Enlaces accesibilidad

Mitsubishi también destituye a Carlos Ghosn como presidente

  • La firma nipona releva de su cargo a Carlos Ghosn, detenido por fraude fiscal en Japón
  • La semana pasada fue Nissan quien lo destituyó como presidente. Renault le ha "suspendido" de funciones

Por
 Mitsubishi también destituye a Carlos Ghosn como presidente
Mitsubishi también destituye a Carlos Ghosn como presidente TOSHIFUMI KITAMURA / AFP

El consejo de administración de Mitsubishi Motors ha decidido destituir a Carlos Ghosn como presidente, tras su detención hace una semana como sospechoso de cometer irregularidades fiscales relacionadas con su cargo al frente de Nissan.

La directiva de Mitsubishi ha votado despojar a Ghosn de sus funciones de la firma, después de que la cúpula de Nissan le cesara también como presidente y anulara todos sus derechos de representación en el consejo de administración a raíz de las presuntas irregularidades.

Ghosn, de 64 años, permanece en un centro de detención de Tokio desde el pasado lunes, cuando fue arrestado por las autoridades niponas como sospechoso de declarar cantidades inferiores a las que realmente percibió como alto dirigente de Nissan, entre otras irregularidades.

Ghosn era el máximo responsable de Mitsubishi Motors desde 2016, cuando esta empresa pasó a ser controlada por la también nipona Nissan Motor para integrarse más adelante en una triple alianza junto a la francesa Renault.

Renault ha optado por suspender temporalmente a Ghosn y nombrar una dirección provisional mientras realiza una auditoría interna.

Pérdida de confianza

Los siete miembros restantes del consejo directivo de Mitsubishi, presidido hasta ahora por el propio Ghosn, han tomado esta decisión por unanimidad en una reunión celebrada en la sede tokiota de la compañía, según anunció hoy su CEO, Osamu Masuko, en declaraciones a los medios. Masuko ocupará provisionalmente la presidencia hasta que se celebre una junta de accionistas, prevista antes de final de mes.

Masuko ha afirmado que "no hay motivos para mantener a Ghosn en el cargo" tras haber "perdido la confianza de Nissan", y ha señalado además que sería "muy difícil" que el alto ejecutivo continuara desarrollando sus funciones al estar detenido.

Masuko ha añadido que mantener en el cargo a Ghosn "podría poner en peligro la reputación" de la empresa de los tres rombos, y hadestacado asimismo su deseo de que la alianza Nissan-Renault-Mitsubishi "siga adelante" puesto que es una "situación ganadora" para todas las partes.

Ghosn era el máximo responsable de Mitsubishi Motors desde 2016, cuando Nissan se convirtió en el principal accionista en un momento en que la empresa atravesaba dificultades financieras a raíz del escándalo de manipulación de datos de sus vehículos, lo que daría lugar finalmente a la actual triple alianza.

Mitsubishi ha anunciado que está llevando a cabo una investigación interna para comprobar si se produjo alguna anomalía relacionada con los emolumentos de Ghosn por sus funciones dentro de la empresa, aunque por el momento ha señalado que no se ha hallado nada irregular.

El ejecutivo francobrasileño fue el principal artífice de la alianza que une desde hace casi dos décadas a Nissan y Renault y a la que posteriormente se unió Mitsubishi, y hasta su detención compaginaba los cargos de máximo responsable del grupo tripartito con puestos en las cúpulas directivas de cada uno de los tres fabricantes automovilísticos.

Discrepancias en la triple alianza

La caída del máximo artífice de la triple alianza automovilística ha aireado las divergencias entre el mayor fabricante francés de vehículos y el segundo nipón sobre la estructura de poder dentro del conglomerado, que se situó como líder de ventas globales de automóviles durante la primera mitad del año.

Renault controla actualmente el 43% de las acciones de Nissan Motor, mientras que la firma con sede en Yokohama sólo tiene el 15% de la francesa -a pesar de que su aportación constituye aproximadamente la mitad de los ingresos netos de Renault- y cuenta con una participación en Mitsubishi del 34%.

Renault tiene además derechos de voto en el Consejo de Administración de Nissan y el poder de elegir al máximo responsable de la alianza, pero la firma japonesa no está representada en la cúpula directiva de la francesa.

En medio de esta crisis, el actual máximo responsable de Nissan, Hiroto Saikawa, ha dado a entender este lunes que quiere revisar el formato de la alianza durante una reunión con empleados de la empresa japonesa y de Renault, según informan medios locales.

Saikawa, quien ha asumido el mando de Nissan tras la salida de Ghosn, considera que la actual alianza con Renault "no es entre iguales", y ha defendido la necesidad de que las relaciones con el fabricante francés incluyan en mayor medida "la voluntad de Nissan", según la agencia nipona Kyodo.

En cambio, tanto la directiva de Renault como el Gobierno de París, su accionista mayoritario, han dejado clara su intención de mantener la alianza en su formato actual.

Está previsto que esta semana se reúnan en Ámsterdam altos ejecutivos de Nissan, Renault y Mitsubishi para estudiar el futuro de la alianza, de la cual Ghosn sigue siendo presidente y Saikawa es número dos.

Noticias

anterior siguiente