Enlaces accesibilidad

El toque como seña de identidad de la 'Roja'

Por
Talento en la creación y velocidad por las bandas definen la media española. EFE

Talento, mucho talento. Eso es lo que define al centro del campo de la selección española de fútbol. Del Bosque ha llevado al Mundial a un grupo de jugadores que, sin ser exactamente los mismos que los que ganaron la Eurocopa, mantienen la columna vertebral y el espíritu que la definió entonces.

Repiten hombres como Xavi Hernández y Xabi Alonso, a los que se añade como principal novedad otro Javi, Martínez, del Athletic de Bilbao, en lugar de Marcos Senna. También se mantienen Iniesta, Cesc Fábregas y Silva.

Menos nuevos son hombres como Juan Mata y Sergi Busquets, habituales en las convocatorias de Del Bosque, así como Jesús Navas.

El seleccionador incluyó a los extremos en el grupo de delanteros cuando dio a conocer la lista. Eso da una muestra del tipo de centro del campo con el que trabaja el salmantino.

Del Bosque suele variar del 4-4-2 al 4-2-3-1 y raras veces emplea un 4-3-3. Iniesta y Silva, que pueden actuar tanto en la media punta como en las bandas, aportan menos mordiente ofensivo que Mata y Navas, pero garantizan más control de balón.

En la medular, parece incuestionable la titularidad de Xavi, y las posibilidades giran en torno al perfil de cada uno de los posibles acompañantes. Javi Martínez y Sergi Busquets ganan a Xabi Alonso en cuanto a poder defensivo, pero el tolosarra aporta algo más de creatividad a la hora de sacar el balón jugado desde la defensa.

Según varíe el esquema, varían las opciones de ser titular de Cesc Fábregas. Del Bosque suele utilizar al capitán del Arsenal más adelantado de lo que juega en el equipo londinense, y es habitual verle por detrás del único delantero en el 4-2-3-1.

Cualquiera que sea la opción elegida por el técnico, el espectáculo está garantizado.

Deportes

anterior siguiente