Enlaces accesibilidad

Elecciones generales 20D

PP, PSOE, C's y Podemos rechazan apoyar la investidura de otro candidato que no sea el suyo

  • Sáenz de Santamaría, Sánchez, Rivera e Iglesias se enfrentan en un debate a 4
  • El PP alerta del "tripartito" y Rivera insiste en que no apoyará ni a PP ni a PSOE
  • Los candidatos tratan de acorralar a la 'popular' con la corrupción y la precariedad
  • Todos se atacan y solo se ponen de acuerdo en educación y violencia de género

Enlaces relacionados

Por
Los candidatos de PSOE, Pedro Sánchez, de Podemos, Pablo Iglesias, de Ciudadanos, Albert Rivera, y la número 2 del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, en un debate electoral a cuatro en Atresmedia.
Sánchez, Iglesias, Rivera, Sáenz de Santamaría, en un debate electoral a cuatro en Atresmedia. PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP

El primer y único debate a cuatro entre los candidatos del PSOE, Ciudadanos y Podemos, Pedro SánchezAlbert Rivera, y Pablo Iglesias, respectivamente, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha puesto de manifiesto que ninguno está dispuesto a apoyar a otro para formar gobierno. Todos han insistido en que salen a ganar el 20D y nadie se moja a la hora de plantear posibles pactos postelectorales tras unas elecciones generales que nadie ganará por mayoría absoluta, según todas las encuestas.

De pie, sin atril, muy a la americana y con 300 personas de público, los tres candidatos en las elecciones generales y la representante del PP han participado en este debate, organizado por Atresmedia, al que no ha asistido el presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, que sí mantendrá un cara a cara con el candidato socialista el próximo lunes, organizado por la Academia de Televisión y que emitirá TVE. Sáenz de Santamaría ha justificado su presencia asegurando que el PP es un "equipo amplio", mientras que los candidatos han afeado en varios momentos de la noche la ausencia de Rajoy.

La 'popular', que ha insistido en que debe gobernar la lista más votada, ha vuelto a alertar del "tripartito de perdedores", en alusión a sus tres rivales en el debate, que pueden intentar formar gobierno, en su opinión; y Rivera ha insistido en que no dará su apoyo ni al PP ni al PSOE, aunque se ha mostrado partidario a abrir su Ejecutivo, si gana, a independientes y también "a gente de otros partidos", como 'populares' y socialistas, y a participar en "pactos de Estado".

Sánchez, por su parte, ha afirmado que solo su partido "representa el cambio" y ha recordado que "donde pueden, las dos derechas de PP y Ciudadanos siempre pactan".

Iglesias ha defendido la legitimidad de los acuerdos para formar Gobierno y ante la posibilidad de que pudiera apoyar al PSOE, solo ha dicho que lo que hará es trabajar para ganar las elecciones. Lo cierto es que ha sido muy crítico en diferentes momentos del debate con el líder socialista, de quien ha dicho no "manda" nada en el PSOE. Iglesias cree que los socialistas dicen una cosa en campaña pero luego hacen otra cuando gobiernan y Sánchez considera que Podemos ha cambiado de opinión "en muchas cosas" para "poder llegar al Gobierno".

 Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera, y Soraya Sáenz de Santamaría durante el debate.

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera, y Soraya Sáenz de Santamaría durante el debate. EFE EFE

Todos contra todos, por tanto, y pocos guiños para saber las posibles estrategias postelectorales de los partidos.

La precariedad en el empleo, los recortes del Gobierno, la corrupción, la deriva soberanista de Cataluña y el terrorismo yihadista han sido los puntos calientes en este cara a cara, en el que los candidatos y la 'popular' han conseguido ponerse de acuerdo en la necesidad de tratar la educación y la violencia de género como asuntos de Estado.

Han sido más de dos horas de debate. Un formato de contienda televisiva a cuatro en la que querían estar el candidato de UPyD, Andrés Herzog, y el cabeza de lista de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón. El primero ha protestado frente a las puertas de Atresmedia por no haber sido invitado al encuentro y la vicepresidenta se ha acercado a saludarlo a su llegada.

Rifirrafe por los datos del empleo precario

Sánchez, Rivera e Iglesias han echado en cara los datos del paro, los recortes y la precariedad laboral en España a la vicepresidenta del Gobierno, que ha defendido al Ejecutivo del PP que, según ha dicho, fue capaz de evitar el rescate financiero y sacar a España "de lo peor". "Hablar es muy fácil, gobernar es muy difícil", les ha espetado a los tres ante los ataques. 

Los tres candidatos han negado el dato ofrecido por la número dos del Gobierno, que ha dicho que el 75% de los contratos laborales en España son fijos, y han coincidido en que el 90% de los contratos que se crean son temporales.

Sáenz de Santamaría ha asegurado que cuando el PP llegó al Gobierno "1.400 personas se iban al paro cada día" y "ahora 1.500 encuentran empleo cada día".

A juicio de la 'popular', el PP ha conseguido transformar una situación de crisis en recuperación y pasar del desempleo al empleo, algo que le han rebatido el resto de candidatos. Santamaría ha criticado también la herencia recibida y ha pedido a los españoles que cuando depositen su voto, "piensen en lo que pueden perder".

En este primer bloque, PSOE y Podemos también han criticado el contrato único que propone Ciudadanos y que creen "universalizará la precariedad". Sánchez cree que ese contrato es una "vuelta de tuerca" a la reforma laboral del PP. Rivera ha aprovechado para recordar al líder socialista el 24% de paro que dejó el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

Santamaría e Iglesias se enzarzan con Bárcenas y Monedero

Uno de los momentos más broncos y agrios del debate ha venido en el bloque sobre la corrupción cuando Pablo Iglesias ha afeado a la vicepresidenta que la sede del PP "fuera registrada por la policía durante 20 horas". "Luis sé fuerte", le ha dicho, en referencia al SMS que Rajoy mandó al extesorero Luis Bárcenas, a lo que ella ha contestado: "Paga, Monedero, paga", en relación a la declaración complementaria de IRPF que el exnúmero tres de Podemos tuvo que hacer por sus cobros como asesor en Venezuela. 

"No se preocupe, se lo digo con el mejor tono y todo el respeto y no le estoy acusando a usted de estar detrás de ningún caso de corrupción", ha dicho Iglesias a la vicepresidenta. "Es que no lo estoy", ha contestado, tajante, la número dos del Ejecutivo, que ha dicho "avergonzarse" por los casos de corrupción.

También la 'popular' se ha enzarzado en este punto con el socialista, al que le ha recordado el caso de los ERE y que no haya apoyado ni una sola de las medidas que el Gobierno ha puesto en marcha en la legislatura contra la corrupción.

"¿Cómo voy a pactar con el PP, con el señor Rajoy, que manda 'sms' a Bárcenas?", ha respondido Sánchez. También el candidato de Ciudadanos ha mencionado a Bárcenas, al mostrar una portada del diario El Mundo. "Por este motivo Rajoy hoy nos está viendo desde Doñana", ha criticado.

Reproches a Iglesias por no firmar el pacto antiyihadista

Pablo Iglesias ha recibido reproches por parte de todos por no firmar el pacto contra el terrorismo yihadista. Rivera le ha insistido en que no puede aspirar a ser presidente sin firmarlo y Sánchez le ha afeado que solo sea "observador" en ese pacto de Estado.

La número dos de Rajoy en la lista electoral del PP ha abogado por estar "todos juntos" en esta lucha e Iglesias ha vuelto a insistir en que lo importante no son las firmas sino las medidas para acabar, entre otras cosas, con la financiación del Estado Islámico

Sánchez y Rivera han acusado a Iglesias de "frivolizar y hacer demagogia" cuando este ha dicho que diría 'no' a Francia si pidiera ayuda a España para atacar al Estado Islámico por tierra.

 El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, antes de comenzar el debate.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, antes de comenzar el debate. REUTERS Sergio Perez

Iglesias ha vuelto a relacionar a Rivera con el expresidente José María Aznar en relación a este asunto y ha dicho: "Este país no se merece un presidente del Gobierno como Aznar nunca más". 

En relación al conflicto de Cataluña, las posiciones también han estado muy enfrentadas. Sánchez ve culpable de la situación al presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, pero cree "responsable" al PP por hacer "oídos sordos", mientras que Sáenz de Santamaría ha advertido de que "no se puede contentar al secesionismo" a través de la reforma constitucional que todos proponen.

Iglesias ha insistido en el referéndum y Rivera le ha replicado que Cataluña no es el Sáhara. Además, el líder de C's ha defendido al PP cuando el candidato de Podemos ha dicho que son una "fuerza marginal" en Cataluña. "Tenéis los mismos escaños", le ha espetado.

En los alegatos finales, Iglesias ha reivindicado el 15M y ha pedido a los españoles que no olviden los casos de corrupción, los desahucios y los recortes; Rivera ha animado a participar, con ilusión y convicción, en una "nueva Transición"; Sánchez ha insistido en que "solo el PSOE garantiza el cambio" y Sáenz de Santamaría ha ofrecido "experiencia" y ha aludido a la mejora en la economía. 

El debate también ha dado para momentos con un tono más distendido. Así, Iglesias ha vuelto a contar a todos cuánto le gustó la película "Ocho apellidos catalanes" mientras que Rivera ha bromeado mencionando el programa "Saber y ganar", de TVE, y ha citado a su presentador, Jordi Hurtado, para pedir a la vicepresidenta que no le imitara interrumpiéndole.

Interrupciones ha habido, tampoco en exceso, y también deslices, como el de Pablo Iglesias, que ha querido referirse a la consultora Pricewaterhouse Coopers, y ha dicho algo así como Waterhouse Watch Coopers.

Noticias

anterior siguiente