Enlaces accesibilidad

EE.UU. evita la suspensión de pagos y Obama dice que es solo el primer paso

  • 74 senadores han apoyado el plan, 26 han votado en contra
  • El presidente, Obama, ha dado el paso definitivo con su firma
  • Obama propone el recorte de impuestos para las clases medias
  • La agencia Fitch mantiene la máxima calificación para EE.UU.
  • Moody's mantiene la nota máxima, pero en perspectiva "negativa"

Por
EE.UU. aprueba el plan de deuda que evita la suspensión de pagos y Obama señala que es "el primer paso"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dado, con su firma, luz verde definitiva al plan que aumentará el límite de endeudamiento del país e iniciará recortes en los gastos del Gobierno federal, después de que el Senado lo haya aprobado minutos antes y la Cámara de Representantes haya hecho lo mismo la pasada noche. El Senado ha apoyado el plan por 74 votos a favor y 26 en contra.

El acuerdo alcanzado, ha señalado el presidente de EE.UU., Barack Obama, "es solo el primer paso para poner fin a la crisis" y "permite trabajar "a largo plazo para garantizar la salud económica" del país y mantener las inversiones en educación e investigación", aunque, ha agregado "es necesario hacerlo más amplio" con el trabajo bipartidista, de republicanos y demócratas.

La aprobación de la Cámara alta se ha producido después de que la Cámara baja, de mayoría republicana, aprobara este lunes el plan con 269 votos a favor y 161 en contra.

La desconfianza de los inversores en la economía de EE.UU. ha presionado a los mercados de deuda de países periféricos de la zona euro, como España e Italia, cuyas primas de riesgo, el diferencial de los títulos soberanos a diez años y el bono alemán del mismo plazo, han llegado a superar los 400 puntos en el caso del español y los 385 puntos en Italia, niveles históricos en ambos casos.

Obama da luz verde al plan

Obama ha dado el paso definitivo para la puesta en marcha del plan con su firma, cuando quedan solo unas horas para que termine el plazo, señalado por el Departamento del Tesoro, para que EEUU cayera en suspensión de pagos si no se aumentaba la deuda autorizada, actualmente en 14.300 millones de dólares.

Obama ha anunciado que tras las vacaciones va a proceder a la firma de nuevas medidas, adoptadas con el consenso de republicanos y demócratas, para impulsar la creación de empleo y que supondrán también más ingresos para las clases medias, a través del recorte de impuestos.

El plan comprende un incremento de la deuda federal de cerca de un 1.000 millones de dólares en los próximos meses, y otros 1.200 millones de dólares en 2012, con lo que Estados Unidos se librará de otro debate sobre el asunto hasta después de la elección presidencial.

Como complemento del plan habrá cortes inmediatos de gastos gubernamentales por alrededor de 1.000 millones de dólares y un comité bipartidista buscará antes de fin de año dónde pueden hacerse más reducciones de gastos por otros 1.500 millones de dólares.

No deberíamos necesitar un riesgo de impago para hacer nuestro trabajo

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha señalado en un discurso desde la Casa Blanca, tras la votación del Senado, que "no debería ser necesario un riesgo de impago para lograr un acuerdo".

En relación al desempleo, Obama ha avanzado su propuesta para crear un banco de infraestructuras, que permita la creación de empleo en este sector y aumentar los beneficios de las empresas.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, ha mostrado su satisfacción por el acuerdo aprobado en EE.UU. y lo ha calificado como una "buena noticia para la economía estadounidense y mundial".

El desafío ahora es, según Lagarde, que las autoridades establezcan un marco de consolidación fiscal que incluya "objetivos claros de la deuda y el déficit en el medio plazo". En este sentido, la responsable del FMI apunta a "nuevas fuentes de ingresos fiscales".

Moody's deja a la deuda en "perspectiva negativa"

La agencia de calificación crediticia Fitch considera que el plan aprobado por EE.UU. permite mantener la máxima calificación, AAA, de la deuda soberana estadounidense, aunque señala que no ha terminado el proceso para poner en marcha un plan creíble contra el déficit.

Mientras, la agencia de calificación Moody's ha decidido mantener la nota máxima a la deuda de EE.UU., pero ha pasado a "negativa" la perspectiva, hasta ahora "estable" de su deuda soberana.

Moody's ha elevado el riesgo del país a perder su nota, entre otras cosas, porque "puede haber un debilitamiento de la disciplina fiscal en el próximo año" y "las condiciones económicas se pueden deteriorar de forma significativa."

Noticias

anterior siguiente