Anterior Roger Moore, el actor que enseñó modales a James Bond Siguiente La Policía identifica a Salman Abedi, de 22 años, como el suicida del atentado de Mánchester Arriba Ir arriba
Ya hay un millón de niños sirios refugiados en campamentos fuera del país

Un millón de niños han huido de la guerra en Siria y se refugian en países vecinos

  • Estos niños suman la mitad del total de refugiados sirios según ACNUR

  • Todos están identificados y ya viven en asentamientos más o menos seguros

  • Hay más de dos millones de niños desplazados en el interior del país

  • La ONU considera que la comunidad internacional ha fallado a una generación

|

Un millón de niños se han visto obligados a abandonar sus hogares a causa de la guerra civil en Siria,  según han informado este viernes el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en un comunicado conjunto. Estos niños desplazados constituyen la mitad de los sirios refugiados, la mayoría de los cuales se encuentran en Jordania, Líbano, Turquía, Egipto e Irak, aunque muchos empiezan a  emigrar hacia el Norte de Africa y Europa.

De acuerdo con estas cifras, del millón de niños sirios refugiados en otros países, 768.000 tienen menos de 11 años, mientras que más de dos millones de niños sirios se han desplazado a nivel interno y unos 7.000 han muerto en la guerra civil. 

La agencias han explicado que este millón de niños está identificado ya que han ayudado a las familias a conseguir los certificados de nacimiento para evitar que se conviertan en personas sin Estado. Además, la mayorúa de estos refugiados ya viven en algún tipo de asentamiento más o menos seguro, según la ONU. 

UNICEF y ACNUR han advertido de que, al margen de las  consecuencias psicológicas, "los niños refugiados se enfrentan a  peligros como la explotación sexual, los matrimonios y trabajos  forzados y el tráfico de menores".

"Me encanta Siria y lo echo de menos"

Aya tiene ocho años y le encanta aprender. Ahora vive en un campamento de refugiados en Líbano, pero añora su casa. "Me encanta Siria y lo echo de menos", cuenta la pequeña mientras recuerda los juegos con sus seis hermanos y las bicicletas. "Empezaron a bombardear nuestra casa, ya no podíamos quedarnos allí, llorábamos mucho".

El padre de Aya se muestra orgulloso de haber podido educar a todos sus hijos por igual, independientemente de que fueran niños o niñas. Pero Aya ya lleva dos años sin ir a la escuela. "Aya y su hermana son las únicas que no han recibido educación, si la situación mejora volverán a Siria para estudiar de nuevo", explica su padre.

La pequeña, que quiere ser médico "para poder ayudar a los niños", se entretiene ayudando en casa y cuida de su hermana con discapacidad. Pero Aya solo es un caso entre un millón, otros niños tienen que trabajar y ninguno sabe si volverá a Siria pero imagina el fin de la guerra.

"La comunidad internacional les ha fallado"

"No son solo números. Es una forma real de arrancar a los niños de  sus hogares y, en algunos casos, de sus familias, enfrentándoles a  horrores que solamente podemos empezar a comprender", ha dicho el  director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

Todos debemos compartir esta vergüenza

Lake ha considerado que "todos debemos compartir esta vergüenza  porque mientras unos pocos trabajan para aliviar el sufrimiento de los afectados por esta crisis, la comunidad internacional ha fallado  en su responsabilidad con los niños sirios". "Debemos parar y  preguntarnos, en conciencia, cómo podemos seguir fallando a los niños sirios", ha instado.

En la misma línea, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres, ha indicado que "lo que está en juego es nada menos que la supervivencia y el bienestar de una generación de inocentes". "Los niños sirios están perdiendo sus casas, sus familias y su futuro. Incluso después de cruzar la frontera están traumatizados y desesperanzados", ha alertado.

vídeo

La mayor operación en la historia de ACNUR

En este contexto, la organización internacional ha puesto en marcha "la mayor operación humanitaria en su historia, movilizando recursos para los millones de afectados" por el enfrentamiento entre el Gobierno de Bashar al Assad y la oposición armada.

"Por ejemplo, más de 1,3 millones de niños en campamentos para refugiados han sido vacunados contra el sarampión; más de 167.000 han  recibido ayuda psicológica; y más de 118.000 han continuado con su educación", ha especificado Guterres.

Todavía hay mucho que hacer

"Pero todavía hay mucho que hacer", han dicho las agencias de la ONU. "El Plan Regional de Respuesta a los Refugiados Sirios, presupuestado con 3.000 millones de dólares para atender las necesidad básicas hasta el próximo mes de diciembre, solo ha recibido el 38% de los fondos", han denunciado.

UNICEF y ACNUR han explicado que hasta ahora han pedido a la comunidad internacional más de 5.000 millones de dólares "para alimentación, cuidados sanitarios, educación y otras necesidades básicas, pero se necesitan más recursos para crear redes fuertes de  ayuda humanitaria para los refugiados sirios". 

Deben cesar los ataques a civiles

En este contexto, la ONU ha insistido en que "mientras se intensifican los esfuerzos para encontrar una solución política a la crisis siria, las partes en conflicto deben cesar los ataques a civiles y, en especial, a los niños". Ha recordado que "los niños y sus familias tienen que poder abandonar Siria con seguridad y para ello sus fronteras tienen que estar abiertas". "Aquellos que fallen a la hora de asumir estas obligaciones, dimanantes del Derecho Humanitario, deben ser responsabilizados de  sus acciones", ha sentenciado. 

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente