Enlaces accesibilidad
Liga de fútbol | Atlético de Madrid 4 - Real Madrid 0

El Atlético le da un repaso al Real Madrid y enciende la Liga

  • Los colchoneros golean al eterno rival y se quedan a 4 puntos de la cabeza
  • El equipo blanco no ofrecían una imagen tan mala desde el 5-0 del Camp Nou
  • Todos los datos y estadísticas del Atlético de Madrid 4 - Real Madrid 0

Por

Ficha técnica:

4 - Atlético de Madrid: Moyá; Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira; Arda, Gabi, Tiago, Koke (Saúl, m. 9 (Raúl García, m. 70)); Griezmann (Fernando Torres, m. 77) y Mandzukic.

0 - Real Madrid: Iker Casillas; Carvajal, Varane, Nacho, Coentrao; Khedira (Jesé, m. 56), Kroos, Isco (Illarramendi, m. 68); Bale, Benzema (Chicharito Hernández, m. 73) y Cristiano Ronaldo.

Goles: 

1-0, m. 14: Tiago.
2-0, m. 17: Saúl.
3-0, m. 67: Varane.
4-0, m. 89: Mandzukic.

Que el Atlético de Madrid le tiene tomada la medida al Real Madrid desde la final de Champions de Lisboa era algo que se podía entender pero que el líder de la Liga ofrezca una imagen tan pobre en el derbi es algo que a pocos se les podía pasar por la cabeza. [Todos los datos y estadísticas del Atlético de Madrid 4 - Real Madrid 0]

Desde aquel histórico 5-0 en el Camp Nou, el real Madrid no recibía una goleada semejante a la que ha cosechado en el Vicente Calderón a manos de un Atlético de Madrid destado; con Tiago, Saúl, Griezmann y Mandzukic como goleadores (4-0).

La defensa merengue naufraga en el Calderón

En ninguno de los seis derbis de la temporada el Atlético de Madrid había empezado tan tranquilo como en esta ocasión. La intensidad habitual de los jugadores del Cholo parecía que esta vez estaba planeado que se reservara para la segunda parte.

A esto se añadió la preocupación en los locales cuando en el minuto ocho Koke pedía el cambio desde el suelo por culpa de un tirón y Godín sangraba por la nariz sin remedio en el otro lado del campo.

Paradójicamente, ninguno de los otros derbis —ni siquiera la vuelta de la Copa en el Bernabéu— se le puso tan de cara a los colchoneros en tan poco tiempo. Al campo saltó Saúl en sustitución de Koke y el canterano puso en pie al Calderón en menos de diez minutos gracias a su gol de chilena.

Antes de eso, la lata la había abierto Tiago gracias a una cesión de Mandzukic sobre la frontal del área. El portugués le pegó con todo y el que saliera rasa imposibilitó a Casillas ver nada entre tantas piernas. El portero se la encontró encima y el esférico acabó entrando tras tocar en su mano y en su pierna.

Ese 1-0 subía al marcador en el minuto 13 y cuatro minutos después Saúl hacía el segundo gracias después de que Siquiera ganara prodigiosamente la línea de fondo antes de poner el pase de la muerte (min. 17).

El Real Madrid, que no había pasado del medio del campo en lo que iba de partido, se quedó grogui. Los únicos que tocaban la pelota eran los improvisados defensas (Carvajal, Varane, Nacho y Coentrao) y, la mayor parte de las veces, para achicar balones. Para más inri, Nacho estaba pluriempleado ya que tenía que tabar el eje central izquierdo y la espalda de Coentrao.

El trío de centrocampistas (Isco, Kroos y Khedira) se ahogaba en la inferioridad de la medular y la 'BBC' ni estaba ni se le esperaba. Todo un despropósito lo del equipo blanco.

Una jugada pudo haber dejado el partido visto para sentencia en el minuto 34. Tras un córner, Godín remató desde dentro del área y Khedira evitó el gol involuntariamente con su mano derecha y su cara. El colegiado Fernández Borbalán no señaló la pena máxima y eso salvó al Real Madrid.

A partir de esa jugada se vio un amago de que podría caber otro partido. Los de Ancelotti despertaron por fin después de más de media hora y sus posesiones comenzaron a tener sentido en los minutos finales de la primera mitad. No fue más que un espejismo.

El Real Madrid tampoco existe en la segunda parte

Con esas buenas sensaciones de los blancos y con el cambio de Ancelotti de Jesé por Khedira (el alemán también sufrió un pinchazo en los isquiotibiales), los aficionados madridistas albergaron esperanzas en la remontada.

Sin embargo el Real Madrid volvió a ser el de la primera media hora. Ahora eran cuatro los de arriba pero eso no impedía que el equipo estuviera partido. Los atacantes estaban completamente desconectados del resto y la defensa era una auténtica verbena.

Mandzukic y Griezmann campaban a sus anchas a la espalda de la zaga blanca y el tercer gol era cuestión de tiempo. Finalmente sería el delantero galo en que lo anotase con la colaboración de Varane en el minuto 66.

Antes ya había perdonado hasta en tres ocasiones casi consecutivas (56’, 58’ y 59’) y Tiago no había sabido matar de cabeza ante Casillas. Tal era la situación de crisis que Ancelotti introdujo en el campo a Illarramendi en sustitución de Isco con el único fin de evitar la manita.

Finalmente la ventaja rojiblanca no llegó a los cinco goles pero cerca estuvo y es que Mandzukic subió el cuarto al marcador en el minuto 89 con un cabezazo sublime tras centro de Fernando Torres. Toda una pesadilla para el Real Madrid, que tardó la friolera de 79 minutos en provocar un saque de esquina.

La fiesta rojiblanca estaba totalmente concertada entre jugadores, cuerpo técnico y grada. Un día para recordar durante muchos años y es que una paliza semejante al Madrid no se veía en el Manzanares desde 1986.

Lo único malo que se lleva el Atlético de Madrid de este partido han sido las lesiones de Koke (rotura fibrilar en los isquiotibiales del muslo izquierdo) y de Saúl (por determinar aún sus dolencias en la rodilla).

Deportes

anterior siguiente
-->