta: "Hace falta un BCE que defienda la moneda común"
  • "La deuda es sostenible, eso está fuera de toda duda", señala Salgado
  • Bruselas vuelve a respaldar a España y al resto de países de la zona euro
  • El ejecutivo comunitario dice que el nuevo Gobierno tendrá que adoptar nuevos ajustes

Por
Los políticos exigen una respuesta urgente desde Europa que garantice la deuda española

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha exigido a la Unión Europea (UE) y al Banco Central Europeo (BCE) una solución "inmediata" para hacer frente a la crisis económica internacional porque, a su juicio, "Europa es la respuesta para volver a la estabilidad". En un acto electoral del PSOE en Soria, Zapatero ha recordado que el problema del sistema financiero no se arregla cambiando los gobiernos, "sino que tiene que haber un gobierno europeo que tome decisiones para todos".

Hace falta un Banco Central Europeo que lo sea y defienda la moneda común

"Hace falta un Banco Central Europeo que lo sea en efecto y defienda la moneda común y los países de la moneda común", ha reivindicado el presidente del Gobierno, que ha señalado que España ha resistido y va a resistir haciendo esfuerzos de reducción del déficit.

En este sentido, la vicepresidenta española de Asuntos Económicos, Elena Salgado, ha señalado que España no necesita ser rescatada y que la sostenibilidad de la deuda española está "fuera de toda duda" a pesar de las tensiones registradas que han situado la prima de riesgo casi en los 500 puntos y que han obligado al Tesoro a pagar un interés superior al 7% en la última subasta.

Menos gasto en deuda de lo previsto

La vicepresidenta económica ha recordado que los presupuestos generales del Estado contemplaban 27.000 millones de euros para hacer frente a los compromisos de deuda, de los que finalmente se van a gastar solo 24.000. "Vamos a gastar incluso con estas tensiones 3.000 millones menos, con lo cual la deuda es perfectamente sostenible", ha especificado.

La deuda es perfectamente sostenible

Salgado, además, ha señalado que el vencimiento medio de la deuda es de 6,7 años, por lo que España tardaría entre seis y siete años en tener que pagar los elevados intereses de las últimas subastas.

En declaraciones a la Cadena Ser, Salgado ha reconocido también que "desearíamos pagar precios más bajos, porque los fundamentales de la economía española indican que nos lo merecemos", ha subrayado.

La Comisión vuelve a respaldar a España

En este sentido, la Comisión Europea (CE) ha atribuido a la "incertidumbre" y al "nerviosismo" el interés récord del 7,088%. "Primero, no comentamos la evolución diaria o de corto plazo de los mercados y segundo, cuando se trata de las primas de riesgo, no solamente de la de España sino también de la de otros países de la zona del euro (...) no hay ninguna duda de que reflejan las incertidumbres y el nerviosismo en los mercados", ha afirmado el portavoz comunitario para Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj.

Para la Comisión Europea, esta situación está relacionada con una serie de acontecimientos que solo subrayan "la importancia de que la zona euro implemente los acuerdos" alcanzados por los 17 países que comparten la moneda común en la cumbre del 26 y 27 de octubre, ha dicho.

En este mismo sentido se ha expresado Elena Salgado, quien ha subrayado que la solución a la crisis de deuda debe ser coordinada en el seno de la UE, porque se han producido ataques sistémicos la mayoría de los estados miembros.

La vicepresidenta económica se mostró partidaria de actuar, a la vez, en dos líneas: que el Banco Central Europeo (BCE) compre deuda de los países europeos, al menos hasta que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera entre en funcionamiento, y que los países de la zona euro se comprometan a seguir con el proceso de consolidación fiscal y de reformas estructurales.

Necesidad de nuevos ajustes

La Comisión Europea (CE) ha dejado entrever a la vez que el gobierno que salga del 20N tendrá que estar listo para tomar nuevas medidas de ajuste y acometer reformas. Bruselas cree que España y otros Estados miembros se están viendo afectados por lo que ocurre en otros socios de la zona euro, principalmente Grecia e Italia, donde los nuevos gobiernos aún no han tenido tiempo de actuar y no han podido disipar las dudas de las mercados.

"La confianza es un proceso gradual, no se recupera de la noche a la mañana porque se ha nombrado a una persona al frente de un gobierno, sea cual sea esta persona y sus méritos", ha subrayado Altafaj en declaraciones a los periodistas.
Para el portavoz, "son las decisiones políticas las que pueden ayudar a recuperar esta confianza, sea el caso de Italia, sea el caso de Grecia", especialmente, ofreciendo la "certeza" de que los acuerdos anticrisis pactados a escala europea se van a aplicar.

Sin embargo, Bruselas ha advertido de que el gobierno que salga de las urnas el 20N tendrá que estar preparado para tomar "medidas adicionales" de ajuste si es necesario y para desarrollar una política económica "creíble".

"Lo que es muy importante para todos los Estados miembros y, sobre todo para los que están sometidos a mayor presión, es la confianza que puedan inspirar", ha señalado el portavoz de la CE, que ha recalcado que esa confianza, entre otras cosas, "se genera con la capacidad de tomar medidas adicionales si son necesarias para alcanzar los objetivos".

Noticias

anterior siguiente