Enlaces accesibilidad

El IVA de caja provocará que Hacienda deje de ingresar hasta 983 millones de euros en 2014

  • Hacienda especifica que esta cantidad por IVA se recuperaría en 2015
  • La deducción por la reinversión de beneficios, otros 624 millones de euros

Por
Autónomos y pymes podrán aplazar el pago del IVA hasta el cobro de las facturas

La posibilidad de que autónomos y pymes aplacen el pago del IVA hasta el cobro de las facturas, el llamado IVA de caja, tendrá un impacto en la recaudación de este impuesto en 2014 de 983 millones de euros, según ha apuntado el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, en un encuentro informativo en el que también ha especificado que la cantidad se recuperará en 2015, cuando los que utilicen este mecanismo hagan efectivo el pago del IVA.

Esta medida, cuyos efectos comenzarán el 1 de enero de 2014, es una de las medidas fiscales incluidas en el anteproyecto de ley de emprendedores que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes y que servirá para hacer frente a los problemas de liquidez de las pymes y los autónomos, según ha asegurado este lunes Ferre.

El Consejo de Ministros da luz verde a la ley de Emprendedores

El impacto de otras medidas fiscales serán: la deducción por la reinversión de beneficios supondrá un ahorro para los afectados de 624 millones de euros, de los que 547 millones serán en el Impuesto de Sociedades y 77 en el de la Renta; los incentivos a la inversión en I+D serán 427 millones de euros en 2015; mientras que el impulso de los llamados business angels alcanzará los seis millones de euros.

IVA de caja

La mitad de los 983 millones lo dejarán de ingresar las comunidades autónomas que, como la Administración Central, igualmente lo recuperarán en 2015. De esta medida se podrán beneficiar 1,3 millones de personas físicas y más de un millón de pymes.

Las pymes con un volumen de negocio inferior a 2 millones de euros anuales podrán optar a este régimen de forma optativa si cumplen una serie de requisitos como llevar un libro de registro, acreditar que se ha producido el pago y el cobro de la factura y no ser morososas: deben pagar también sus facturas.

Dedución por reinversión de beneficios

Otra de las medidas fiscales que contempla la futura ley de emprendedores es la deducción para empresas de dimensiones reducidas que reinviertan los beneficios generados a partir del 1 de enero de 2013.

El ahorro para los beneficiarios se estima en 624 millones en 2014 (547 en sociedades y 77 en renta) y los beneficiarios pueden llegar a 200.000 personas físicas y 185.000 sociedades de dimensión reducida.

El incentivo es una deducción del 10% en la cuota del impuesto de sociedades sobre beneficios obtenidos en el período impositivo que tributan "efectivamente" y se inviertan en elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias.

Inversión en I+D

Para las empresas que inviertan en I+D a partir del 1 de enero de este año el coste estimado (ahorro para los contribuyentes) es de 427 millones de euros con efectos en 2015 y, de esta medida, se podrán beneficiar más de 4.000 empresas.

En el caso del patent box se modifica el régimen fiscal aplicable a las rentas procedentes de determinados activos intangibles (uso o explotación de patentes, dibujos o modelos, planos, fórmulas o procedimientos secretos e informaciones sobre experiencias industriales, comerciales o científicas (know-how).

Por un lado, se amplía el ámbito de aplicación, al permitir la reducción en la base imponible no solo para las empresas creadoras del activo, sino para las que lo adquieren y posteriormente lo ceden para obtener ingresos y se aplica un porcentaje del 40% o del 60%.

Por otro, se permite aplicar el incentivo fiscal a las rentas generadas en la transmisión de dichos activos y se dota a este beneficio fiscal de mayor seguridad jurídica.

Business angel o inversor de proximidad

Otra medida fiscal es la denominada business angel (inversor de proximidad) y capital semilla por la que se establece un nuevo incentivo en el IRPF. Se trata de un sistema capital-riesgo en el que el inversor es un particular que participa temporalmente en empresas nuevas y aporta solo capital (capital semilla) o capital financiero acompañado de conocimientos empresariales (business angel).

El inversor tendrá un doble beneficio fiscal, por un lado una deducción del 20% en la cuota de IRPF con una base de deducción por un importe máximo de 20.000 euros anuales y, por otra, cuando venda su participación temporal en el negocio tendrá una exención total de la ganancia siempre que reinvierta en otra nueva empresa.

Hacienda estima que con esta medida podrán beneficiarse más de 1.000 empresas con un coste de 6 millones de euros en 2014 en el IRPF que es asumido íntegramente por el Estado y no afecta a las autonomías.

Noticias

anterior siguiente