Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Daesh, el autodenominado Estado Islámico, se ha convertido en el mayor productor mundial de drogas sintéticas. Es lo que afirma la policía italiana, que ha confiscado un alijo de 14 toneladas de pastillas de una anfetamina llamada Captagón llegadas desde Siria. La droga, hallada en tres contenedores en el puerto de Salerno, estaba escondida en maquinaria y rollos de papel industrial.

En medio de la crisis del coronavirus, los ataques del terrorismo yihadista parecen estar también en cuarentena en los países occidentales. Sin embargo, la propaganda y el reclutamiento de combatientes ha continuado a través de las redes sociales. Europa no parece ahora el objetivo prioritario, pero sus atentados no han cesado en África Occidental, Siria, Iraq o Afganistán. Y con los países centrados en la pandemia, han encontrado menos obstáculos. [Coronavirus: última hora en directo]

Irak sufre una profunda crisis política desde hace meses. En octubre comenzaron las movilizaciones contra el Gobierno y los jóvenes salieron a las calles para exigir un ejecutivo con ministros independientes, la convocatoria de elecciones anticipadas y paliar la falta de servicios públicos. Desde entonces, unas 600 personas han muerto en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes. Además, unas 27.000 personas han resultado heridas y hay jóvenes manifestantes cuyo paradero se desconoce desde hace semanas. Ali tiene 14 años y protestaba en la plaza de Tahrir en Bagdad: hace una semana que sus padres no saben nada de él. Informa Cristina Sánchez, enviada especial en Irak.  

Entrevistamos al periodista de investigación Ignacio Cembreros, que es el prologuista de la obra titulada El agente oscuro, que gira en torno al oscuro y peligroso mundo de la infiltración. En la segunda parte entrevistaremos al protagonista de esta obra, al verdadero infiltrado del CNI en una compleja operación encubierta en la lucha contra DAESH.



Quinto aniversario del atentado contra los dibujantes de la revista satírica francesa 'Charlie Hebdo', en el que 12 personas fueron asesinadas por dos hermanos yihadistas. EL 7 de enero del 2015 era miércoles, y 'Charlie Hebdo', una revista satírica minoritaria y con un humor no siempre de buen gusto salía, como cada miércoles, a la calle con este titular."Todavía no ha habido un atentado en Francia", aunque detrás se veía a un yihadista diciendo "esperad, tenemos hasta finales de mes".

Se cumplen cinco años del atentado contra la redacción del semanario satírico ‘Charlie Hebdo’ tras la publicación de unas caricaturas de Mahoma. Un ataque, en el que murieron 12 personas y que hizo al mundo reflexionar sobre la libertad de expresión. Fue un año duro para Francia, sacudida por varios ataques terroristas en nombre del autodenominado Estado Islámico.

Usman Khan, de 28 años, era bien conocido por las autoridades británicas, ya que había salido de la cárcel hace un año, tras cumplir la mitad de su pena. En 2012 lo condenaron por planear atentados yihadistas contra el edificio de la Bolsa, al Big Ben y la abadía de Westminster. En 2008, negaba ante las camaras de la BBC que fuera un terrorista.

El Estado Islámico (EI) reivindicó hoy el ataque perpetrado ayer por un hombre que asesinó a cuchilladas a dos personas e hirió a otra en las inmediaciones del puente de Londres, según la consultora especializada en terrorismo yihadista SITE. "El autor del ataque de ayer en Londres es un combatiente del Estado Islámico", indicó SITE, que reprodujo un mensaje de la agencia Amaq, vinculada a los terroristas y cuyas cuentas en las redes sociales mayoritarias han sido bloqueadas en los últimos días por las autoridades.
El terrorista que mató a cuchilladas a dos personas e hirió a otras tres el viernes en las inmediaciones del puente de Londres había salido de la cárcel hacía un año, tras cumplir la mitad de una condena de 16 años por planear atentados yihadistas en la capital británica. Johnson visitó hoy el puente de Londres y defendió la necesidad de endurecer las penas contra los criminales más violentos, así como de asegurarse de que los terroristas cumplen sus sentencias íntegramente. 30/11/19
 

El Ministerio de Defensa en funciones ha emitido una nota en la que desaconseja viajar al Sáhara ante las informaciones contrastadas de un atentado inminente contra ciudadanos españoles que están o tengan pensado hacerlo en los campamentos de Tinduf, en Argelia.

La advertencia del gobierno llega un día después de que Exteriores alertara de que la creciente inestabilidad en el norte de Malí, y la actividad de grupos terroristas en la región, pueden afectar a la situación de seguridad en la zona.

Decenas de miles de miembros del autodenominado Estado Islámico están bajo el control de las autoridades kurdas en el noreste de Siria. Entre ellos, miles de combatientes extranjeros y sus familias. Su futuro no está claro: los kurdos quieren que sus países de origen les repatrien, pero esos estados se muestran reticentes. Nuestra corresponsal en Oriente Próximo, Cristina Sánchez, ha conseguido hablar en Siria con algunos de estos extranjeros. Su reportaje demuestra la complejidad de la situación de los retornados, y de los que aspiran a volver.
 

Los gobiernos europeos estudian la peligrosidad que puede entrañar el retorno de las mujeres que salieron de Europa para unirse de forma voluntaria al ISIS. Fernando Reinares, director del programa de radicalización violenta y terrorismo del Real Instituto Elcano, ha alertado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso, del riesgo real que existe de que esas mujeres al retornar puedan adoctrinar a posibles combatientes que quieran enrolarse en las filas del autodenominado Estado Islámico. Explica que se fueron de "forma voluntaria" tras asumir el ideario yihadista. También ve problemas en el regreso de los menores porque "han interiorizado" las enseñanzas de los yihadistas. 

El codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria, Jesús Núñez, asegura que la muerte del líder del autodenominado Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi "no va suponer, ni mucho menos, la derrota final de la organización terrorista". Según Núñez, Daesh es más una idea que una organización por lo que es probable que ocurra igual que en 2011 cuando la muerte de Bin Laden no significó el fin de Al Qaeda.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha confirmado la muerte del líder del Estado islámico, Abu Bakr al-Bagdadi: "Ha muerto como un perro, como un cobarde". Estados Unidos se apunto así otro tanto en la lucha contra el terrorismo yijadista. Fue una operación ejecutada por comandos especial, los Delta Force, contra el cabecilla de Daesh. Fue abatido cerca de Idlib, en siria. No había conseguido huir a Afganistán como ya habían conseguido algunos otros jefes de la banda yijadista. 27/10/19