Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha recibido el visto bueno del Parlamento Europeo para convertirse en el Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea. Ha recibido el apoyo de todos los grupos, excepto el de Identidad y Democracia, que agrupa a la extrema derecha europea. Borrell dimitirá como ministro el 31 de octubre, un día antes de tomar posesión de su nuevo cargo.

El ministro español de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha pasado sin grandes sobresaltos la audiencia ante la comisión de Exteriores del Parlamento Europeo en la que busca el respaldo para ser el próximo Alto Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea. Durante tres horas ha respondido a cuestiones sobre su futuro puesto, pero también ha salido a relucir la multa que pagó por vender acciones de Abengoa usando supuestamente información privilegiada. De lo que no ha querido hablar es de Cataluña.

La futura presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, ha hecho público este martes su equipo de gobierno, el llamado colegio de comisarios, se trata del más paritario de la historia con catorce hombres y trece mujeres que centrarán sus esfuerzos en tres áreas: la política exterior, la lucha contra el cambio climático y la economía digital, ha explicado Ursula von der Leyen.

La futura presidenta ha desvelado su equipo, que cuenta con ocho vicepresidencias, incluida la del español Josep Borrell, ministro de Exteriores español en funciones y que ocupará el cargo de Alto Representante de la Política Exterior de la UE.

Phil Hogan (Irlanda), el actual comisario irlandés de Agricultura se hará cargo de la cartera de Comercio a unas semanas de que se haga efectiva la salida del Reino Unido de la Unión Europea con el conflicto de la frontera terrestre entre Irlanda e Irlanda del Norte aún sin solución definitiva.

La interpretación de las leyes del mar mantiene a las 121 personas rescatadas hace cinco días de morir ahogadas en el Mediterráneo a la espera de que las autoridades de Italia o Malta den permiso al barco español Open Arms para desembarcar a los náufragos en tierra firme.
Brindar auxilio a quienes se encuentran en peligro de muerte en el mar es una obligación consagrada en el Derecho Internacional, en particular por la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar (Convención CONVEMAR) de 1982, por el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (Convenio SOLAS) de 1974 y por el Convenio Internacional sobre Búsqueda y Salvamento Marítimos (Convenio SAR) de 1979.