Enlaces accesibilidad

Atentado en París

Los terroristas de los atentados de París, uno a uno

  • Ocho de los diez terroristas que perpetraron los ataques han sido identificados
  • Queda averiguar la identidad de dos suicidas que tenían pasaportes sirios falsos
  • Nueve murieron y el único fugitivo, Salah Abdeslam, fue finalmente detenido
  • Especial sobre los atentados terroristas de París del 13 de noviembre

Por
Los terroristas de los atentados de París, uno a uno

Los atentados de París del 13 de noviembre, en los que murieron 130 personas, fueron perpetrados por una decena de terroristas, de los que ocho han sido identificados, de forma que resta por averiguar la identidad de dos de los suicidas del Estadio de Francia, que portaban pasaportes sirios falsos y de los que se ha difundido su fotografía.

Siete de los atacantes murieron la misma noche de los atentados, bien haciendo estallar su cinturón de explosivos o bien abatidos por la policía en el asalto de Bataclan, mientras que otros dos fallecieron cinco días después en la operación policial de Saint Denis, incluido el presunto cerebro de los ataques, el belga de oprigen marroquí Abdelhamid Abbaoud.

El único terrorista que continúa vivo es Salah Abdeslam, que no se hizo estallar como estaba previsto y tras cuatro meses huido como el terrorista más buscado de Europa, ha sido finalmente detenido en una operación antiterrorista llevada a cabo en Bruselas el 18 de marzo de 2016.

Estos son los datos que se conocen de los supuestos autores:

Salah Abdeslam

Durante cuatro meses ha sido el terrorista más buscado en Francia y en toda Europa, después de que Bélgica emitiera una orden de detención internacional como sospechoso de haber participado en los atentados. Finalmente, el 18 de marzo de 2016 fue detenido en una violenta operación antiterrorista en el barrio de Molenbeek, en el centro de Bruselas, después de que sus huellas aparecieran en una vivienda de Forest, otro suburbio de la capital belga donde la policía había llevado a cabo una redada que se saldó con otro presunto terrorista abatido.

La Fiscalía francesa cree que fue él quien se encargó de conducir a los tres terroristas suicidas que se hicieron saltar con sus chalecos explosivos en las afueras del Estadio de Francia donde se disputaba el partido amistoso Francia - Alemania. Su ADN estaba en el Renault Clio, en particular en la llave, que se utilizó para llevar a esos tres yihadistas y que apareció abandonado en el distrito XVIII de París. Dos días antes de los ataques fue visto en ese mismo vehículo con un hombre, Mohamed Abrini, quien se encuentra también en busca y captura.

Salah Abdeslam alquiló ese Renault Clio y también el Volkswagen Polo con el que los asaltantes llegaron a Le Bataclan, el escenario de la mayor matanza. Asimismo, con su tarjeta bancaria se reservaron dos habitaciones en un hotel de Alfortville, una localidad de la periferia, en las que se considera que se prepararon algunos de los terroristas para los ataques.

La hipótesis que barajan los investigadores es que tenía encomendado otro atentado suicida en el distrito XVIII de París, ya que aparecía como uno de los escenarios de los ataques en el comunicado de reivindicación del Estado Islámico. El rastro de las llamadas telefónicas, sin embargo, lo sitúa la noche de los atentados en Montrouge, una localidad que linda con París aunque muy alejada del distrito XVIII, donde se ha hallado un cinturón de explosivos que se cree que pertenecía a Salah.

Salah Abdeslam, el principal huido de los atentados de París, ha cambiado su imagen y su nombre

Nació el 15 de septiembre de 1989 en Bruselas, donde seguía residiendo, aunque cuenta con nacionalidad francesa. Según la descripción facilitada por las autoridades francesas, es una persona corpulenta, de ojos marrones y que mide 1,75 metros. Sin embargo, durante sus cuatro meses huido habría cambiado de aspecto y de identidad, utilizando un nuevo nombre: Yassine Baghli.

Fue interrogado por la policía belga a principios de este año, aunque se descartó que supusiera una amenaza, según la Fiscalía federal belga. En febrero, además, fue detenido en Holanda por posesión de cannabis, tras un control rutinario. Según la cadena BFM TV, estuvo en Siria probablemente hasta el pasado mes de septiembre, cuando se le detectó en la frontera austríaca.

El día después de los atentados fue interceptado por los agentes franceses cuando circulaba con otros dos individuos por la autovía A2 con dirección a Bélgica, ya que tuvo que detenerse en un control fronterizo en Cambrai, dentro del dispositivo de seguridad puesto en marcha tras los atentados. Los gendarmes comprobaron las identidades de los tres pero ninguno de ellos estaba fichado en Francia, de forma que les permitieron seguir su camino.

Sin embargo, cuando las autoridades francesas y belgas cruzaron su información, se dieron cuenta de que era la persona que había alquilado la semana pasada en las afueras de Bruselas el Volkswagen Polo. El coche en el que viajaba de vuelta a Bruselas fue encontrado después en el barrio de Molenbeek.

Allí, las fuerzas especiales belgas llevaron a cabo una operación para detenerle, aunque no hallaron al presunto terrorista. Los dos hombres que le trajeron de vuelta a Bélgica, Hamza Attou y Mohamed Amri, están bajo arresto por "asesinato terrorista y participación en actividades de una organización terrorista".

Comando de Bataclan


Ismael Omar Mostefai

Este francés, de 29 años, fue el primero de los terroristas identificado por las autoridades, gracias al hallazgo de uno de sus dedos, seccionado cuando se inmoló en el interior de la sala de conciertos Bataclan.

Ismael Omar Mostefai, uno de los terroristas que atacaron la sala Bataclan

Imagen de Ismael Omar Mostefai, uno de los terroristas que atacaron la sala Bataclan AFP

Nació el 21 de noviembre de 1985 en Courcouronnes, una localidad de la periferia parisina, aunque ahora vivía en Chartres, y era padre de una niña. Delincuente común, había sido condenado ocho veces entre 2004 y 2010, aunque nunca entró en la cárcel. Se sabe que frecuentaba una mezquita de Lucé, un pueblo limítrofe. "Era un hombre normal", ha contado uno de sus vecinos a Reuters.

Las autoridades francesas lo tenían fichado desde 2010 por su radicalización, aunque "jamás estuvo implicado", según la policía, en ningún proceso judicial sobre terrorismo. Sin embargo, había estado en Siria en 2014, a tenor de las declaraciones obtenidas de las personas de su entorno, que aseguran que hablaban con él por Skype, aunque los investigadores están intentando confirmarlo.

Las autoridades turcas habían advertido en dos ocasiones, en diciembre de 2014 y en junio de 215, de que lo habían detectado en su territorio y de que pensaban que había cruzado hacia Siria. Según un responsable turco citado por AFP, nunca hubo "respuesta de Francia sobre esta cuestión".

Samy Amimour

Otro de los terroristas suicidas que se hizo estallar al final del asalto a Le Bataclan. Nacido en París hace 28 años y residente en Drancy, una localidad de la periferia parisina, hasta el año 2012, fue conductor de autobuses para la RATP, el consorcio de los trasportes públicos de la capital francesa.

Fotografía reciente de Samy Amimour difundida por su familia

Fotografía reciente de Samy Amimour difundida por su familia. AFP AFP

Ese año abandonó su trabajo como chófer de autobús e intentó viajar a Yemen; sin embargo, las autoridades francesas impidieron su salida y fue acusado de asociaciones de malhechores. Sin embargo, violó el control judicial en otoño de 2013, por lo que se dictó una orden internacional de detención contra él.

Desde entonces se le situaba en Siria y, según el diario Le Mondesu padre viajó hasta allí en junio de 2014 para intentar convencerle de que abandonara las filas del Estado Islámico, aunque no lo consiguió. Su familia, que lo describe como un joven amable y tímido, ha contado a AFP que sus esperanzas de que volviera se habían reducido en los últimos tiempos, puesto que se había casado allí.

Foued Mohamed-Aggad

Francés de 23 años, fue identificado casi un mes después de los atentados gracias a su familia, que proporcionó las muestras de ADN que permitieron desvelar su filiación.

En diciembre de 2013, viajó a Siria con su hermano Karim y con una decena de amigos, a través de Alemania y Turquía. Dos de los integrantes del grupo, los hermanos Murad y Yasin Boudjellal, murieron allí combatiendo en las filas del Estado Islámico. Otros siete volvieron a Francia de manera escalonada a partir de febrero de 2104, aunque Foued permaneció en Siria.

Identifican al tercer terrorista suicida que perpetró el ataque contra Bataclán en París

La policía francesa interrogó a varios de los que retornaron, que aseguraron que el viaje tenía una finalidad humanitaria. Una justificación que nunca acabó de convencer a los investigadores, dado que se habían trasladado con discreción, en pequeños grupos, y que en sus ordenadores se hallaron fotos de varios de ellos posando con armas, así como textos con amenazas contra Francia. En octubre, la justicia francesa procesó a siete de ellos por asociación de malhechores y vinculación con actos terroristas.

Según una fuente cercana al caso citada por AFP, el hermano de Foued, Karim, habría admitido en su interrogatorio que se habían "unido al Estado Islámico de Irak y Levante". También habría contado que le obligaron a permanecer en Siria con "amenzas de muerte" y que fue "encarcelado durante dos días". Fue el último en volver a Francia, "Inquieto por su hermano Foued que se quedaba allí tras la llegada de su mujer", lo que le obligaría, según Karim, a "rendir cuentas de la marcha de todos los miembros del grupo".

Su padre, Said Mohamed-Aggad, ha declarado que no tenía noticias de su hijo desde hacía dos años y que, lo habría "matado" con sus propias manos antes de los atentados si hubiera sabido sus intenciones.

Comando del Estadio de Francia


Bilal Hafdi

Francés de 20 años, aunque residente en Bélgica, que se inmoló en las inmediaciones del estadio de Francia mientras se jugaba el partido entre Francia y Alemania. La mayoría de la información sobre él se conoce a través de su madre, que el 3 de noviembre concedió una entrevista al diario belga La Libre Belgique, en la que expresaba su temor a que fuera a "estallar de un día a otro", al describirle como una "olla a presión". Fátima, que aseguraba no tener noticias de su hijo desde tres meses antes, decía tener miedo de recibir un mensaje de texto con el anuncio de la muerte de su hijo.

Hadfi, estudiante de electricidad en el Instituto Annessens Funck, era el hijo menor de Fátima. Su padre falleció hace ocho años y está enterrado en Marruecos. Tenía dos hermanos y una hermana. De nacionalidad francesa, vivía con su familia desde hace años en Bélgica, donde ocuparon una vivienda social en Bruselas centro hasta mudarse a otro apartamento en la capital belga.

El joven partió súbitamente el domingo 15 de febrero a Siria sin avisar a su familia y en su lugar fingió un viaje a Marruecos para "recargar pilas" y visitar la tumba de su padre. La madre relataba hace dos semanas que un día antes su hijo visitó por última vez la casa familiar pero no se comportó como siempre. Tenía "los ojos rojos y me abrazó", explicaba.

Imagen sin fecha de Bilal Hafdi, uno de los terroristas que se hizo estallar junto al Stade de France

Imagen sin fecha de Bilal Hafdi, uno de los terroristas que se hizo estallar junto al Stade de France. AFP AFP

Su madre afirma que desconocía con qué personas se relacionaba su hijo menor, pero sí detectó cambios en su comportamiento, porque dejó "de fumar cigarrillos y hachís un mes antes, ayunó los lunes y los jueves para pedir perdón a Dios". Pero a la madre le parecía positivo que se arrepintiese y dejara el alcohol y la droga.

Una de sus antiguas profesoras ha descrito al estudiante como una persona "politizada", que se había radicalizado en pocos meses. Sara Stacino ha señalado a la cadena de televisión flamenca VRT que después del ataque en enero al semanario satírico Charlie Hebdo, Hadfi defendió el atentado y que los "insultos a la religión" debían pararse y "acabar con la libertad de expresión". La profesora se inquietó e informó al consejo de clase y a la dirección del Instituto donde estudiaba Bilal.

Una vez en Siria, el suicida pidió a sus hermanos que no llorasen por él y que era su decisión unirse a las filas del Estado Islámico. Habría dicho, según La Libre Belgique, que en Bélgica "no tenía ningún sitio". Fátima trató de mantener el contacto con su hijo y no informó a la policía, ya que temía que ello evitaría su regreso. Bilal no dijo nunca dónde estaba, pero le pidió a su madre que se uniera a él en Siria para participar en la creación del EI. Quería que ella rompiese todos los lazos con Bélgica, este "país de los infieles".

El 8 de marzo, la policía belga entró en el apartamento familiar para registrarlo y detuvo al hijo mayor. Desde entonces Bilal Hadfi estaba registrado en una lista "siria" del Órgano de Coordinación para el Análisis de las Amenazas (OCAM).

Primer suicida desconocido con pasaporte sirio

La Policía Nacional de Francia difundió el 17 de noviembre la imagen de uno de los terroristas no identificados que se inmolaron junto al estadio de Saint Denis, solicitando la colaboración ciudadana para poder conocer su identidad. Llevaba un pasaporte sirio a nombre de Ahmad al Mohammad, que le atribuía 25 años y haber nacido en la ciudad siria de Idlib.

En cualquier caso, se sabe que ese pasaporte pertenecía a un soldado del régimen sirio de Bachar al Asad que lleva meses fallecido, por lo que no se trata de la verdadera identidad del terrorista.

Las fuerzas de seguridad han constatado, a través de las huellas dactilares del suicida, que el portador de ese pasaporte fue controlado en Grecia el 3 de octubre, en la isla de Leros, en el marco de un control de refugiados que llegaban procedentes de Turquía, tal como ha confirmado el Gobierno griego. Esa persona pasó a Serbia y posteriormente se le perdió la pista en dirección a Croacia.

Segundo suicida desconocido con pasaporte sirio

El domingo 22 de noviembre, la Policía Nacional difundió la imagen del tercer y último terrorista que se hizo estallar junto al Estadio de Francia para obtener información acerca del mismo. "Este individuo es el tercer autor fallecido de uno de los atentados cometidos el 13 de noviembre en el Estadio de Francia", señalaba el mensaje publicado en las redes sociales.

Al igual que el anterior, llevaba un pasaporte sirio falso y sus huellas dactilares demuestran que pasó por la isla griega de Leros el 3 de octubre, mezclado con los refugiados procedentes de Turquía.

Comando de los bares y terrazas del centro


Brahim Abdeslam

Hermano de Salah, de 31 años y también residente en Bélgica, aunque con nacionalidad francesa, según fuentes judiciales francesas. Fue uno de los terroristas que participaron en la masacre como parte del comando que empezó a disparar a los clientes de varios bares del centro a bordo de un Seat León negro. Murió cuando hizo estallar el chaleco con explosivos que vestía en el bulevard Voltaire, junto al bar Comptoir Voltaire, muy cerca de Bataclan.

Brahim Abdeslam, el terrorista que se hizo estallar tras tirotear varios bares del centro de París

Brahim Abdeslam, el terrorista que se hizo estallar tras tirotear varios bares del centro de París AFP

Fue quien alquiló, también en Bélgica, el Seat León negro que utilizó su comando y que las fuerzas del orden francesas hallaron este domingo en Montreuil, una localidad anexa a París. En su interior había tres fusiles de asalto kalashnikov, además de varios cargadores. La misma fuente ha informado de que los servicios secretos belgas sabían que Ibrahim había viajado también a Siria.

Un portavoz de la Fiscalía federal belga, Eric van der Sypt, ha explicado que "intentó ir a Siria, pero solo consiguió llegar a Turquía", ya que habría sido interceptado por las autoridades turcas. A su vuelta, a principios de este años, fue sido interrogado por la policía belga, al igual que su hermano Salah, pero se descartó emprender ninguna actuación contra él.

"Sabíamos que se habían radicalizado y que podrían ir a Siria, pero no mostraban indicios de ser una posible amenaza. Incluso aunque se lo hubiésemos notificado a Francia, dudo que hubieran podido arrestarles", ha señalado Van der Sypt. Asimismo, ha comentado que nunca se les realizó un seguimiento porque "no había pruebas de que participaran en las actividades de un grupo terrorista".

Abdelhamid Abaaoud, el cerebro de los ataques

La Fiscalía francesa y el Ministerio de Interior han confirmado la muerte de Abdelhamid Abaaoud, un belga de 27 años y origen marroquí, al que se considera el cerebro de los atentados y que falleció cinco días después en el asalto de la policía a un apartamento de Saint-Denis, donde los agentes sospechaban que podía esconderse.

Aunque en un principio se le consideraba únicamente como autor intelectual, la Fiscalía francesa ahora considera que participó en los ataques, como miembro del comando que tiroteó varios bares y terrazas del centro de París. Además, se cree que volvió a la zona después, a los alrededores de la sala Bataclan, cuando las fuerzas de seguridad se preparaban para asaltar el local, con tres terroristas y decenas de rehenes todavía dentro.

Una cámara de seguridad le grabó entrando en la parada de metro de Croix de Chavaux, en la localidad de Montreuil, muy cerca de donde se halló el Seat León que habría utilizado el comando que ametralló los bares. Asimismo, se han hallado sus huellas dactilares en uno de los tres fusiles de asalto que había en el coche.

Las autoridades sospechan que Abbaoud preparaba, junto al presunto terrorista muerto y aún sin identificar en el asalto de Saint Denis, nuevos atentados terroristas y, en concreto, un ataque contra el barrio financiero de París, La Defense.

Imagen sin fechar del presunto yihadista Abdelhamid Abaaoud, publicada en la revista 'Dabiq', que edita en internet el Estado Islámico

Imagen sin fechar del presunto yihadista Abdelhamid Abaaoud, publicada en la revista 'Dabiq', que edita en internet el Estado Islámico. REUTERS REUTERS

Abaaoud creció también en el barrio bruselense de Molenbeek, donde su familia regenta un comercio y donde entabló amistad desde la infancia con los hermanos Abdeslam. Según los medios belgas, fue encarcelado por robo en 2010 y coincidió en prisión con Salah Abdeslam. Su nombre apareció en la prensa en 2014 como el hermano mayor de un adolescente de 13 años que huyó de Bélgica para unirse al Estado Islámico en Siria.

Volvió a aparecer bajo el radar de las autoridades belgas en enero de este año, cuando la Policía llevó a cabo varias operaciones para desbaratar los planes de un grupo islamista que, según la justicia, pretendía lanzar "ataques terroristas a gran escala". Sin embargo, se le situaba en ese momento en Grecia.

En febrero de este año, una revista del Estado Islámico en internet publicaba una entrevista con un yihadista barbado llamado Abdelhamid Abaaoud que se jactaba de haber cruzado Europa para organizar ataques y transportar armas sin ser advertido por las fuerzas de seguridad.

Su padre, Omar Abaaud, concedió este año una entrevista al diario belga Het Laatste Nieuws en la que cargaba contra su hijo: "Abdelhamid ha traído la vergüenza a nuestra familia. Nuestras vidas están igualmente destrozadas. ¿Por qué quiere matar a belgas inocentes?".

Chakib Akrouh

Los investigadores creen que el tercer terrorista del comando que tiroteó los bares y restaurantes del centro de París es Chakib Akrouh, un belgo-marroquí de 25 años que se hizo estallar durante el asalto policial al apartamento de Saint Denis.

Imagen de Chakib Akrouh, el suicida del apartamento de Saint Denis

Imagen de Chakib Akrouh, el suicida del apartamento de Saint Denis. AFP

La identidad de este suicida no fue desvelada hasta enero de 2016, ya que, a diferencia de los otros miembros del comando, ni su nombre ni su perfil genético figuraban en los ficheros de la policía belga.

Según una fuente de la investigación citada por AFP, las autoridades judiciales belgas comunicaron el nombre de Chakib Akrouh a sus colegas franceses a finales de 2015, a partir del hallazgo de una fotografía suya. Al parecer, habría viajado desde Bruselas a Siria a principios de enero de 2015, junto a seis o siete personas más.

Finalmente, la comparación de su ADN con el de su madre ha permitido confirmar su identidad. Ese mismo material genético dejó rastros en uno de los tres fusiles de asalto tipo kalasnikov hallados en el Seat León negro con el que Brahim Abdeslam, Abdelhamid Abbaoud y el propio Akrouh recorrieron el centro de la capital francesa ametrallando terrazas y bares.

Los investigadores también creen que Akrouh sería el individuo que aparece con Abbaoud en las grabaciones de las cámaras del metro de París, justo después de los atentados.

Otros implicados


Hasna Aitboulahcen

Francesa de 26 años, nacida en las afueras de París en el seno de una familia de origen marroquí. Murió en el asalto policial al apartamento de Saint Denis y, aunque en un primer momento se creyó que había hecho estallar un cinturón de explosivos (lo que la hubiera convertido en la primera terrorista sucida en Europa), fue el presunto terrorista muerto y sin identificar quien detonó la carga.

La policía tenía intervenido su teléfono por una investigación sobre narcotráfico y fue así como rastreó la pista de Abdelhamid Abbaoud, el presunto cerebro de los ataques: el 17 de noviembre llamó a Hasna para que les buscará, a él y a otro hombre, un escondite.

Jawad Bendaoud

El único de los ocho detenidos en la operación de Saint Denis que permanece arrestado, acusado de proporcionar alojamiento a Abbaoud. Él asegura, sin embargo, que no era consciente de estar ayudando a posibles terroristas. La Fiscalía francesa afirma que estuvo en contacto, antes y después de los ataques, con una persona que tuilizaba en teléfono belga que as uvez estuvo en contacto con los terroristas de París.

Mohamed Abrini

Belga de origen marroquí, de 30 años. Una cámara de seguridad de la estación de servicio de Ressons, en el norte de París, le grabó la tarde del 11 de noviembre, dos días antes de la masacre, junto a Salah Abdeslam, a bordo del Clio utilizado en los ataques.

Se busca a Mohamed Abrini, de 30 años, "peligroso y probablemente armado"

La justicia belga ha emitido una orden internacional de detención contra él y la policía le ha descrito como "peligroso y probablemente armado". "El hombre está siendo activamente buscado por los servicios de policías belgas y franceses", según la alerta difundida.

Noticias

anterior siguiente