Enlaces accesibilidad

El Gobierno tramitará una ley urgente para que las mujeres tengan más poder en las empresas

  • La vicepresidenta Carmen Calvo ha anunciado que "pronto" empezará la tramitación de la ley de igualdad laboral
  • En el Forbes Summit Women, ha añadido que se intentará cerrar la brecha salarial y mejorar la conciliación

Por
La vicepresidenta Carmen Calvo
La vicepresidenta Carmen Calvo. EFE/Fernando Villar

El Gobierno está dispuesto a llevar por la vía urgente su proposición de Ley de igualdad laboral, que registró en febrero en el Congreso, para obligar a las empresas a "compartir y repartir el poder de decisión con las mujeres" con cuotas de paridad dentro de las compañías. Así lo ha asegurado la vicepresidenta, Carmen Calvo, durante el Forbes Summit Women, que ha inaugurado en Madrid.

Según Calvo, en España hay una ley de este tipo que "invita pero no obliga" a las empresas a exigir la presencia femenina en los lugares de poder y liderazgo por eso hay que ir más allá. Para los hombres “no es fácil ceder espacios de poder y protagonismo por las buenas” ha explicado.

Además, ha recordado que este mismo lunes el Estado de California tomó la decisión de exigir por ley la presencia de mujeres en los puestos de dirección, "siguiendo la estela de algunos países europeos" donde se han tomado "decisiones contundentes, porque la autorregulación en esto funciona regular”.

Periodo de adaptación

En el caso de España, Calvo ha señalado que, una vez aprobada esta ley, se pretende dar un periodo transitorio a las empresas para que se adapten a esta obligación.

En general, esta proposición de ley -que según Calvo empezará "pronto" a tramitarse-, está dirigida a "afrontar de manera global todos los problemas de discriminación laboral de las mujeres", como es el acceso al trabajo, la compatibilidad de la maternidad y el empleo o la corresponsabilidad de la vida personal y laboral, así como para resolver el problema de la brecha salarial.

"Esto no puede ser un asunto de debate, tiene que serlo de hechos y, por tanto, de soluciones normales en una sociedad democrática donde las mujeres trabajadoras necesitamos que las respuestas justas sean eficientes", ha dicho.

La ministra de Igualdad ha remarcado que España con respecto a Europa está en una estadística media de discriminación salarial de entre el 15% y el 27%. Los altos puestos de dirección "no se escapan" de esta brecha, ha indicado Calvo, quien ha indicado que en estos puestos es incluso mayor.

Liderazgo femenino para ser más eficientes

La vicepresidenta ha destacado la importancia de los liderazgos, porque "ayudan y educan a todas y todos", particularmente a los varones "que siguen pensando que las cosas pueden continuar así, que las decisiones que hemos de tomar no deben ser normativas y que el tiempo irá haciendo su trabajo".

"No vamos a dejar esto a los acontecimientos (...) hemos de tomar decisiones contundentes", ha señalado Calvo, quien ha abogado por abandonar, como hizo en su momento ONU Mujeres, el discurso "bueno y blando", para entrar en uno "más riguroso" porque las empresas pueden ser más eficientes en su actividad si cuentan con las aportaciones de las mujeres.

"Necesitamos un mundo que esté mucho más equilibrado con nuestra aportación, no por porque sea mejor, sino porque es nuestra", ha concluido la ministra de Igualdad.

Ocho de cada diez empresarios, contrarios a las cuotas

El 79% de los empresarios españoles se opone a la intención del Gobierno para establecer cuotas de paridad en sus órganos de dirección, según se desprende del informe Women in Business publicado por Grant Thornton y la revista Forbes. Las mujeres siguen ocupando sólo el 27% de los puestos directivos en España, un porcentaje que no ha variado respecto a 2017, frenando así un lento avance de los últimos siete años.

Además, dos de cada diez empresas españolas siguen sin contar con ninguna mujer entre sus puestos de alta dirección. Las cuotas de paridad sólo encuentran el respaldo del 10% de los empresarios. Otro 10% las considera necesarias pero ve “difícil” su aplicación, mientras que el 79% se opone.

Según los autores del estudio, España sufre un “estancamiento”, en palabras de Alejandro Martiïnez Borrell, presidente de la consultora. Según este experto, los países donde se han aplicado cuotas de paridad por ley “están ya rozando la paridad total en puestos de alta dirección”.

La situación en España está muy descompensada. Así, mientras las empresas de Madrid tienen un 33% de mujeres directivas, en Andalucía un 42% de las empresas no tienen ni una sola mujer en su cúpula. En cuanto a las políticas corporativas para atajar esta desigualdad, el 90% de las empresas aplican medidas dirigidas a igualar salarios, el 82% incorporan horarios flexibles y sólo el 24% fomenta el teletrabajo.

A nivel global, las mujeres sólo representan el 24% de puestos directivos y España se encuentra en el puesto 23, según el ranking. Filipinas, con un 47% de mujeres directivas; Indonesia, con el 43%, y Tailandia, con el 42% son los países más avanzados. A la cola en la incorporación de las mujeres a la dirección de empresas están Japón (5%), Australia (15%) y Nueva Zelanda (18%).

Noticias

anterior siguiente