Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los refugiados que huyen de Siria no siempre buscan huir lo más lejos, algunos prefieren quedarse cerca y seguir participando del conflicto. Pilar Cebrián ha reflejado esas diferencias en el libro: Refugiados con 3 enfoques: presente, pasado y futuro de una misma huida.

Viena esta mañana era una ciudad en estado de schok. Con cuatro muertos -dos hombres y dos mujeres- y 17 heridosla policía busca todavía, por lo menos, a un posible terrorista huído. Todo comenzó a las ocho de la tarde. Mucha gente por la calle aprovechando el último día de restaurantes abiertos antes del confinamiento y toque de queda que entra este martes en vigor. Un vecino graba a un hombre disparando con un arma de asalto. Poco después la policía confirma tiroteos por lo menos en seis lugares distintos del centro de Viena.

Pronto se sabe que uno o varios terroristas han disparado y herido de gravedad a un policía que vigilaba una sinagoga, que estaba cerrada. Son momentos de confusión porque basándose en las redes sociales algún medio habla incluso de rehenes, algo que resultó ser falso.

Sobre las nueve y media de la noche la policía dice que ha abatido a uno de los terroristas. Pronto se confirma que es un joven de veinte años, nacido y criado en Viena, de raices albanesas. La policía lo tenía fichado porque intentó unirse a Isis en Siria, lo condenaron a 22 meses, pero lo soltaron en diciembre por ser joven. No lo consideraban capaz de organizar un atentado así.

El canciller Sebastian Kurz ha hablado esta mañana de un atentado "de odio a nuestros valores, de odio a nuestro modo de vida"
y ha agradecido las numerosas muestras de solidaridad llegadas de todo el mundo.

"24 millones de sirios comparten este miedo. Es el único sentimiento común entre los sirios: el miedo". La escritora siria Dima Wannous ha presentado en una entrevista online en Casa Árabe Los que tienen miedo, una novela que aborda cuestiones como la violencia, la muerte, el exilio y las secuelas que deja la guerra.

Con un apoyo mayoritario, un joven Bashar Al Assad llegaba al poder hace 20 años. Junto a su esposa, pretendía dar un aire nuevo a la Siria que heredaba de su padre. Hasta que llegaron las protestas sociales de 2011, aplastadas contundentemente. Las revueltas degeneraron en una guerra civil cruenta que ha dejado casi 400.000 muertos y millones de desplazados. En medio del caos, el Daesh llegó a controlar buena parte del territorio.

Bashar al-Ásad es el único dirigente que queda tras la primavera árabe. Llegó al poder hace dos décadas tras la muerte en accidente de su hermano, bajo promesas de cambio y esperanza que se han convertido en una guerra interminable que ha destrozado la región. En 2011 decidió reprimir las movilizaciones populares que enfrió la primavera. 20 años después de su toma de posesión gestiona, con el apoyo de Rusia e Irán, un país en ruinas, en el que la mitad de la población ha huído de sus hogares y sumido en una gran crisis económica. Lo cuenta Cristina Sánchez, corresponsal.

Los líderes de los 27 estados miembros de la Unión Europea acordaron este jueves la puesta en marcha un fondo de recuperación para relanzar la economía del continente tras la pandemia, pero dejaron para más adelante la estructura del mecanismo. Lo analizamos en este programa, donde hablamos además del nuevo tablero geopolítico después de la pandemia, con el analista Lucas Martín, y repasamos la evolución de la COVID-19 en países como Estados Unidos o el Reino Unido. También tratamos del inicio del Ramadán en el mundo musulmán, y del inicio en Alemania del proceso contra Anwar Raslan, que fue el alto cargo de los servicios secretos sirios. Se trata del primer juicio del mundo por crímenes de lesa humanidad contra miembros del régimen del presidente de Siria Bachar al Asad.

Los tres ataques investigados por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas se produjeron en marzo de 2017 en el oeste de Siria. Según las conclusiones del informe, tres aviones del ejército de Bachar Al Asad habrían disparado proyectiles con gas sarín y cloro contra tres localizaciones, entre las que se encontraría un hospital. Damasco y Rusia, principal aliado de Al Asad, siempre han negado el uso de armas químicas en la zona.

Siria ha entrado en este mes de marzo en su décimo año de conflicto. Desde las iniciales revueltas populares contra el régimen de Bachar Al-Asad en 2011, centenares de miles de personas han muerto y decenas de miles están desaparecidos. La guerra siria provocó también una de las peores crisis humanitarias del siglo, con varios millones de mujeres y hombres, niños y ancianos, que tuvieron que huir del país. Nos recuerda lo transcurrido en el conflicto nuestra corresponsal en Oriente Próximo Cristina Sánchez.

Arranca la semana con varias zonas de Italia aisladas para frenar la expansión del coronavirus que está impactando en las bolsas y economías de todo el mundo y los gobiernos empiezan a aplicar medidas para paliar las pérdidas.

Además, las instituciones comunitarias reciben en Bruselas hoy al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, para hablar de la situación en la frontera griega y el empeoramiento de la crisis humanitaria en la provincia siria de Idlib.

En Escocia, el ex ministro principal, Alex Salmond se enfrenta a un juicio por presunto acoso sexual y en México hay convocada una huelga general feminista para protestar contra los 10 feminicidios diarios que cuenta el país.

Tras reunirse durante seis horas en Kremlin, lo han anunciado: "esta misma noche estableceremos un alto al fuego". Así lo ha asegurado el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en una rueda de prensa conjunta con el líder ruso, Vladimir Putin. A partir de medianoche, ambos países cesarán los enfrentamientos en la ciudad de Idlib en beneficio de la población civil.