Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Alrededor de 1.500 millones de niños en todo el mundo han tenido que dejar el colegio por la pandemia de la COVID-19, una cifra que podría ser superior, según Unicef. La organización alerta sobre el riesgo de que los más pobres no vuelvan a clase y sigan trabajando para poder subsistir, como hace Elimanta, de 12 años, en Kenia, o Andrés, de 11 años, en Chiapas. Unicef calcula que el mundo vuelve a registrar los niveles de trabajo infantil de finales de siglo XX. [Coronavirus: última hora en directo]

La de este año no va a ser una vuelta al cole convencional, eso está claro, los docentes, las familias y sobre todo los niños y niñas van a tener que adaptarse a una nueva normalidad más nueva todavía, si cabe, porque hay situaciones que ya hemos ido ensayando en nuestro día a día, en medio de toda esta pandemia pero nos enfrentamos, por primera vez, a un regreso a las aulas que nos inquieta a todos y todas de un modo u otro. Pedimos orientación al psicopedagogo y profesor de psicología de la Universidad Abat Oliba Ceu, Ramón Novella, y escuchamos las reflexiones de Cristina Gutiérrez, educadora emocional, Carmen Molina, directora de sensibilización y políticas de infancia de Unicef España, y de la pedagoga y escritora, Nora Rodríguez.

El coronavirus provoca  muertes directas, pero también muchas indirectas en los países más pobres del mundo. Dos millones y medio niños menores de cinco años morían por enfermades prevenibles antes de la pandemia, pero Unicef alerta de que esta cifra podría incrementarse mucho en 2020 por problemas de nutrición, dificultades respitarorias o consecuencias relacionadas con la falta de suministro sanitario. La ONG ha lanzado una campaña paar recaudar fondos y evitar que estas estimaciones se hagan realidad. Informa Sara Alonso

El virus ya está presente en zonas afectadas por conflictos bélicosdesplazamientos forzados cambio climático como Oriente MedioAmérica Latina África: "Es un momento de dar un paso al frente por lo más vulnerables", explica António Guterres, secretario general de Naciones Unidas. Las tres organizaciones piden apoyo económico a los gobiernos, hasta dos mil millones de dólares, y que se mantengan los planes de ayuda humanitaria ya existentes o de lo contrario "crearemos otros problemas que serán el caldo de cultivo perfecto para el Covid-19". El presidente de la OMSTedros Adhanom, ha sido claro: "La historia nos juzgará por cómo respondamos a los países más pobres en su peor momento. Debemos actuar juntos y ahora".

A unos días del 8 de marzo, esa cita fundamental para reivindicar los derechos de la mujer, hemos conocido un informe de Unicef sobre la violencia que sufren las jóvenes en el mundo. Una de cada 20 adolescentes de entre 15 y 19 años ha sido violada en los últimos 25 años. Fue en 1995 cuando se aprobó la Declaración de Pekín: el primer gran compromiso global para lograr la igualdad de género. Desde entonces, se han producido algunos avances, pero la violencia sigue golpeando a las más jóvenes.

Los combates en Libia han provocado en los últimos meses el cierre de escuelas, cerca de 210, con 115.000 niños fuera de las aulas.

En Cinco continentes han hablado con Lorena Cobas, responsable de Emergencias de UNICEF Comité Español: "Cuando hablamos de más de cien mil niños que no pueden ir a la escuela, hablamos de más de cien mil niños que no tienen la capacidad para recuperarse de todos estos bombardeos y ataques".

"En los últimos años hemos visto como han aumentado las graves violaciones de derechos de la infancia en conflictos, y una de ellas es ataques a escuelas y hospitales", ha añadido.

Los conflictos armados en el mundo han dejado en la última década más de 45 violaciones a los derechos de los menores al día, según Unicef. Estas cifras suponen más de 170.000 ataques a los derechos humanos de los niños como la denegación de acceso humanitario, secuestros, asesinatos o violencia sexual. Países como Yemen, Siria, Afganistán o Sudán del Sur son escenario de crisis humanitarias cada vez mayores provocadas por guerras cada vez más largas. En 2018, más de 12.000 niños fueron asesinados o quedaron mutilados y, según Unicef, 2019 podría ser uno de los peores años de la historia para la infancia. 

60 millones de niños en todo el mundo necesitan ayuda de emergencia. Nunca antes en la historia tantos pequeños habían visto amenazadas sus vidas por la guerra o los desastres naturales. Lo denuncia hoy UNICEF que hace un llamamiento desesperado para recaudar fondos. Se necesitan casi 4.000 millones de euros para devolverles sus sueños y su futuro. Informa Feli Alday desde RNE Bilbao

Según la ONU, Estados Unidos es actualmente el país con más niños detenidos por motivos migratorios, aunque la administración Trump ha proporcionado cifras, los últimos datos, correspondientes al año 2015, hablan de 100.000 menores. Estados Unidos es el único país del mundo que no ha ratificado la Convención de los Derechos del Niño. Según Associated Press, citando fuentes del gobierno, el año pasado detuvieron a 70.000 mil niños, de los cuáles 4.000 estarían aún bajo la custodia del gobierno. Ahora muchos de los que intentan cruzar, con la nueva política de asilo, esperan al otro lado de la frontera, en México.

Los niños y adolecentes de entre 11 y 18 años señalan la educación, el cambio climático y la desigualdad entre géneros como sus principales inquietudes, según la encuesta que ha realizado Unicef a 8.500 niños y niñas de nuestro país.

Creen que se pueden cambiar las cosas, pero sin embargo, no confían en los políticos. Quieren que se los tenga en cuenta y desde Unicef proponen crear mecanismos periódicos de consulta y que las instituciones valoren sus conclusiones.

UNICEF ha elegido la víspera del Día del Niño para presentar el Barómetro de Opinión de la Infancia y la Adolescencia 2019. Entre las conclusiones, está la desafección de los más pequeños por los políticos: más del 80 por ciento cree que no son de fiar y que sólo les interesa el dinero.  Nuestra compañera Minerva Oso nos detalla otros datos del estudio. 

UNICEF ha preguntado a adolescentes y niños españoles de entre 11 y 18 años cuáles son sus principales inquietudes. Entre ellas se pueden destacar tres: desconfían de los politicos, les preocupa la violencia machista y dan menos importancia al aspecto físico de la que se suele creer.

Los adolescentes se preocupan especialmente por temas sociales, pues 9 de cada 10 se interesan por la educación, el medioambiente, el racismo o las desigualdades de género. "Seguimos viendo que los problemas del día a día que nos afectan siguen sin estar arreglados" afirma Coral, de 17 años.

Valoran sobre todo a los amigos y la familia, además de preferir sus aficiones o el tiempo de juego por encima de las redes sociales. Aunque la felicidad decae a partir de los 12 años, si tuvieran que poner nota a su vida, sería un notable alto.

Siempre que tenemos ocasión, los de RNE colaboramos con UNICEF. Pero esta semana con más motivo. Va a ser muy especial porque, el miércoles, se celebra el Día Mundial de la InfanciaGustavo Suárez Pertierra es el presidente en España de este organismo dependiente de la ONU.

UNICEF alerta del aumento de niños con sobrepeso y obesidad en España. En su último informe dice que tienen malos hábitos alimenticios y que los adultos disponen de poco tiempo para cocinar de forma saludable. Uno de cada tres niños y adolescentes españoles son obesos. Lo más dramático es la curva ascendente. En 45 años años se ha multimplicado por diez el sobrepeso en nuestro país.