arriba

La Comisión Europea cree que la economía española va a ralentizarse este año menos de lo previsto hasta ahora. Así, estima que el PIB español crecerá un 2,8% este año, una décima más que el 2,7% que calculaba en noviembre pasado. También eleva su previsión para el año que viene, cuando espera un crecimiento del 2,5%, frente al 2,4% adelantado en otoño. Esa subida del PIB no se reflejaría en el déficit público, ya que Bruselas mantiene que no se cumplirán los objetivos marcados para ninguno de los dos ejercicios: en 2016 se situaría en 3,6% (ocho décimas por encima del objetivo) y en 2017 quedaría en 2,6%, 1,2 puntos porcentuales más de lo exigido. Según figura en un párrafo de sus previsiones de invierno publicadas este jueves en Bruselas, el Ejecutivo comunitario indica que "los riesgos a la baja de la previsión de crecimiento proceden principalmente de la incertidumbre que rodea la formación de un nuevo Gobierno".

Sobre los nuevos ajustes que necesitaría aplicar España para cumplir la senda marcada de reducción del déficit público, el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha reiterado este jueves que "las medidas que hacen falta siguen haciendo falta, y tendrá que tomarlas, en lugar del Gobierno de la pasada legislatura, el que salga de la actual negociación". Así que, ha reiterado su posición de finales del año pasado: "Esperamos una versión actualizada del presupuesto cuando haya un nuevo Gobierno en España".

  • En noviembre estimaba un avance del 2,7% en 2016, tras crecer un 3,2% en 2015
  • Menciona "riesgos a la baja" por la "incertidumbre" que rodea la formación de Gobierno
  • Mantiene que se incumplirá el déficit al quedar en 3,6%, 8 décimas más que el objetivo
  • Respecto a 2015, la Comisión adelanta que el déficit superó en seis décimas el objetivo

La Comisión Europea (CE) ha decidido este miécoles iniciar un proceso para evaluar si Polonia respeta las normas del Estado de derecho tras las polémicas reformas adoptadas por el nuevo Gobierno del partido ultraconservador y nacionalista Ley y Justicia, en particular la del Tribunal Constitucional y el intento de estrechar el control sobre los medios de comuniciación públicos.

Partidos políticos europeos mayoritarios y la organización Amnistía Internacional han recibido bien la decisión de la Comisión Europea (CE). La Alianza de Demócratas y Liberales Europeos (ALDE) del Parlamento Europeo (PE) han calificado de "paso histórico" el paso de Bruselas, puesto que se trata de la primera vez que se activa el llamado marco para salvaguardar el Estado de derecho, creado en marzo de 2014.

Los Veintiocho han logrado cerrar en la madrugada de este miércoles un acuerdo, tras dos jornadas de intensas negociaciones, sobre el reparto anual de las cuotas pesqueras para 2016, en las que España ha conseguido reducir los recortes planteados para varias especies, entre ellas la merluza del caladero sur, donde se ha rebajado desde 60,5% a 21,5%. 

Tras una difícil negociación sobre los Totales Admisibles de Capturas (TAC) en el Atlántico y el Mar del Norte en 2016, se recortan las capturas para la flota española del rape de aguas ibéricas en un 14% (frente a la bajada del 19,2% propuesta por Bruselasy del gallo del caladero nacional en un 1% (la Comisión Europea había propuesto un recorte del 26,4%).

De esta forma, la cuota española de merluza en aguas del Cantábrico, portuguesas y del golfo de Cádiz (el caladero sur) pasará de 8.848 toneladas en 2015 a 6.946 el próximo año; la de gallo bajará de 1.271 en 2015 a 1.259 toneladas en 2016 y la de rape pasará de 2.490 a 2.141 toneladas.

La Comisión Europea ha presentado una amplia batería de medidas para hacer frente a la crisis de refugiados y al terrorismo integrista que incluyen la creación de una "Guardia Europea de Fronteras y Costas", cuerpo así llamado cuyos agentes podrán ser enviados a las fronteras exteriores mal protegidas, aunque el país afectado no lo solicite.