Enlaces accesibilidad

El Gobierno quiere eliminar las primas para los parques eólicos autorizados antes de 2005

  • El Ejecutivo cree que han superado "la rentabilidad razonable"
  • Así lo señala en una memoria remitida al regulador de Competencia
  • Estima que el sistema eléctrico podría ahorrar 1.750 millones de euros en 2014
  • La Asociación Empresarial Eólica asegura que es un "expolio" para su sector

Por
Parque eólico de Leitza en Navarra
Parque eólico de Leitza en Navarra. Acciona

Las instalaciones eólicas que obtuvieron su autorización antes de 2005 dejarán de percibir retribuciones específicas, en virtud de los nuevos parámetros propuestos por el Gobierno para retribuir a las renovables. La justificación del Ejecutivo es que esos parques han superado "la rentabilidad razonable" que el Gobierno fijó el pasado mes de julio como medida para limitar las retribuciones a las fuentes renovables.

Así se desprende de la memoria de la propuesta de orden ministerial remitida por el Gobierno a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y en la que se especifican los parámetros que tendrán que aplicar todas las instalaciones renovables para saber qué "rentabilidad razonable" se les asigna por las inversiones realizadas.

En un documento de unas 1.700 páginas, el Gobierno detalla cientos de parámetros y estándares para determinar la situación en los que se basa el nuevo marco retributivo para el régimen especial que tendrá aplicación desde julio de 2013 y con el que estima que el sistema eléctrico podría ahorrar 1.750 millones este año. A la espera de conocer estos parámetros, las renovables han seguido recibiendo una retribución provisional que ahora tendrán que ajustar.

Un sistema pendiente desde julio pasado

El pasado mes de julio, el Gobierno aprobó un proyecto de ley de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico -que ya ha sido ratificado por el Parlamento- en el que se determinaba la supresión del sistema de primas a las renovables vigente hasta entonces. Así, se decidió que se empezaría a retribuir por la inversión realizada por potencia instalada, en lugar de por la producción.

Además, el ministro de Industria y Energía explicó que la retribución se haría para que las renovables recibieran "una rentabilidad razonable", lo que cifró entonces en un 7,5% de retorno de la inversión realizada.

Las asociaciones de renovables criticaron ese anuncio porque, según se dijo en julio, el retorno se pagaría desde el momento que se instaló el parque, con lo que -advirtieron- si durante la vida de la instalación han cobrado rentabilidades superiores, deberán dinero al sistema. Las instalaciones con un riesgo mayor de que les suceda eso serían las que llevan más años funcionando.

El cambio de régimen de retribuciones indicado en julio se tenía que desarrollar en un real decreto, aún sin aprobar, pero sobre cuyo borrador se pronunció la ya extinta Comisión Nacional de la Energía (CNE). El regulador advirtió que ese texto generaba "grandes incertidumbres para su aplicación a las aproximadamente 60.000 instalaciones existentes, ya que su aplicación depende de una serie de parámetros estándar que serán definidos en la orden de desarrollo del real decreto".

Esos parámetros son los que se definen en el proyecto de orden ministerial que ha llegado este lunes a la heredera de la CNE, la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, antes de que esté aprobado el real decreto al que complementa.

En su dictámen de septiembre sobre el nuevo régimen de retribución a las renovables, la CNE también criticó que, tal y como estaba concebida la propuesta, el término de retribución a la inversión podría ser negativa, es decir, que las plantas renovables quedaran en deuda con el sistema porque hubieran recibido ya primas superiores a ese 7,5% desde que comenzaron a funcionar. Eso, avisaba el regulador, "podría considerarse incompatible con el diseño de un régimen retributivo específico que persigue fomentar este tipo de producción".

Más de 1.600 parámetros para decidir una retribución

En la memoria (ver .PDF), Industria describe algunos ejemplos del impacto que tendrá el cambio de la retribución para las diferentes tecnologías, aunque el importe concreto de cada planta lo tendrán que calcular con los 1.631 parámetros detallados en el documento (ver .PDF).

Así, una instalación eólica de 25 megavatios (MW) de potencia instalada con autorización en 2012 y una producción media anual de 2.100 horas pasará de recibir 2,125 millones de euros en primas -a las que se sumaba lo recibido en el mercado- a una retribución total de 2,57 millones.

Por su parte, una planta de 25 MW con permiso desde 2008 y 2.680 horas anuales de funcionamiento cobrará un total de 2,52 millones de euros al año, menos de los 2,7 millones que recibía antes solo en primas.

En energía fotovoltaica, 1 MW puesto en marcha en 2008 y 1.648 horas de funcionamiento, pasará de recibir 686.032 euros anuales solo en primas a percibir un total de 636.698 euros como ingreso total.

Una central solar termoeléctrica de 50 MW con canales cilindro parabólicos, sin almacenamiento, puesta en marcha en 2012 y 2.040 horas de funcionamiento recibirá este año 23,98 millones en lugar de 25,45 millones más el mercado.

En la memoria de la orden se apunta que desde 1998 a 2013 los incentivos al régimen especial han ascendido a más de 50.000 millones de euros, y que se incrementaron un 800% entre 2005 y 2013, año en el que las primas sumaron unos 9.000 millones.

Según Industria, el objetivo del nuevo marco es establecer regímenes retributivos que permitan "cubrir los costes necesarios para competir en el mercado en nivel de igualdad con el resto de tecnologías" y obtener una rentabilidad razonable que girará, antes de impuestos, en ese 7,5%.

Después de pasar por la CNMC (ver .PDF), los documentos sobre este nuevo marco retributivo de las renovables deberán aprobarse por el Gobierno y publicarse en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La Asociación Empresarial Eólica habla de "expolio"

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) ha criticado este lunes la propuesta de Orden Ministerial enviada este lunes por el Gobierno a la CNMC. En un comunicado, considera que "es un expolio para el sector eólico, sin duda, el más perjudicado por la nueva normativa" y ha afirmado en un comunicado que "el 37% de la potencia eólica instalada en España se queda sin retribución, mientras que al resto se le reduce un 50%".

Esto, asegura la AEE, "supone que cerca del 67% de lo que espera ahorrarse el Gobierno este año como consecuencia de la reducción retroactiva de incentivos al Régimen Especial recaerá sobre la eólica, que tan solo percibe el 25% de las primas". "Se trata de una normativa retroactiva, la más perniciosa que se ha dictado nunca en ningún país en contra del sector eólico, considerado un sector de futuro en todo el mundo", concluye.

Noticias

anterior siguiente